Mente Asombrosa
Persona hipocondríaca que tiene miedo a la muerte
Inicio » Psicología » Trastornos » Los hipocondríacos y el miedo mórbido a la enfermedad

Los hipocondríacos y el miedo mórbido a la enfermedad

Los hipocondríacos son personas que tienen la firme creencia de que están enfermos. No importa el momento, ni la causa. Su cuerpo se encuentra sano, pero sufren una ansiedad que los enferma. Por lo tanto lo que realmente necesitan es ayuda psicológica.

Sientes un ligero tirón en el hombro. ¿Automáticamente te pones a pensar que sufres dolor muscular? ¿O una poliartritis crónica? ¿Tal vez a un ataque al corazón?

Cualquiera que sea hipocondríaco siempre teme lo peor, incluso si es muy poco probable. Incluso las dolencias cotidianas, como el dolor muscular o una flatulencia, pueden ser de gran preocupación para aquellos afectados por este trastorno, ya que estas personas tienen una autoobservación exagerada y ansiosa. Interpretan señales corporales ambiguas de manera rápida y los traducen como signos de enfermedad.

Estos temores inducen rápidamente a los hipocondríacos a ignorar totalmente las enciclopedias médicas, consultar en todo momento a Internet para detectar síntomas de una enfermedad, y sobre todo a llamar a sus médicos tantas veces como puedan.

Para los hipocondríacos sus padecimientos son reales

La hipocondría se conoce desde la antigüedad. Es uno de los llamados trastornos somatomorfos en los que las molestias físicas son causadas por razones mentales, o al menos aumentadas. Los trastornos hipocondríacos son más comunes en la edad adulta temprana. A menudo son crónicas.

Una gota, insuficiencia cardíaca, o cáncer pueden ser producto de la imaginación de un hipocondríaco. Sin embargo la enfermedad en cuestión puede sentirse completamente real para esta persona. “Las personas con trastornos hipocondríacos no son mentirosos, sería un error decir que no les falta nada para serlo“, dice Alexander Kiss, director médico del Departamento de Psicosomática en el Hospital Cantonal de Basilea hasta 2017 y hoy miembro del grupo de práctica Warteckhof en Basilea.

 Los hipocondríacos no simulan los padecimientos que dicen tener. Ellos “realmente sienten sus dolencias físicas”. Y probablemente tienen un umbral muy bajo para los estímulos físicos.

“Estar sano” pone en alerta al hipocondríaco

Recibir la opinión de los médicos de que los síntomas causados por la hipocondría son inexistentes, no brinda alivio alguno. O tal vez sí, pero solo por un corto tiempo. Descubrir que se tiene una condición médica saludable es algo que decepciona al hipocondríaco: lo experimentan como un “eufemismo”, ya que los síntomas físicos todavía están allí.

Esto pone en marcha un círculo vicioso: los afectados prestan aún más atención a su condición. Debido al temor por su propia salud, el nivel físico de ansiedad continúa aumentando. Esto empeora los síntomas percibidos. También fortalece su convicción de que sufren una enfermedad grave. 

En consecuencia, el hipocondríaco empieza a pedir más estudios y análisis médicos. Si el doctor está de acuerdo con realizarlas, se sentirán aún más convencidos que nunca de que tienen algo. ¿Por qué otra razón accedería su médico a hacerles tantas pruebas?

Sin embargo, si el médico no encuentra nada y resuelve sus inquietudes, los hipocondríacos simplemente pasan al siguiente: empieza el turismo de médicos. Muchas personas casi anhelan que su doctor finalmente les encuentre una enfermedad. “Una vez escuché de una paciente que se sometió a cirugía 8 veces sin un buen tratamiento médico antes de ser derivada a psiquiatría”, dice la psicóloga de salud Marie-Theres Annen.

Puede resultarte útil leer el artículo sobre la nosofobia o miedo a las enfermedades y cuales son sus causas.

El miedo irracional se origina después de accidentes o enfermedades

Muchas veces la hipocondría también provoca una depresión. Algunas víctimas quedan discapacitadas. “El sufrimiento del hipocondríaco es casi peor que tener un cáncer grave“, dice el psicosomático Alexander Kiss. Los enfermos de cáncer pueden experimentar respeto y compasión en su entorno, mientras que los hipocondríacos no reciben más que incomprensión.

Los principales factores de riesgo de la hipocondría son los cambios en el cuerpo, como después de accidentes o enfermedades graves. 

Incluso experiencias traumáticas y la propia historia personal pueden conducir a la hipocondría: las personas que vivieron con familiares con enfermedades crónicas desde su infancia son particularmente vulnerables a este padecimiento. Los hipocondríacos también parecen tener un concepto de salud estrechamente definido.

Te puede interesar leer el artículo sobre la hipocondría digital y los peligros que representa para la salud mental.

Tener el miedo bajo control con diarios

Las dolencias físicas son aceptadas más fácilmente que las mentales, dice Marie-Theres Annen. Por ejemplo, una persona que siempre está para ofrecer apoyo a los demás descuida sus propias necesidades, y es solo a través de dolores de cabeza causados por su ansiedad, u otros síntomas que logran ser percibidos por los otros, para también recibir ayuda. Las personas hipocondríacas notan que algo les sucede, el problema es que están buscando en el lugar equivocado.

Cuando el miedo a la enfermedad limita la calidad de vida, los médicos y psicólogos recomiendan llevar psicoterapia. Sin embargo, antes eso, es absolutamente necesario llevar a cabo un examen médico para descartar una enfermedad física real.

Durante la terapia, lo principal es reclasificar mentalmente los síntomas físicos. Por ejemplo, los diarios de síntomas que proporcionan pistas sobre situaciones desencadenantes pueden ayudar. La comprensión de las interacciones entre la psique y la percepción física puede permitir que los pacientes ya no experimenten los síntomas como enemigos mortales sino como una información amigable.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse