Mente Asombrosa
Cleptomanía - hombre fotografiado robando en la tienda
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » Cleptomanía – Causas, síntomas y cómo tratarla

Cleptomanía – Causas, síntomas y cómo tratarla

La cleptomanía es una adicción a robar, o más precisamente, a robar cosas que las personas no necesitan y que no tienen valor financiero. Los cleptómanos suelen cometer robos, por lo general, pueden comprar fácilmente los artículos, pero ellos prefieren el robo y, a menudo, regalar los artículos robados o desecharlos.

Publicidad

Los cleptómanos se estimulan con la sustracción de objetos que no le son propios y se sienten satisfechos cuando tienen éxito. El robo no pretende expresar ira o venganza, y no es una respuesta a la confusión mental: los cleptómanos no están en la fase bipolar y, en general, no padecen un trastorno de la conducta.

La mayoría de las veces, los cleptómanos suelen ser detenidos o encontrados con “las manos en la masa“, bajo la mirada de un oficial de policía, ya que no planifican sus incursiones y tampoco exploran el terreno para minimizar el riesgo, ellos actúan solos y lo hacen de manera impulsiva.

La cleptomanía es una condición caracterizada por un impulso irresistible de robar. Estas personas roban cosas que no necesitan, que pueden pagar o que tienen poco o ningún valor monetario. Las personas con cleptomanía experimentan ansiedades que se alivian mediante el robo.

La cleptomanía a menudo ocurre en algún momento de la adolescencia y es más común en mujeres que en hombres. Dado que el robo es ilegal, este comportamiento puede tener importantes consecuencias legales.

Las personas con cleptomanía pueden experimentar arrestos, juicios y detención debido a sus síntomas. Un estudio de pacientes clínicos encontró que más del 68 por ciento de los pacientes con cleptomanía fueron arrestados por robo. Poco más del 20 por ciento de estos pacientes fueron condenados y detenidos por sus crímenes.

Publicidad

Signos y síntomas de la cleptomanía

Algunos de los principales síntomas de la cleptomanía son:

  • Un constante fracaso por resistir el impulso de robar;
  • Robar objetos que no tienen valor o que no necesitas;
  • Sentimientos de alivio o placer durante el robo.

De acuerdo con los criterios de diagnóstico de la Asociación Americana de Psiquiatría en el DSM-5, la cleptomanía se caracteriza por la constante incapacidad de resistir la necesidad de robar. Las personas con esta condición experimentan una acumulación de tensión antes del robo y la liberación de ansiedad y tensión después de robar. Robar conduce a sentimientos de satisfacción, alivio e incluso placer.

Si bien el robo alivia la tensión que la persona ha experimentado, puede sentirse culpable y arrepentirse después del crimen. Los sentimientos de vergüenza, autodiscriminación y remordimiento después del robo son muy comunes.

Es importante tener en cuenta que la cleptomanía no implica el robo para beneficio personal. Las personas con esta enfermedad no roban cosas por un motivo financiero o porque desean los artículos que se llevan. Estos robos no tienen nada que ver con no poder pagar los objetos en cuestión. En muchos casos, los artículos en sí pueden tener poco o ningún valor monetario.

A veces, una persona con cleptomanía guarda los objetos en algún lugar, a menudo nunca los vuelve a ver ni los usa. Otros podrían deshacerse de estos objetos robados dándoselos a amigos y familiares, o incluso llevándolos de vuelta al lugar donde fueron robados.

La acción del hurto generalmente no requiere una planificación exhaustiva y a menudo ocurre espontáneamente. Las personas con esta enfermedad pueden estar en un lugar público como un centro comercial o supermercado cuando surge la necesidad de robar. La intensidad de estos episodios puede variar.

¿Qué más podría ser?

La cleptomanía se diferencia del robo normal en que estos ladrones suelen planificar sus robos y hacen esto para conseguir objetos que desean pero que no pueden pagar. Las personas con cleptomanía, por otro lado, roban espontáneamente para aliviar una ansiedad que se acumula cuando no lo hacen.

La cleptomanía puede ocurrir por sí sola, pero a menudo ocurre junto con otras enfermedades. Las personas con esta afección pueden ser susceptibles al uso de sustancias y la ansiedad, así como a otros trastornos relacionados con el control de los impulsos.

Algunos otros trastornos que pueden aparecer además de la cleptomanía son:

También se ha demostrado que este trastorno está relacionado con el consumo de sustancias y alcohol. Algunos expertos sugieren que podría haber algún tipo de vínculo genético entre los trastornos de sustancias y la cleptomanía.

Investigaciones también han demostrado que el 59 por ciento de las personas con cleptomanía son diagnosticadas con un trastorno del estado de ánimo en algún momento de sus vidas. Los estudios también indican tasas de comorbilidad similares en otros trastornos psiquiátricos, como los trastornos de ansiedad, trastorno bipolar y los trastornos alimentarios. Entre el 43 y el 55 por ciento de las personas con cleptomanía sufren con mayor frecuencia un trastorno de personalidad de manera simultánea: trastorno de personalidad paranoide y trastorno de personalidad histriónico.

Para diagnosticar la cleptomanía, primero debe determinarse si los síntomas no pueden explicarse mejor por otra enfermedad psiquiátrica, como un trastorno del comportamiento o el trastorno de la personalidad antisocial.

Causas de la cleptomanía

Las causas exactas de la cleptomanía aún se están investigando, aunque se sospecha que las influencias genéticas y del entorno pueden desempeñar un papel.

Diferentes perspectivas en psicología han sugerido algunas explicaciones posibles:

  1. El enfoque psicoanalítico: las explicaciones psicoanalíticas de la cleptomanía se han planteado de diferentes maneras. Algunos sugieren que estas personas son impulsadas a llevarse objetos para compensar simbólicamente alguna pérdida o negligencia en su vida temprana. Según este enfoque, el tratamiento del trastorno es descubrir las motivaciones subyacentes para este comportamiento.
  2. El enfoque cognitivo-conductual: las explicaciones cognitivo-conductuales sugieren que el trastorno puede comenzar cuando un individuo se fortalece positivamente por robar algo. Después de que el primer robo ocurre sin consecuencias negativas, es más probable que el comportamiento vuelva a ocurrir en el futuro.
    Eventualmente, las señales que les indican que tienen que robar se vuelven muy fuertes, por lo que es mucho más probable que lo sigan haciendo. Cuando esta persona se encuentra en una situación en donde se presentan señales similares, simplemente no pueden resistir la abrumadora necesidad de robar.
    Dado que el acto de robo alivia el estrés y la tensión del individuo, el comportamiento también se asocia con el alivio del estrés. Con el tiempo, el individuo puede comenzar a robar para lidiar con el estrés y reducirlo.
  3. El enfoque biológico: las explicaciones biológicas sugieren que el comportamiento está relacionado con ciertas regiones del cerebro y la posible mala regulación de ciertos neurotransmisores. Algunos estudios han relacionado la aparición de cleptomanía con la disfunción en el lóbulo frontal del cerebro.

En dos casos informados, el traumatismo cerrado en el lóbulo frontal provocó síntomas físicos como mareos, síntomas conductuales como la agresión y síntomas cognitivos como la pérdida de memoria, seguido de la aparición repentina de comportamientos relacionados con la cleptomanía.

Los estudios también han demostrado que los ISRS se han utilizado para tratar la cleptomanía de manera efectiva, lo que sugiere que la regulación de la serotonina puede estar involucrada. Otros neurotransmisores como la dopamina y los opioides endógenos también pueden desempeñar un papel en el desarrollo del trastorno.

Predominio

¿Qué tan común es la cleptomanía? Se cree que es relativamente rara. La prevalencia de por vida se estima entre 0.3 y 0.6 por ciento de la población, aunque también se ha sugerido que el número real podría ser mayor.

Algunos sugieren:

  • Se desconoce la prevalencia exacta de la cleptomanía, pero se estima que es de aproximadamente 1,2 millones de adultos estadounidenses o 6 de cada 1000 adultos.
  • Se estima que la cleptomanía representa el 5 por ciento del robo total de tiendas, lo que resulta en una pérdida económica anual de alrededor de $ 500 millones.

Diagnóstico

La cleptomanía generalmente es diagnosticada por un médico o un profesional psiquiátrico. Debido a que la cleptomanía a menudo se asocia con otras afecciones, como trastornos alimenticios, abuso de drogas y alcohol y trastornos de ansiedad, a menudo se diagnostica cuando las personas son derivadas a un médico por sus síntomas psiquiátricos comórbidos. El diagnóstico también se puede hacer si los síntomas de la cleptomanía han provocado que se deje de robar.

Durante el examen inicial de un médico, el paciente puede ser derivado a un psicólogo o psiquiatra para una evaluación adicional. El diagnóstico puede incluir el uso de entrevistas con pacientes y la revisión de actos legales. El manejo de escalas psicométricas como la Escala de Evaluación de Síntomas de Cleptomanía (K-SAS) o la Escala Obsesiva Compulsiva de Yale Brown (K-YBOCS), que se han modificado para usarlas en la evaluación de la Cleptomania.

La naturaleza secretiva del trastorno y los sentimientos de culpa y vergüenza asociados con él pueden afectar el diagnóstico y el tratamiento. En algunos casos, las personas solo obtienen un diagnóstico y tratamiento por contacto con el sistema legal si son atrapadas robando.

Tratamiento de la cleptomanía

Dos de los tratamientos más comunes para la cleptomanía son:

  1. Medicamentos: se ha demostrado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y otros antidepresivos son efectivos en el tratamiento de los síntomas de la cleptomanía y pueden usarse junto con la terapia cognitiva conductual.
  2. Psicoterapia: la terapia cognitiva conductual se dirige tanto a los pensamientos como a los comportamientos que contribuyen al robo. Se ha demostrado que trata los síntomas de la cleptomanía de manera efectiva.
  3. La psicoterapia es a menudo el primer método de tratamiento para los trastornos de control de impulsos, con el objetivo de ayudar a los pacientes a identificar sus instintos, descubrir por qué actúan sobre ellos y encontrar formas más adecuadas para aliviar los instintos y la ansiedad.
Bibliografía
  1. Talih F. R. (2011). Kleptomania and potential exacerbating factors: a review and case report. Innovations in clinical neuroscience8(10), 35–39.
  2. Mangot A. G. (2014). Kleptomania: Beyond serotonin. Journal of neurosciences in rural practice5(Suppl 1), S105–S106. https://doi.org/10.4103/0976-3147.145244
  3. Durst, R., Katz, G., Teitelbaum, A., Zislin, J., & Dannon, P. N. (2001). Kleptomania: diagnosis and treatment options. CNS drugs15(3), 185–195. https://doi.org/10.2165/00023210-200115030-00003
  4. Gupta P. R. (2014). Emergence of kleptomania during treatment for obsessive compulsive disorder with fluvoxamine. Indian journal of psychiatry56(1), 100–101. https://doi.org/10.4103/0019-5545.124741
  5. Wiedemann G. (1998). Kleptomania: characteristics of 12 cases. European psychiatry : the journal of the Association of European Psychiatrists13(2), 67–77. https://doi.org/10.1016/S0924-9338(98)80021-7

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse