Mente Asombrosa
Una mujer adolescente con problemas de conducta autolesiva
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » Causas de la autoagresión y cómo puede ser tratada

Causas de la autoagresión y cómo puede ser tratada

El término autoagresión o autolesión se usa para describir toda una gama de comportamientos contra uno mismo, también conocido como conducta autolesiva, abarca desde la formulación de mensajes verbales agresivos contra uno mismo hasta los intentos de suicidio.

¿Por qué se adopta una conducta autolesiva?

Los actos autoagresivos pueden tener varias funciones, desde el punto de vista de la psicología. Muy a menudo son usados para aliviar emociones difíciles, a las que la persona que las experimenta no puede hacer frente de una manera sana.

Intentan aliviar su tensión

Es una forma de deshacerse de o reducir la tensión sentida, la ira o la culpa. Cuando la acumulación de emociones negativas en una persona con tendencias autodestructivas se vuelve insoportable, provoca un deseo de aliviarlas en el sufrimiento a través de la autolesión.

El relieve que sigue a este acto es el resultado de varios procesos. Uno de ellos es el hecho mismo de expresar el estado emocional experimentado y reflejar exactamente cómo se siente: quien lo experimenta sufre literalmente y la herida física es un reflejo de ello.

A veces, es la única forma disponible para lidiar con los sentimientos negativos que encuentra determinada persona, ya sea por deficiencias en la capacidad de lidiar con su propia emocionalidad en general, o por la incapacidad de expresar lo que siente sobre quién es la fuente real de las emociones desagradables que experimenta.

Como resultado de las heridas en su propio cuerpo, ocurre un proceso diferente en paralelo: se producen endorfinas, un grupo de sustancias químicas que estimulan los mismos receptores que los opiáceos. Las endorfinas actúan como analgésicos, reducen el estrés y la tensión, evocando un estado similar a la euforia.

Se liberan bajo la influencia de diversos estímulos, tanto agradables (p. Ej. El sexo) como desagradables (dolor intenso), por lo tanto de la misma manera que un adicto a la heroína inyecta una droga para desencadenar una reacción específica del cuerpo, también se pueden emplear las heridas para inducir la producción de endorfinas.

El mecanismo de crear adicción a la automutilación funciona de la misma manera que en el caso de las drogas u otras conductas autodestructivas.

Intentan aumentar su sentido de autocontrol

Los comportamientos autodestructivos también pueden ser usados para aumentar el sentido de autonomía y control. Como en el caso de personas que sufren trastornos de la alimentación, que también se incluyen en las formas de autoagresión.

La voluntad y la necesidad de controlar o manifestar su autonomía para decidir lo que pertenece al paciente mismo se considera uno de los elementos significativos que lo acompañan, sigue los mismos principios de la anorexia o la bulimia. Entre los que padecen este tipo de trastorno, una parte importante son las personas criadas en condiciones de control excesivo por parte del entorno más cercano.

La autolesión también se usa para pedir atención

Le permite a la persona con esta patología ingresar el rol de una persona con derecho a recibir atención. Se consigue mediante la autoagresión una manera más comprensible y obvia de mostrar un dolor interno que cuando el sufrimiento tiene solo una dimensión psicológica.

En el caso de personas que han vivido experiencias traumáticas, afectadas en el pasado por diversas formas de violencia, el comportamiento autoagresivo también puede servir para demostrar o expresar estas experiencias. También sucede que es una forma de volver a experimentar la lesión, lo que puede ser un elemento de la estrategia de una persona para lidiar con su propia experiencia.

Tema relacionado:
Los diferentes tipos de trastornos disociativos

La autoagresión también puede resultar del deseo de castigarse a uno mismo

Un sentimiento de culpa o vergüenza muy fuerte contribuye a esto, además de atribuir la responsabilidad de un evento difícil (por ejemplo, la experiencia de abuso sexual, pero no solo esto, también puede asociarse con otro tipo de experiencia).

Se supone que el castigo es una forma de arrepentimiento y, como resultado, conduce a liberarse de estados emocionales desagradables. Algunas veces, también la autolesión repetida es la reconstrucción de un patrón fijo de funcionamiento como víctima de alguna manera.

La autolesión puede servir para influir en los demás

Además de las funciones mencionadas anteriormente, también debemos mencionar las relacionadas con las relaciones con los demás. Los comportamientos autoagresivos o sus manifestaciones en forma de, por ejemplo, cicatrices, también pueden ser una forma de comunicación con el medio ambiente.

Una persona que se ha quitado la vida o se ha herido a sí misma envía una señal de que algo le ha sucedido a su vida o algo que, como resultado de su falta de capacidad para hacer frente a la situación, la llevó a tomar tales acciones. Los actos autodestructivos o la amenaza de tomarlos, también pueden ser un intento de influir en el comportamiento de los demás.

Señales de comportamiento autoagresivo

Los pacientes con conducta autolesiva a menudo sufren de sueño perturbado, aislamiento, se alejan de sus amistades y también muestran desinterés por las cosas cotidianas de la vida. Tienden a ocultar las cicatrices resultantes al usar ropa suelta, incluso durante los deportes y en los días cálidos. Los cambios de humor también pueden ser una señal de advertencia. Las señales de advertencia visibles son lesiones que ocurren con frecuencia, tales como:

  • Cortes, rasguños (en todo el cuerpo, especialmente el antebrazo).
  • Abrasiones en las articulaciones de rodillas o codos.
  • Fracturas.
  • Lesiones puntuales.
  • Quemaduras Y escaldaduras.
  • moretones.

Básicamente, los padres deben estar alertas cuando su hijo adolescente indica que se sienten inútiles o sin valor. Los padres siempre deben estar abiertos a la conversación y tomar en serio los problemas de los adolescentes.

Para un adulto, estos a menudo pueden parecer inofensivos, pero a los ojos de un adolescente pueden estar “destrozados”. La mayoría de los adolescentes que se lastiman se avergüenzan de sí mismos y responden a la defensiva cuando son abordados. Para crear una atmósfera de confianza, los padres deben indicar su disposición a hablar sin criticar o evaluar.

Tratamiento para el comportamiento autoagresivo

Para la terapia profesional realizada por un psiquiatra infantil y adolescente, existen varias opciones o procedimientos terapéuticos disponibles. Están diseñados en función de la enfermedad o trastornos subyacentes.

Por ejemplo, la terapia cognitiva conductual puede ayudar a una persona joven a desarrollar estrategias de afrontamiento nuevas y más constructivas para situaciones y eventos estresantes e identificar situaciones desencadenantes. Entre otras cosas, las técnicas de relajación como el yoga o los ejercicios de atención plena pueden ayudar.

Algunas veces, también se usa la farmacoterapia, especialmente porque estudios recientes indican una deficiencia de serotonina (que puede ser regulada por medicamentos) como uno de los factores que favorecen el comportamiento impulsivo, incluidos los de naturaleza autodestructiva como la conducta autolesiva. También si el paciente tiene síntomas depresivos o compulsivos graves o un trastorno de ansiedad.

El adolescente debe estar decidido a cambiar su comportamiento, de lo contrario, una terapia contra la voluntad del adolescente no parece ser efectiva.

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse