Mente Asombrosa
Mujer con ataques de pánico
Inicio » Psicología » Qué es un trastorno de pánico y cómo podemos reconocerlo

Qué es un trastorno de pánico y cómo podemos reconocerlo

Para ser diagnosticado con un trastorno de pánico, una persona primero debe presentar ataques de pánico recurrentes e inesperados, seguidos por al menos un mes de preocupación persistente por tener otro ataque de pánico y preocuparse por las posibles consecuencias de los ataques, o por cambios significativos de comportamiento relacionados con el ataque.

Una persona debe tener al menos dos ataques de pánico inesperados para ser diagnosticada con trastorno de pánico, pero generalmente con muchos más.

Factores para el diagnóstico del trastorno de pánico

Las personas con trastorno de pánico experimentan ataques de pánico predispuestos en la situación con mayor frecuencia (es decir, los que tienen más probabilidades de ocurrir al exponerse al desencadenante de la situación, pero no siempre ocurren de inmediato (es probable que los ataques se produzcan media hora más tarde).

La frecuencia de los ataques:

La frecuencia y la gravedad de los ataques de pánico varían. Algunas personas pueden tener ataques frecuentes (por ejemplo, una vez a la semana) que ocurren regularmente durante meses a la vez, mientras que otras pueden experimentar episodios cortos de ataques más frecuentes (por ejemplo, diariamente durante una semana) y luego semanas o meses sin ningún tipo de ataque.

Impacto del trastorno:

Si tú o alguien que conoces sufre de trastorno de pánico, recuerda que puede alterar la personalidad y el comportamiento de una persona. Algunos miembros de la familia pueden no entender por lo que la persona está pasando.

Es difícil entender por qué alguien que una vez fue activo, extrovertido e independiente, de repente se vuelve retraído, dependiente y manipulador. Sin tratamiento para el individuo y asesoramiento para la familia, el trastorno de pánico puede causarle a la familia un gran malestar emocional.

¿Qué son los ataques de pánico?

Un ataque de pánico es un período de tiempo en el que una persona experimenta miedo intenso o incomodidad. El ataque generalmente es provocado repentinamente y se intensifica rápidamente; Por lo general, duran 10 minutos o menos.

Las personas que experimentan estos ataques dicen que sienten una sensación de peligro o que se acercan a la fatalidad y que tienen ganas de escapar. Las personas describen su miedo como muy intenso e informan que pensaron que iban a morir, perder el control, tener un ataque al corazón o un derrame cerebral o “volverse locos“. Usualmente quieren huir de donde sea que ocurra el ataque.

Hay tres tipos de ataques de pánico:

  1. Ataques de pánico inesperados: Ocurre espontáneamente, el ataque no está asociado con un disparador.
  2. Ataques de pánico vinculados a la situación: Ocurre inmediatamente con la exposición o anticipación del desencadenante (por ejemplo, ver una serpiente o un perro)
  3. Ataques de pánico situacionalmente predispuestos: Puede ocurrir al exponerse al desencadenante situacional, pero no siempre ocurre de inmediato (los ataques tienen más probabilidades de ocurrir media hora más tarde)

Tipos de tratamiento

El trastorno de pánico es uno de los problemas psicológicos más comunes y curables. Sin embargo, las personas con este problema rara vez buscan tratamiento. Incluso aquellos que buscan tratamiento a menudo son diagnosticados erróneamente porque piensan que están sufriendo un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Sin embargo, si los médicos realizan pruebas para averiguar cuál es el problema, no habrá signos físicos de enfermedad. Una vez identificados, existen dos tratamientos principales para el trastorno de pánico: la medicación y las técnicas cognitivo-conductuales. Se están realizando estudios para averiguar cuál es el mejor tratamiento o si la combinación de los dos es más exitosa.

Grupos de autoayuda

Una vez que una persona comprende el trastorno de pánico y sus causas, puede hacer mucho para ayudarse. Para ayudar a disminuir la intensidad de los ataques o incluso evitar que ocurran, él o ella puede practicar la respiración diafragmática o diferentes técnicas cognitivo-conductuales.

Existen grupos de autoayuda que pueden proporcionarte apoyo y comprensión porque han experimentado problemas similares. Las personas con trastorno de pánico deben limitar el consumo de cafeína porque las cantidades excesivas pueden causar muchos síntomas asociados con los ataques de pánico. Llevar un estilo de vida más saludable que incluya una dieta saludable, mucho descanso y ejercicio regular también es útil.

Una vez que reciba ayuda profesional, la persona debe comenzar a sentirse mejor dentro de las seis a ocho semanas de tratamiento. Si no hay signos de mejoría, esa persona debe comunicarse con su médico. Si una persona está recibiendo terapia cognitivo-conductual, él o ella también puede necesitar medicamentos. Cualquier persona que se someta a ambas formas de tratamiento (terapia cognitiva-conductual y medicamentos) tiene muchas menos probabilidades de sufrir recaídas.

Avatar

Jonathan Treviño Flores

Jonhatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Jenny Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Jenny
Invitado
Jenny

Tengo un familiar con ataques de pánico es muy difícil , ahora está con tratamiento psiquiátrico y está mucho mejor sin embargo no es ni la mitad de lo q era antes ;(