Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Autismo en mujeres

10 signos clave de autismo en mujeres

Los hombres y las mujeres con autismo tienen algunas similitudes, pero en general, las mujeres con autismo tienden a tener rasgos diferentes a los de los hombres.

Publicidad

Los síntomas que pueden ocurrir de manera diferente en las mujeres incluyen dificultades sociales, problemas de regulación emocional y la naturaleza de los intereses intensos.

Comprender que el autismo puede ocurrir de manera diferente en las mujeres y buscar un diagnóstico preciso puede conducir a una mejor calidad de vida.

Las mujeres con autismo tienden a tener rasgos diferentes a los de los hombres, lo que a menudo ha llevado a diagnósticos erróneos y subdiagnósticos. Como resultado, las mujeres con autismo que no son diagnosticadas tienden a juzgarse a sí mismas con dureza porque les resulta difícil la vida. Además, los problemas de salud mental son comunes en las mujeres con autismo.

Por el contrario, las mujeres que reciben un diagnóstico a menudo encuentran que tiene un efecto positivo en su autoestima. El diagnóstico también puede ayudar a garantizar que reciban el tipo de apoyo adecuado.

Publicidad

Síntomas clave del autismo en las mujeres

Cualquier mujer que haya llegado al punto de preguntarse si tiene o no autismo puede tener dificultades para encontrar información crucial, ya que el autismo se ha considerado principalmente como una condición masculina. Sin embargo, si tiene muchos de los siguientes síntomas, es posible que tenga autismo.

1. Dificultades sociales

Una de las principales razones por las que las mujeres comienzan a preguntarse si tienen autismo es una vida con dificultades en la interacción social. El trastorno del espectro autista es un trastorno del desarrollo, lo que significa que las personas nacen con autismo (aunque puede que no sea obvio desde el principio).

Las mujeres con autismo a menudo tienen dificultad para leer y responder a las señales sociales. Muchas mujeres enfrentan esta dificultad creando una «lista de control» social y aprendiendo cómo responder a las personas de manera socialmente apropiada.

A menudo se sienten socialmente ansiosas, remodelan sus interacciones sociales y pueden terminar sintiéndose marginadas y solas, a pesar de sus mejores esfuerzos por ser sociables. Si bien las mujeres autistas pueden interactuar bien en situaciones individuales, a menudo les resulta muy difícil estar en grupos y pueden sentirse agotadas después de una interacción social excesiva.

2. Sensibilidad sensorial

Las personas con autismo experimentan el mundo de una manera diferente a las personas neurotípicas y muchas mujeres con autismo experimentan una intensa sensibilidad sensorial. Pueden tener un mayor sentido de conciencia en lo que respecta a los olores, la luz, los sonidos y el tacto.

Para alguien con autismo, el punto no es que no le «gusten» ciertas cosas, es la sensación de que no puede tolerarlas. Algunas personas con autismo no pueden dormir si alguien más está respirando en la misma habitación, tienen que salir de su lugar porque alguien está comiendo cerca de ellos, no pueden cruzar calles o conducir por sobrecarga de sentidos y no pueden ir a los centros comerciales porque no puede soportar luces, sonidos y multitudes.

3. Función ejecutiva

Muchas mujeres con autismo tienen problemas con las funciones ejecutivas, un conjunto de habilidades que incluye la memoria de trabajo, la flexibilidad de pensamiento y el autocontrol. Las personas con problemas ejecutivos pueden tener dificultades para organizarse, completar tareas y mantener el control emocional.

Ya sea en el lugar de trabajo o en el hogar, puede ser difícil para las mujeres completar tareas que se consideran menos interesantes, como mantener una casa limpia, mantener hábitos saludables o realizar tareas diarias como ducharse y desayunar.

4. Intereses persistentes

Tanto los hombres como las mujeres con autismo tienden a tener intereses especializados e intensos. Las personas con autismo piensan en términos de «qué pasará si entonces» y, a menudo, quieren entender cómo funciona algo. Es posible que quieran saber cada detalle sobre lo que les interesa.

Si bien los intereses de los niños y los hombres a menudo se relacionan con objetos o cosas específicos, las mujeres suelen mostrar un gran interés en una gama más amplia de temas, incluido el funcionamiento de la mente o las personas (especialmente las parejas románticas o las celebridades). Muchas mujeres con autismo son investigadoras altamente calificadas y pueden sentirse atraídas por carreras o pasatiempos que requieren un alto nivel de concentración intensa.

5. Camuflaje

Las mujeres con autismo tienden a tener un mayor deseo de ser sociables que los hombres con autismo y a gastar mucho tiempo y energía cubriendo o camuflando sus diferencias para volverse «normales».

6. Problemas de sueño

Muchas mujeres con autismo tienen problemas para dormir. A menudo, esto es causado por problemas sensoriales, incluida una alta sensibilidad al ruido por la noche y problemas de comodidad. La presencia de otra persona puede empeorar los problemas para dormir.

7. Dificultades con el contacto visual

El contacto visual puede ser extremadamente difícil para las personas con autismo. Las mujeres, en particular, a menudo se vuelven expertas en forzarse a sí mismas a tener contacto visual. Si lo hacen lo suficiente, puede comenzar a verse más natural. Por lo tanto, una mujer con autismo puede hacer contacto visual porque lo ha aprendido, pero puede sentirse antinatural.

8. Problemas de regulación emocional y colapso

Las mujeres con autismo suelen tener problemas con la regulación emocional. La investigación ha demostrado que existe una mala asociación entre la corteza frontal y la amígdala en las personas con autismo. En pocas palabras, la amígdala se puede considerar como un «centro emocional» en nuestro cerebro, ya que es parte de nuestro sistema parietal y nuestro cerebro como mamíferos. Se puede pensar en la corteza frontal como el «cerebro pensante», la parte más lógica de nuestro cerebro que toma decisiones.

Debido a la mala conexión entre las dos áreas, las mujeres con autismo pueden tener dificultades para racionalizar las situaciones y mantener el control. Muchos describen este colapso: reacciones emocionales extremas ante situaciones que pueden conducir a la pérdida de la compostura, el llanto o el aislamiento emocional.

9.Estereotipos (stimming)

Los estereotipos (o el comportamiento de autoestimulación) se refieren a movimientos mecánicos repetitivos. Los estereotipos más comunes comúnmente asociados con el autismo son el balanceo (de adelante hacia atrás), el aleteo de las manos, la repetición de palabras o frases y las torsiones.

Sin embargo, las mujeres con autismo pueden experimentar otros estereotipos, como hormigueo en la piel, frotamiento de las piernas, modo de andar o juegos intensos con el cabello. Las personas con autismo tienden a exhibir tales comportamientos con mayor intensidad que otras personas y es posible que no se den cuenta de su comportamiento. Los estereotipos se consideran una herramienta de autorregulación.

10. Ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión no son síntomas típicos del autismo. Pero debido a que la vida es difícil para muchas mujeres con autismo, es común que experimenten problemas de salud mental como ansiedad, depresión o problemas de adicción. La tasa de suicidios de mujeres con autismo es superior a la media, un fenómeno que parece estar relacionado con el grado de camuflaje que realizan, depresión o algún otro problema de salud mental.

Cualquier persona que haya identificado los síntomas anteriores debe buscar ayuda profesional. El autismo tiene síntomas similares a los de otras condiciones y un diagnóstico formal puede ayudar a determinar si el autismo puede ser la causa de los síntomas.

Publicidad