Mente Asombrosa
Persona que padece Trastorno Dismórfico Corporal
Inicio » Psicología » Trastornos » Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal

Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal

Una persona con Trastorno Dismórfico Corporal se desgastará día tras día con pensamientos recurrentes que llegan al punto de atormentarle con respecto a un defecto o varios que él cree tener que estropean su apariencia física, volviéndola desagradable para los demás.

Los defectos que se transforman prácticamente en una obsesión para esa persona son realmente inexistentes, de hecho, al mirarse al espejo, puede captar una imagen distorsionada de sí mismo que no es la real.

¿En qué consiste el Trastorno Dismórfico Corporal?

Se trata de una creencia del individuo centrada en una anomalía con respecto a alguna parte de su cuerpo específicamente o a varias zonas, por lo general. Las preocupaciones se refieren generalmente a aspectos de la cara o de la cabeza, pero también puede referirse a cualquier parte del cuerpo o a varias a la vez, o incluso cambiar de localización a lo largo del tiempo. (2)

Pueden convertirse en innumerables los defectos físicos que las personas con este trastorno creen tener y algunas llegan a obsesionarse al punto de aislarse socialmente por temor a mostrarse ante el resto o incluso en casos extremos atentan contra su vida.

Los primeros síntomas de este trastorno por lo general surgen durante la adolescencia y aunque se presenta tanto en hombres como en mujeres, es un poco más frecuente en las mujeres; se estima que afecta a un 2% de la población. (2)

Características del Trastorno Dismórfico Corporal

Las Características de las personas con Trastorno Dismórfico Corporal son las siguientes:

1. Marcada obsesión por la apariencia física

Les preocupa de manera exagerada su imagen física, por lo general sienten que poseen defectos que deben esconder para lo cual recurren a la utilización de maquillaje si el defecto se encuentra en su rostro. Sí el objeto de su obsesión se corresponde con alguna parte de su cuerpo buscarán ocultarlo con vestimenta o fajas.

Uno de los factores preocupantes del trastorno es que el individuo, dentro de su afán por alcanzar la perfección física, es capaz de recurrir a cualquier tipo de prácticas con tal de hacer desaparecer el o los defectos que considere tener.

Es bastante común que estas personas, si el problema que logran determinar se relaciona con el sobrepeso, elijan cualquier método para deshacerse del problema sin importar que esto comprometa su salud.

Sí el defecto tuviese una solución cosmética, suelen recurrir a la cirugía plástica con la finalidad de corregir sus imperfecciones, no obstante, esta no es la solución ya que realmente nunca quedarán conformes. Por más retoques que se hagan siempre estarán inconformes, sentirán que realmente falta algo más para alcanzar la belleza y la apariencia a la que aspiran.

Las personas con Trastorno Dismórfico Corporal se hacen adictas a la cirugía plástica y a todos los tratamientos de belleza que estén disponibles en el mercado, lo cual ha conducido a muchos inclusive a la muerte o a un descenso en su calidad de vida.

Ante la incesante búsqueda por alcanzar la belleza y la perfección, impuestas por los estereotipos que culturalmente son aceptados y que se exponen día tras día a través de los medios de comunicación, así como de las redes sociales, algunas personas inescrupulosos se han valido de la necesidad de aquellos que quieren acceder a la perfección y, sin preparación alguna y con las mínimas medidas de seguridad, ofrecen operaciones o tratamientos a precios accesibles para cualquier persona, lo cual ha ocasionado inclusive problemas de salud pública.

Muchos han perdido la vida en la búsqueda de la perfección mientras que otros sufren las terribles consecuencias de una calidad de vida disminuida por los problemas de salud que ahora deben enfrentar quizá de por vida debido a las malas prácticas.

2. Ven su imagen distorsionada frente al espejo

Una persona con Trastorno Dismórfico Corporal, al mirarse en el espejo realmente no estará viendo la realidad sobre sí mismo o lo que lo ven las demás personas, él logrará ver una imagen distorsionada de lo que cree es su defecto corporal.

Los defectos que ellos creen poseer por regla general resultan imperceptibles para el resto de las personas pero para ellos son realidades que interfieren sobre el normal desarrollo de su vida cotidiana.

3. Conductas repetitivas

En base a las creencias que tienen en lo concerniente a su apariencia, así como a los defectos que le arruinan su imagen, optarán por seguir movimientos repetitivos a lo largo del día en pro de ocultarlos para que otras personas no lleguen a notarlo.

Suelen mirarse constantemente al espejo con la finalidad de chequear su apariencia, de retocarse el maquillaje, arreglarse el cabello o acomodarse la ropa, entre otros. Suelen dedicar gran parte de su vida a la repetición de movimientos que le ayudarán a ocultar los defectos que consideran tener y que le agregan imperfecciones a su apariencia.

4. Creencia de que sus defectos son reales

No existe nada que otras personas puedan decirles que termine por convencerle de que en realidad lo que cree de sí mismo no es cierto. Para la persona con Trastorno Dismórfico Corporal en su cuerpo muchas cosas están mal.

Su físico está arruinado por un defecto que le convierte en una persona fea, que resulta desagradable para los demás, por lo que es insuficiente si se compara con otros. Para ellos es una realidad que, de aumentar su intensidad, llevará al individuo a aislarse socialmente para no ser visto y en casos extremos puede conducirle al suicidio.

En palabras del Dr. Bubrick, las personas con Trastorno Dismórfico Corporal luchan con sentimientos de desesperanza y angustia profunda. Según un estudio, el 80% de las personas con BDD tenía antecedentes de pensamientos suicidas y el 27% había intentado suicidarse. (1)

Es de gran importancia que la persona con Trastorno Dismórfico Corporal sea diagnosticada para que, con la ayuda de un especialista y de ameritarlo el caso, con antidepresivos pueda de manera progresiva recuperar su bienestar y tener calidad de vida.

La técnica ideal para tratar el Trastorno Dismórfico Corporal es la Terapia Cognitivo Conductual la cual buscará transformar las creencias del paciente sobre sí mismo para que pueda avanzar y superar la enfermedad.

Bibliografía:
  1. Ehmke, R. ¿Qué es el Trastorno Dismórfico Corporal? Cómo ayudar a los niños que sienten que tienen defectos desfigurantes. (Internet). CHILD MIND INSTITUTE. (Consultado el 8 de agosto 2.019). Disponible en: [childmind.org]
  2. Phillips, A. Trastorno Dismórfico Corporal. (Internet). MANUAL MSD. Versión para profesionales. (Revisado el 8 de agosto 2.019). Disponible en: [MSDmanual]
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse