Mente Asombrosa
Cómo funciona el cerebro de los mentirosos
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » De esta manera particular funciona el cerebro de un mentiroso

De esta manera particular funciona el cerebro de un mentiroso

El cerebro de los mentirosos patológicos tienen anomalías estructurales que podrían hacer que mentir sea algo natural.

Publicidad

“Algunas personas tienen una ventaja sobre otras en su capacidad para decir mentiras”, dice Adrian Raine, psicólogo de la Universidad del Sur de California en Los Ángeles. «Tienen mejores conexiones para realizar los cálculos complejos involucrados en mentiras sofisticadas».

El encontró que los mentirosos patológicos tienen en promedio más materia blanca en su corteza prefrontal, el área del cerebro que está activa durante la mentira, y menos materia gris que las personas que no son mentirosos compulsivos.

La materia blanca permite un pensamiento rápido y complejo, mientras que la materia gris media las inhibiciones.

Raine dice que esta combinación de más materia blanca y menos materia gris podría estar dando a las personas exactamente la combinación correcta de rasgos para convertirlos en buenos mentirosos.

Publicidad

Estas son las primeras diferencias biológicas que se han descubierto entre los mentirosos patológicos y la población en general.

El mentiroso patológico utiliza la manipulación sistemática

Cerebro de los mentirosos

Otros investigadores han utilizado imágenes cerebrales para mostrar que la corteza prefrontal es más activa cuando la gente común dice mentiras. Han estado tratando de obtener formas de usar esto como una alternativa a la prueba del polígrafo.

Pero los mentirosos patológicos son un grupo distinto que sistemáticamente manipulan a otras personas, mienten o usan alias para obtener ganancias financieras o placer personal, como obtener beneficios por enfermedad o faltar al trabajo.

Hasta ahora nadie ha observado la estructura de los cerebros de este grupo de personas en particular, dice la psicóloga Maureen O’Sullivan de la Universidad de San Francisco en California, quien se especializa en mentiras y veracidad.

Raine entrevistó a 108 voluntarios de cinco agencias de empleo temporal en Los Ángeles y les hizo realizar pruebas psicopáticas estándar. Esto le permitió identificar a 12 de estas personas como mentirosos patológicos, 16 como personas con un trastorno de personalidad pero que no presentaban mentira patológica y 21 como grupo de control, que no eran ni antisociales ni mentirosos.

Según estudios, los mentirosos presentan una menor cantidad de materia blanca

Utilizando imágenes de resonancia magnética (IRM), escaneó los cerebros de los tres grupos y descubrió que los mentirosos tenían un 26 % más de materia blanca en comparación con los antisociales, los no mentirosos, y un 22 % más que los del grupo de control. Los mentirosos también tenían un 14% menos de materia gris que los controles.

La materia blanca, que es responsable de la transmisión de información, está compuesta por fibras nerviosas o “axones” que conectan las células nerviosas o neuronas entre sí. Raine cree que tener más materia blanca hace que las personas sean más hábiles en el complejo proceso de mentir, que implica manipulación, pensar en el futuro y realizar múltiples tareas.

“Es un poco como ser un lector de mentes. Tienes que pensar, ‘qué sabe ella sobre la situación, qué no sabe’”, dice. También hay que suprimir las emociones ansiosas y el impulso automático de decir la verdad. Los niños autistas, a quienes les resulta muy difícil mentir, desarrollan materia blanca a seis veces la velocidad de la de los niños normales.

La materia gris comprende principalmente los cuerpos celulares de las neuronas, que procesan la información. Estudios anteriores han demostrado que las personas con menos materia gris tienden a romper más reglas y se preocupan menos por las transgresiones morales.

Mentiras simples

“Este es un estudio muy interesante”, dice O’Sullivan. Pero advierte que se necesitan más datos. “No sabemos si mienten bien, lo único que sabemos es que mienten mucho”, explica.

La psicóloga Bella DePaulo de la Universidad de California, Santa Bárbara, que estudia el engaño, también encontró el estudio «intrigante», pero señala que no todas las mentiras son más complejas que las verdades, ni requieren necesariamente más inhibición.

“Las personas que saben que sus historias inventadas pueden ser cuestionadas a veces practican contar sus historias falsas. Después de un tiempo, la historia inventada puede venir a la mente más fácilmente que la verdadera”, dice ella.

Publicidad