Mente Asombrosa
Mujer que padece ciclofrenia
Inicio » Psicología » Trastornos » Qué es la ciclofrenia y cómo podemos detectarla

Qué es la ciclofrenia y cómo podemos detectarla

La ciclofrenia es un nombre cada vez menos utilizado para describir una enfermedad mental en la que se alternan fases depresivas o ciclos de depresión y manía. El nombre de ciclofrenia ha sido reemplazado y se conoce como trastorno bipolar.

La ciclofrenia es una enfermedad caracterizada por cambios patológicos cíclicos en los estados de ánimo: depresión, es decir, tristeza y pérdida de la voluntad de vivir, y por otro lado sucede la manía, es decir, un estado de euforia, satisfacción, pensamientos de magnitudes anormalmente elevados y una tendencia a comportamientos peligrosos.

Actualmente, los psicólogos se refieren a la enfermedad cíclica unipolar como una recurrencia de la depresión. En contraste, el trastorno bipolar es un término que se refiere a los estados cambiantes de depresión y manía.

Causas de la ciclofrenia

Se desconoce la causa única de esta enfermedad afectiva. Sin embargo, se puede decir que la genética es de gran importancia. Además, los científicos sugieren que está asociada con cambios periódicos en el nivel de neurotransmisores importantes como la catecolamina, la dopamina, la noradrenalina y la serotonina.

Los psicólogos también consideran los microtraumas cerebrales como una de las causas del trastorno afectivo. También se ha demostrado que quienes tienen un mayor riesgo de enfermarse son las personas solitarias, privadas de apoyo social, que experimentan eventos difíciles y estresantes.

La ciclofrenia se caracteriza por trastornos causados por hormonas secretadas en el cuerpo en situaciones estresantes. Durante su investigación también se notó que las estructuras cerebrales cambian. Algunas partes del cerebro, por ejemplo, las responsables de las emociones, crecen en tamaño, lo que reduce su efectividad. Las funciones cerebrales se vuelven descoordinadas.

Ciclofrenia – Consecuencias

Los síntomas del paciente dependen de su condición. El trastorno afectivo unipolar se manifiesta en el hecho de que el paciente se encuentra triste, deprimido, pierde la voluntad de vivir, tiene pensamientos negativos.

Comúnmente sucede que el paciente se vuelve apático, no tiene energía, no siento el deseo de actuar, se ve acompañado de una sensación de impotencia e inutilidad, piensa que no podrá hacer frente a ningún desafío, y baja su propio valor.

Esto se vuelve más evidente cuando toca hacer sus tareas cotidianas, las cuales descuida, se vuelve incapaz de trabajar y sus movimientos se ralentizan. Los pacientes también tienen problemas para mantener la concentración, la memoria o el rendimiento mental.

Muy a menudo tienen un enfoque obsesivo en alguna cosa o idea que no pueden abandonar. Todos los síntomas se ven acompañados por una sensación de miedo y culpa. La condición del paciente es tan deprimente que lo acompañan pensamientos suicidas e intentos repetidos de quitarse la vida para liberarse de este estado.

Este tipo de depresión puede durar en un paciente con una enfermedad no tratada de aproximadamente 6-9 meses. Posteriormente hay un período de remisión que dura de 6 a 10 años. Después de esto, las recaídas ocurren con mayor frecuencia, aproximadamente 7-8 veces durante la vida del paciente.

Trastorno bipolar

En el trastorno bipolar, el curso de la depresión es similar al de la enfermedad unipolar. En este caso, sin embargo, la depresión también se da con períodos de manía. Pero no necesariamente se alternan. Las fases de la manía pueden ocurrir de forma seguida, así como las fases depresivas.

Cada caso de este tipo de ciclofrenia es diferente, por lo que es difícil de diagnosticar. La manía es un período en el que el paciente está constantemente excitado, lleno de euforia, ideas y entusiasmo. En este estado, la persona parece contagiar energía positiva y alegría, y también está convencida de su singularidad.

También hay condición más leve similar a esta, llamada hipomanía, que se manifiesta dentro de un nivel tolerable. Gracias a esta condición, esas personas se consideran grandes compañeros, el alma de la fiesta, y se vuelven extremadamente atractivas para el sexo opuesto.

Tal comportamiento, sin embargo, conduce a peligros tales como uso de drogas, apostar o conducir peligrosamente. A menudo sucede que pierden dinero sin recordarlo o son víctimas de estafa, lo cual los vuelve peligrosos para sus seres queridos. La fase de manía puede durar varios días, meses o años. Es imposible decir qué fase seguirá a la fase de manía.

El tratamiento de la enfermedad es a largo plazo, implica el uso de farmacoterapia y psicoterapia. Los medicamentos más utilizados son litio, valproato, lamotrigina y antipsicóticos atípicos.

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse