Mente Asombrosa
Cómo es un sociópata
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » Qué es la sociopatía y cómo podemos reconocer si lo padecemos

Qué es la sociopatía y cómo podemos reconocer si lo padecemos

Los sociópatas son inteligentes, inescrupulosos, agresivos. Adquieren una máscara de normalidad, a veces incluso un hechizo personal, solo para lograr sus propios objetivos. No les importa que arruinen la vida de alguien más al mismo tiempo.

Los especialistas señalan que una de cada cinco personas puede ser sociópata, es decir, puede exhibir este tipo de rasgos. La diferencia entre la enfermedad mental y la psicopatía es que el entorno tiene poco efecto en el desarrollo de la enfermedad.

La sociopatía se clasifica como un trastorno de la personalidad según la clasificación estadística internacional de enfermedades y problemas de salud CIE-10. Una personalidad con tales características se denomina disocial (anteriormente denominada psicopática) y se caracteriza por la incapacidad de adaptarse a la vida en sociedad. Por lo tanto, no es una enfermedad que pueda contraerse o contagiarse.

Un sociópata es una persona que no tiene en cuenta las normas y costumbres de una cultura o entorno, no toma en cuenta los sentimientos de los demás, manipula a las personas y no se siente culpable.

Ambos conceptos: sociopatía (sociópata) y psicopatía (psicópata) ingresaron permanentemente en nuestro diccionario diario y se pueden usar indistintamente.

Síntomas de la sociopatía

El sociópata no sabe qué es la empatía, la compasión, las relaciones cálidas. Esto no se debe a su mala voluntad, sino a la incapacidad de crear relaciones basadas en vínculos. Él no entiende lo que significa herir a otro ser humano, el daño solo ocurre cuando a él le sucede.

Es egocéntrico, se percibe a sí mismo como una persona impecable. Él culpa a otras personas por el fracaso. La mayoría de las personas con tal personalidad tienen un buen exterior, un muy buen trabajo y una familia que suele ser agradable.

Son educados, llenos de encanto, elocuentes, hábilmente usan estas cualidades para manipular a las personas para satisfacer sus propias necesidades. Y como son buenos observadores, capturan fácilmente las debilidades humanas para usarlas en el momento adecuado. Un sociópata con un alto coeficiente intelectual es el más sofisticado y peligroso.

Por regla general, los sociópatas ocupan puestos directivos porque en este tipo de puestos, se dirigen hacia una meta específica (dinero, posición, poder). Las personas son solo un medio o un obstáculo para ellos en su camino hacia su meta, por lo que los usan o los destruyen, según lo que les convenga.

El sociópata no se identifica con las personas, él no las defiende a menos que las necesite.

El poder se manifiesta con mayor frecuencia por la violencia psicológica, y no tanto por la violencia física. ¿Cómo lo consiguen? El mecanismo de seducción funciona así: cuando necesitan de alguien, son amables, dicen exactamente lo que queremos escuchar, por eso a menudo sucumbimos al encanto de un sociópata.

¿Cómo convivir con el sociópata?

Los especialistas dicen que solo un psicópata más grande derrotará a otro psicópata. Con el sociópata, uno no puede competir ni entrar en argumentos verbales. Lo mejor es ser inflexible, hacer lo nuestro y no mostrar miedo. Con una persona así no ganarás, pero puedes distraerla por un momento y desaparecer de su campo de visión.

La comunión con el sociópata es muy difícil. Incluso si las relaciones mejoran, tienes que estar preparado para un arrebato repentino de ira, manipulación, reacción con represalia, y violencia psicológica. No tiene sentido pensar en un cambio radical, no va a suceder.

La causa de la sociopatía – vestigios de la infancia

Nuestra personalidad está formada por el mensaje genético, el entorno y el hogar. Heredamos un patrón de comportamiento y, dependiendo de las influencias ambientales, podemos romper este patrón, ya sea que el ambiente y la familia son tan tóxicos que duplicamos el esquema. El hombre se basa en patrones incorrectos y aprende el mal comportamiento. El trauma temprano deja una marca permanente en la psique.

La violencia puede tener diferentes matices: puede ser física, psicológica, pasivo-agresiva, bajo constantes amenazas, etc, la violencia no siempre significa “golpes”.

Un niño que crece bajo este tipo de violencia puede aprender el mal comportamiento. Crítica constante, amonestación, hostigamiento (eres un aburrido, torpe). Los elogios sobre el trabajo del niño, pero la prevalencia sobre sus defectos, incapacidades y debilidades.

La agresión pasiva es aún peor. Cuando se intenta ser condescendiente con el niño y al mismo tiempo hacerlo sentir humillado y burlarse de él. Tales situaciones son muy destructivas. Cuando un niño no entiende y se desarrolla bajo este tipo de violencia, crece en una atmósfera de animosidad, hostilidad, rechazo y resistencia, se vuelve rudo.

Una hipótesis es que los estereotipos culturales que promueven la masculinidad, entendidos como falta de sensibilidad, pueden inducir al niño demasiado sensible a adoptar la actitud de tenacidad, por ejemplo, si va a un grupo social en el que no se tolera la impotencia y el miedo.

Cada uno de nosotros lleva el mensaje genético de la familia: leyendas, historias que nos dan forma. A menudo, aunque huyamos de algo, repetimos los errores de nuestros padres y madres.

Terapia para la sociopatía

El trastorno de personalidad antisocial es bastante difícil de tratar, pero se pueden distinguir varios métodos de influencia correctiva sobre el comportamiento de las personas con sociopatía.

¿Cómo tratar la sociopatía? 

La mayoría de los estudios muestran que esta enfermedad no se puede curar completamente, pero hay formas de reducir la gravedad de las manifestaciones de la sociopatía. Por ejemplo, las terapias cognitivo-conductuales que apuntan al control sobre los pensamientos que conducen a acciones ilegales, contribuyen a una marcada disminución en la aparición de conductas antisociales en adolescentes.

Como los sociópatas no pueden establecer contactos psicoterapéuticos estables, muchos métodos de psicoterapia no proporcionarán ningún resultado tangible. Las más efectivas son las terapias familiares y grupales. En cualquier caso, sin embargo, se requiere un enfoque individual para el trastorno disocial.

La principal tarea del psicoterapeuta es educar al paciente para que sea tolerante con el entorno cercano y los mecanismos de ajuste en la sociedad. Es necesario que un sociópata piense en las necesidades de los familiares y sus sentimientos. El principal problema en el tratamiento de un individuo que sufre de un trastorno disocial es el riesgo de que solo intente manipular al psicoterapeuta.

Algunos investigadores que responden a la pregunta “Cómo tratar la sociopatía” recomiendan que primero se identifique la causa que ha provocado la sociopatía para erradicarla.

Con el hecho de que hoy en día no hay medicamentos para curar la sociopatía, algunos medicamentos pueden usarse para aliviar a los concomitantes. Un síntoma común de un trastorno de personalidad disocial es la depresión o la ansiedad. Por lo tanto, se prescriben antidepresivos.

El pronóstico para una terapia excepcionalmente medicinal es neutral y bastante positivo para una terapia de combinación. Dado que la sociopatía no es literalmente una enfermedad, sino que se refiere a características personales, es más probable que los pacientes necesiten ayuda para adaptarse a la vida en sociedad y reducir las manifestaciones de las características patológicas.

Hoy en día, la prevención específica de la sociopatía no existe porque la etiología no se comprende completamente. Las medidas preventivas generales incluyen: crear un ambiente favorable para el desarrollo del bebé, cuidar a los niños, aprender a interactuar con la sociedad, y desarrollar el respeto por el medio ambiente.

Qué es la sociopatía y cómo podemos reconocer si lo padecemos
5 (100%) 4 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse