Mente Asombrosa
Síntomas de amnesia disociativa y sus causas
Inicio » Psicología » Trastornos » Amnesia disociativa – Causas, síntomas y tratamiento

Amnesia disociativa – Causas, síntomas y tratamiento

Los trastornos disociativos se caracterizan por una interrupción en la integración normal de la conciencia, la memoria, la identidad, la emoción, la percepción, la representación del cuerpo y el comportamiento.

Los síntomas de la amnesia disociativos pueden comprometer potencialmente todas las áreas del funcionamiento psicológico y se experimentan como una intrusión en la conciencia y el comportamiento, causando una pérdida de continuidad en la experiencia subjetiva (síntomas positivos) o incapacidad para acceder a la información o controlar funciones mentales que normalmente son fácilmente susceptibles de acceso o control (síntomas negativos).

Ellos incluyen:

  • El trastorno disociativo de la personalidad;
  • Amnesia disociativa;
  • El trastorno de despersonalización / desrealización;
  • Trastorno disociativo no especificado

Se dice que el apego desorganizado constituye la experiencia primaria que determina la predisposición a la disociación y, por lo tanto, a múltiples modelos cognitivos del yo, causando un sentimiento de amenaza constante al sentido de continuidad, unidad e identidad de la conciencia, que generalmente caracteriza el desarrollo de personalidad.

En el DSM-5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales), los trastornos disociativos se colocan junto con los trastornos traumáticos, lo que refleja la estrecha relación entre estas clases de diagnóstico. Los trastornos disociativos, de hecho, frecuentemente son seguidos de traumas y muchos de los síntomas, entre la vergüenza y la confusión o el deseo de ocultarlos, están influenciados por la proximidad al trauma.

Amnesia disociativa ¿Qué es?

La amnesia disociativa es un trastorno disociativo cuya manifestación principal consiste en uno o más episodios de incapacidad para recordar datos personales importantes, generalmente de naturaleza traumática o estresante, que es un suceso demasiado frecuente para ser explicado como una tendencia trivial al olvido.

Los síntomas causan angustia o discapacidad clínicamente significativas en áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes y no ocurren exclusivamente durante un trastorno de identidad disociativo, trastorno de estrés postraumático, trastorno de estrés agudo o trastorno de somatización, y no se deben al efecto fisiológico directo de una sustancia (p. ej., abuso de drogas o medicamentos), ni a una afección médica general o neurológica (p. ej., trastorno amnésico debido a una lesión en la cabeza).

Las personas con amnesia disociativa a menudo no son conscientes (o solo parcialmente) de sus problemas de memoria.

¿Cómo se manifiesta?

La amnesia disociativa se manifiesta en una incapacidad para recordar información autobiográfica importante que debería almacenarse correctamente en la memoria. A diferencia de la amnesia permanente, la memoria ha almacenado correctamente la información y, por lo tanto, siempre es potencialmente reversible.

La amnesia disociativa puede manifestarse de diferentes maneras:

  • Amnesia localizada: no poder recordar eventos durante un período limitado de tiempo, generalmente las primeras horas después de un evento fuertemente estresante (por ejemplo, un sobreviviente de un accidente en el que murió alguien cercano a él, que no puede recordar qué ha sucedido desde el accidente).
  • Amnesia selectiva: el individuo puede recordar algunos, pero no todos, los eventos que ocurrieron durante un período limitado de tiempo (por ejemplo, un veterano de guerra solo puede recordar parcialmente las experiencias de combate).
  • Amnesia generalizada: pérdida completa de memoria de su historia de vida. Tiene un comienzo agudo. Las personas con amnesia generalizada pueden olvidar su identidad personal o no pueden acceder a habilidades que ya habían aprendido.
  • Amnesia sistemática: el individuo pierde su memoria en una categoría específica de información (por ejemplo, relacionada con su infancia o con una persona que conoce).
  • Amnesia continua: incapacidad para recordar eventos desde cierto momento en adelante.

El escape disociativo se considera una submanifestación de amnesia disociativa, y se describe como una escape inesperado de casa o del lugar de trabajo habitual, con una incapacidad para recordar el pasado, confusión sobre la identidad personal o la creación de una nueva identidad parcial o completa.

El tipo de escape puede variar desde viajes a corto plazo (horas o días) hasta viajes a largo plazo (semanas o meses), hasta el caso de algunas que han cruzado numerosas fronteras nacionales. Durante el escape, el sujeto parece estar libre de psicopatología y no llama la atención. Una vez que el sujeto regresa al estado que precedió al escape, es posible que no se recuerden los eventos que ocurrieron durante este.

¿Cómo reconocerlo?

Los antecedentes comunes de este trastorno son experiencias traumáticas únicas o repetidas (por ejemplo, maltrato en una guerra, o en el período de la infancia, un desastre natural, un genocidio), pero el inicio de la amnesia como tal puede retrasarse durante horas, días o incluso más.

El inicio de la amnesia generalizada suele ser repentino, y para la amnesia localizada y la amnesia selectiva la información con la cual reconocer su inicio es aún más limitada, porque rara vez son evidentes, incluso para el individuo.

Las personas pueden experimentar varios episodios de amnesia disociativa, pero un solo episodio puede predisponerlos a episodios futuros. Algunos episodios de amnesia disociativa se resuelven rápidamente (por ejemplo, cuando la persona escapa de la situación estresante), mientras que otros episodios persisten durante largos períodos de tiempo.

Causas de la amnesia disociativa

Los casos de trauma, abuso infantil y victimización son comunes, algunas personas que informan retrospectivas disociativas tienen antecedentes de automutilación. Se ha observado la amnesia disociativa en niños, adolescentes y adultos y es más probable que ocurra en presencia de:

  • Un mayor número de experiencias adversas en la infancia, particularmente abuso físico y / o sexual;
  • Violencia interpersonal;
  •  Mayor severidad, frecuencia y violencia del trauma.

La eliminación de las circunstancias traumáticas subyacentes a la amnesia disociativa puede resultar en un rápido retorno de la memoria. La pérdida de memoria de individuos con escape disociativo puede ser particularmente refractaria.

Consecuencias

El trastorno causa una fuerte incomodidad en la persona cuando se da cuenta de que no recuerda información importante que otros parecen recordar. Además, muchas personas con amnesia disociativa se ven comprometidas crónicamente en su capacidad de funcionar socialmente, trabajar o en otras áreas importantes.

¿Cómo tratar la amnesia disociativa?

El tratamiento recomendado para los trastornos disociativos es la psicoterapia, con el objetivo principal de devolver al paciente a un mejor funcionamiento integrado. El terapeuta promueve la idea de que todas las identidades alternativas representan intentos de adaptación para hacer frente o dominar las dificultades encontradas por el paciente, y trabaja con él ayudando a las identidades a conocerse, a aceptarse como partes legítimas de sí mismo y negociar para resolver sus conflictos.

1. Terapia dialéctico-conductual DBT

Además de la psicoterapia individual, los pacientes pueden beneficiarse de intervenciones específicas como la terapia dialéctico-conductual DBT (Linehan, 1993a, 1993b), la desensibilización y el reprocesamiento a través de los movimientos oculares (EMDR; Shapiro, 2001), la psicoterapia sensoriomotora (Ogden et al. al., 2006), terapias grupales.

La terapia dialéctico-conductual (DBT) de Marsha Linehan es un tratamiento con orientación cognitivo-conductual integrada que proporciona el fortalecimiento de las habilidades de las que carece el paciente, en particular la regulación de sus intensas emociones negativas, y parece ser particularmente adecuada para personas que presentan comportamientos autolesivos y suicidas.

La base del tratamiento es ayudar a los pacientes a minimizar los comportamientos que son peligrosos para ellos mismos o para otros o que los hacen vulnerables a la victimización por parte de otros. Dicha conducta incluye: comportamiento suicida y parasuicida, abuso de sustancias y alcohol, relaciones violentas, trastornos alimentarios, violencia o agresiones y comportamiento de alto riesgo.

La desensibilización y el reacondicionamiento de los movimientos oculares (Desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular, EMDR ) es muy útil para modificar las distorsiones en la representación del yo, facilitando la capacidad de integración.

2. EMDR

El EMDR permite al paciente abordar su dolor en condiciones seguras al permitir la desactivación temporal del sistema de apego y la consiguiente activación de una actitud exploratoria.

La psicoterapia sensoriomotriz ayuda al paciente a recuperar la capacidad de regular los estados corporales incontrolados que contribuyen a la disociación.

En algunos casos, durante un tiempo limitado, la terapia individual se puede combinar con psicoterapia grupal para ayudar al paciente a desarrollar habilidades traumáticas, habilidades de disociación, ayudar en el desarrollo de habilidades específicas (por ejemplo, estrategias de afrontamiento, habilidades y el manejo de los síntomas), y comprender que no está solo al tratar los síntomas disociativos y los recuerdos traumáticos.

Los grupos brindan apoyo, la posibilidad de enfocarse en el desarrollo de funciones interpersonales y reforzar los objetivos de la terapia individual. Es esencial que estos grupos sean de tiempo limitado, bien estructurados y abiertos.

3. Farmacoterapia

La farmacoterapia no es un tratamiento de elección ya que no hay medicamentos disponibles que puedan actuar de manera efectiva sobre los síntomas disociativos. El uso de la terapia farmacológica está justificado para reducir los síntomas depresivos de ansiedad, irritabilidad, impulsividad, insomnio, con el objetivo de lograr la estabilización emocional.

Entre los más utilizados están: los medicamentos antidepresivos ISRS, que se utilizan con mayor frecuencia para tratar los síntomas depresivos y los síntomas del trastorno de estrés postraumático; ansiolíticos utilizados principalmente como un enfoque a corto plazo para tratar la ansiedad; neurolépticos o fármacos antipsicóticos, en particular los nuevos antipsicóticos atípicos se han utilizado en dosis relativamente bajas para tratar con éxito la hiperactividad, la desorganización del pensamiento, y los síntomas intrusivos de TEPT.

Hospitalizaciones psiquiátricas pueden ser necesarias para ayudar a los pacientes durante períodos particularmente difíciles.

4. Tratamiento cognitivo-conductual

La terapia cognitivo-conductual es el tratamiento preferido para ayudar a los pacientes a explorar y cambiar su sistema de creencias disfuncionales basado en el trauma y para dominar las experiencias estresantes y conductas impulsivas.

De hecho, las técnicas cognitivo-conductuales son particularmente útiles para el control de algunos síntomas, como: el manejo de las activaciones de ansiedad y las crisis de ira, la reestructuración de los pensamientos negativos, la mejora de la comunicación interpersonal.

El objetivo del tratamiento es un funcionamiento más integrado, a través del trabajo en procesos mentales disociados. Dentro de la perspectiva de la terapia cognitiva evolutiva, ahora se acepta que los trastornos relacionados con traumas complejos, incluidos los trastornos disociativos, se traten de manera más adecuada en secuencias de fases. La estructura más común en el campo consta de tres fases.

En la primera fase, la prioridad es la seguridad, la estabilización y el fortalecimiento del paciente, en vista del trabajo de elaboración del material traumático y el manejo de personalidades problemáticas.

La psicoeducación

Los objetivos incluyen mantener la seguridad personal, controlar los síntomas, modular los efectos, tolerar el estrés, mejorar las funciones vitales básicas y desarrollar habilidades interpersonales. La psicoeducación se usa a menudo, aconsejando lecturas específicas al paciente, proporcionando información y explicaciones para “normalizar” su experiencia.

La relación terapéutica se convierte en el terreno de las experiencias emocionales correctivas del sistema de apego y de la experiencia de nuevas formas colaborativas y conjuntas de relación interpersonal.

En la segunda fase, se ayuda al paciente a procesar los episodios dolorosos de su pasado y a soportar el dolor de las pérdidas y otras consecuencias negativas del trauma. El trabajo de esta fase es recordar, tolerar, procesar e integrar los eventos pasados intensos mediante la planificación de estrategias para mantener el control sobre el material traumático emergente.

La exploración e integración de recuerdos traumáticos puede definirse como una forma de terapia de exposición que permite al paciente transformar recuerdos traumáticos para integrar personalidades u obtener una interacción entre ellos.

Los procesos de la segunda fase les permite comprender que las experiencias traumáticas pertenecen al pasado, comprender su impacto en sus vidas, desarrollar una historia personal y un sentido de identidad más completos y coherentes.

En la tercera fase, los pacientes comienzan a experimentar un sentido estable y sólido de sí mismos y nuevas sensaciones sobre cómo relacionarse con los demás y con el mundo exterior.

Adquieren un sentido de coherencia en su propia historia que también está conectado a los problemas que enfrentan en el presente, comienzan a desviar la atención de su pasado traumático, dirigiendo su energía a vivir el presente y desarrollando perspectivas futuras.

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse