Mente Asombrosa
Mujer que sufre alexitimia secundaria
Inicio » Psicología » Trastornos » Alexitimia: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

Alexitimia: causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

La alexitimia es un fenómeno que implica la incapacidad de sensibilizar, comprender y expresar tus propias emociones. Los trastornos emocionales asociados con el síndrome de alexitimia pueden resultar, entre otras causas, por traumas experimentados en la infancia.

 Según la idea de su creador, alexitimia significa “frialdad emocional” y “sin palabras para las emociones”. La alexitimia representa ceguera mental e ignorancia en el contexto de la información sobre las emociones que experimentamos.

¿Qué es la alexitimia?

La alexitimia es una inhibición generalizada de la identificación, denominación y determinación de las fuentes de los propios estados emocionales. La persona alexitímica, coloquialmente referida como “persona sin sentimientos” tiene una visión limitada de su propia vida interna, no encuentra diferencias entre las emociones y los sentimientos corporales. 

El término “persona sin emociones”, usado en lugar de alexitímico, es incorrecto. El alexitímico puede experimentar emociones, aunque generalmente no es consciente del tipo de emoción ni de su intensidad. Vivir con alexitimia significa una ausencia de la capacidad de diferenciar los procesos emocionales de las capacidades cognitivas. La consecuencia de este déficit son los trastornos de regulación emocional, que se expresan como:

  • Incapacidad para reconocer y describir lingüísticamente varios estados emocionales;
  • Centrarse en eventos externos en lugar de experiencias mentales internas;
  • Falta de conocimiento de la vida interna a pesar de los cambios fisiológicos y corporales;
  • Equiparar los sentimientos con su componente fisiológico.

Los trastornos emocionales que conforman el síndrome de alexitimia forman algún tipo de “analfabetismo emocional”. Este trauma le da a la mente humana un carácter inexpresivo predispuesto a sucumbir a las tendencias de depresión.

Causas de la alexitimia

Los primeros estudios sobre la alexitimia se realizaron en pacientes con enfermedades psicosomáticas. Los trastornos psicosomáticos son un grupo de trastornos físicos en los que los factores psicológicos, especialmente las experiencias emocionales negativas, juegan un papel importante. Poco a poco, el rango de sus posibles causas se amplió para incluir otras enfermedades somáticas y mentales.

Estudios neurofisiológicos iniciados en 1977, han demostrado que la alexitimia puede ser el resultado de una asimetría funcional del cerebro, que es causada por una comunicación complicada entre los hemisferios del cerebro a través del cuerpo calloso. 

Esta hipótesis se basa en la suposición de que los agentes de control emocional se encuentran en el hemisferio cerebral derecho de la mayoría de las personas diestras, mientras que los centros responsables de su expresión verbal se encuentran en el hemisferio izquierdo. Por lo tanto, el bloqueo en la transferencia de información entre dos hemisferios causa déficits alexitímicos en la capacidad de expresar sus sentimientos.

Por otro lado, en el modelo psicoanalítico las causas de la alexitimia se encuentran en las experiencias de la primera infancia. Basándonos en este concepto, la alexitimia primaria (genética o biológica) se distingue de la secundaria (resultante de un trauma – privación emocional).

Alexitimia primaria

La alexitimia primaria condicionada biológicamente se caracteriza por una baja conciencia de la excitación emocional y una baja eficiencia en la identificación, verbalización y análisis de las emociones.

Alexitimia secundaria

Esta condición, junto a la que padecen los niños, además de ser causada por experiencias traumáticas en la formación emocional del niño también puede ocurrir a causa de:

  • Trastornos alimenticios;
  • Depresión (en promedio, el 37% de las personas que luchan con trastornos depresivos muestran una falta emocional típica de la alexitimia);
  • Trastorno de ansiedad;
  • Trastorno de estrés postraumático;
  • Trastorno del sistema digestivo funcional (síndrome del intestino irritable);
  • Enfermedades cardiovasculares.

Curiosamente, el aumento de la actividad del sistema nervioso autónomo y el aumento de la respuesta hormonal crean situaciones propicias para el desarrollo de enfermedades somáticas. Esto significa que una enfermedad somática prolongada puede causar alexitimia y sus efectos.

Síntomas de alexitimia

Los síntomas son un conjunto de características socialmente desaprobadas. Estas características incluyen:

  • Baja intensidad de las emociones positivas (alegría, emoción);
  • Alta intensidad de emociones negativas (ansiedad, renuencia, resignación);
  • Falta de capacidad para elegir técnicas apropiadas para controlar las emociones, falta de empatía;
  • Muy pocos intereses;
  • Preferencia por las mismas cosas;
  • Centrarse en hechos;
  • Incapacidad para hacer frente al estrés;
  • Culpa y miedo al fracaso;
  • Falta de ingenio, creatividad;
  • Incapacidad para distinguir la ansiedad del miedo y la depresión;
  • Falta de vida imaginativa;
  • Incapacidad para mantener relaciones interpersonales profundas;
  • Falta de capacidad de introspección, es decir, analizar sus propios estados mentales;
  • Preferencia por la soledad;
  • aumento del nivel de hipocondría.

Alexitimia y la disociación

La disociación según la definición actual es una pérdida parcial o completa de una integración normal entre los recuerdos del pasado, sentido de identidad, impresiones sensoriales y control de los movimientos del cuerpo. Incluye fenómenos como la amnesia, la despersonalización y la desrealización, que ocurren por experiencias traumáticas que exceden las capacidades de una persona.

Se descubrió que la alexitimia puede desarrollarse de forma secundaria a la disociación de los sistemas de procesamiento de emociones después de un trauma psicológico. La alexitimia y la disociación en personas que han sufrido un trauma permiten el desarrollo de patrones patológicos para hacer frente a la ansiedad y la ira postraumáticas, un ejemplo sería la alexitimia en niños que experimentan violencia.

¿Cómo reconocer la alexitimia?

Esta condición actualmente no se considera una enfermedad o un trastorno mental por separado. Su ausencia en las clasificaciones de DSM-IV e ICD-10 dificulta el diagnóstico y el tratamiento. Las herramientas de psicología clínica más utilizadas que permiten medir la alexitimia son:

  • Métodos de cuestionario de autodescripción (Escala de Alexitimia MMPI , Cuestionario de Alexitimia Bermond-Vorst, Escala de Toronto-Alexitimia );
  • Métodos basados en entrevistas (cuestionario psicosomático Beth-Israel, que contiene 17 temas para ser discutidos en una entrevista con el alexitímico);
  • Métodos psicológicos para analizar declaraciones verbales en relación con diversas situaciones (cuestionario de respuesta provocadas por la alexitimia).

Tratamiento

Esta condición no se clasifica como una enfermedad mental, por lo tanto, no existe un tratamiento farmacológico para esta. El paso más importante que puede ayudar a un alexitímico a encontrar, nombrar y expresar sus emociones es la terapia de alexitimia realizada por un psicoterapeuta experimentado.

La alexitimia puede ser acompañada de trastornos depresivos y neuróticos, por lo que a veces se requiere la inclusión del tratamiento antidepresivo o ansiolítico.

¿Cómo vivir con alexitimia?

Las consecuencias de la alexitimia son negativas, ya que afecta la vida social, familiar y emocional. La frialdad emocional y la falta de comprensión de sus sentimientos hacen que el alexitímico se sienta socialmente rechazado. Los trastornos emocionales pueden ser ocultados efectivamente por una persona, pero el uso constante de patrones aprendidos es agotador y conduce a una profundización de la disfunción cognitiva.

La incapacidad para expresar sentimientos profundos, casi siempre conduce a la ruptura de una persona con alexitimia. La terapia junto al apoyo activo de sus seres queridos puede mejorar la inteligencia emocional de los alexitímicos, sin embargo, sus efectos son visibles solo después de 2-3 años de trabajo psicológico regular.

Mercedes Leal González

Mercedes Leal González

La licenciada Mercedes Leal González es psicóloga clínica, especialista en tratamiento de TDAH, Asperger, Trastornos de Aprendizaje y Terapia de Gestalt. La redacción y revisión de artículos sobre psicología y superación personal son su pasatiempo favorito.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse