Mente Asombrosa
Biografía de John Bowlby
Inicio » Biografías » Biografía de John Bowlby y su Teoría del Apego

Biografía de John Bowlby y su Teoría del Apego

John Bowlby es conocido por su aporte a la psicología del desarrollo. Es nacido en Londres el 26 de febrero de 1907 y criado en una familia de clase media alta (burguesa). Cabe destacar que para la época era común que la clase burguesa dejara la crianza de los niños a cargo de tutores y niñeras que prestaban servicio de cuidadores.

Vida y contribuciones de John Bowlby

La infancia de John Bowlby se caracteriza por la cercanía que tenía hacia su niñera Minnie, mientras que a su madre biológica Mary Bridget Mostyn, la veía con menos frecuencia durante el día. Parte de sus estudios fueron inspirados en la separación de su niñera a sus 4 años de edad, provocando así un desprendimiento del lazo materno-afectivo creado e imposible de reemplazar por una nueva niñera.

Producto de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) su padre Sir Anthony Alfred Bowlby (cirujano de la casa real), se convierte en figura pública y miembro de la tripulación de un barco, lo que lo convierte en un padre ausente para John Bowlby y sus 5 hermanos. A manera de protección la familia decide a sus 7 años de edad internarlo en un colegio, por lo que la separación con su familia se acrecienta.

Luego de sus años interno, John Bowlby ingresa a estudiar medicina en la Universidad de Cambrige. Al poco tiempo abandona la carrera por la fuerte atracción que sentía hacia la psicología. Una vez titulado comienza a estudiar a niños delincuentes, descubriendo que todos tenían en común una familia desestructurada.

Sin embargo, al poco tiempo termina sus estudios de medicina en la Universidad de Londres y sigue formándose en el área psicoanalítica.

En 1937 John Bowlby es aceptado en la British Psychoanalytical Society y comienza a ser entrenado por Melanie Klein en el área del psicoanálisis infantil. Su postura psicoanalítica es inclinada hacia factores de crianza, factores ambientales y la relación directa entre la figura maternal e hijo, por lo que se desliga de la escuela psicoanalítica.

En 1950 la ONU (Organización de las Naciones Unidas) le solicita realizar un estudio sobre la maternidad, motivado al estallido de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y los niños que habían quedado huérfanos por la guerra. El mayor aporte a la psicología por parte de John Bowlby se enfatiza en que los eventos de la de niñez son capaces de marcar el desarrollo de la personalidad.

Teoría del Apego: ¿innato o aprendido?

Se entiende como apego al vínculo afectivo existente entre las personas o animales. Dicho vínculo nos ayuda a estar juntos y preservarnos en el tiempo, por lo que no podríamos vivir ni existir sin él.

Generalmente se procura tener proximidad hacia el objeto de apego (entendida como aquella persona que brinda seguridad, afecto y estimulación). El objeto de apego puede ser una madre, un familiar, personas cercanas e incluso objetos. El apego existe desde el nacimiento y es permanente en el espacio y tiempo.

Según los teóricos del aprendizaje y del psicoanálisis este vínculo entre el niño con los padres o cuidador es secundario, pero según la perspectiva de la etología este vínculo es innato y forma parte de las necesidades primarias.

En este sentido, la teoría de Bowlby y la psicoanalítica del desarrollo se divorcian. En la teoría psicoanalítica las relaciones interpersonales son percibidas como una pulsión secundaria, por lo que no es de suma importancia para la supervivencia del organismo.

Por el contrario, Bowlby establece que los vínculos con las personas son dados de manera innata en el niño recién nacido y en el adulto, por tanto, es una necesidad biológica ya que al momento de nacer se requiere del cuidado de otra persona para sobrevivir hasta haber cumplido los dos años de edad aproximadamente.

Construcción evolutiva del apego

  • Fase 1 (0-2 meses): Conocida como la fase del pre-apego. El recién nacido manifiesta señales de manera indiferenciada hacia las personas de su entorno.
  • Fase 2 (2-7meses): Conocida como la etapa del apego. El comportamiento del niño tiene como objetivo la proximidad física del padre o la madre. En esta etapa el niño ya es capaz de diferenciar a las personas, aunque aún es posible sustituir la figura principal de apego.
  • Fase 3 (desde los 7 meses): Se establece una relación de apego selectiva. Ya no es posible sustituir la figura principal de apego. Si, por ejemplo, el niño es separado de su madre, el mismo comienza a manifestar estrés.
  • Fase 4 (3- años): Ya el niño es capaz de comprender el punto de vista de otro, por tanto, busca influenciar el objeto de apego para obtener privilegios y ventajas como atención y cuidado.

Importancia del apego

En los niños es importante establecer la figura de apego debido a que juega un factor importante en el desarrollo cognoscitivo y es base del futuro desarrollo afectivo-social del niño.

Además, es importante para su protección, seguridad y supervivencia en dicha edad. La relación entre un niño y sus padres es esencial para generar un sistema representacional en el niño, importante para consolidar estructuras cognitivas futuras.

Todos los niños experimentan situaciones de estrés y el apego funciona como sistema de regulación de ese estrés a través de la protección y el cuidado que le ofrece su figura de apego. Esto incentivará la seguridad del niño para salir a explorar.

Más adelante, cuando la figura de apego comienza a desplazarse hacia una pareja, otro familiar o amigos, la importancia prevalece, ya que sigue siendo esencial para la reproducción, la seguridad y la supervivencia.

¿Qué tiene que ver el apego con la sobrevivencia?

El apego se activa sobretodo en situaciones de peligro, de daño o de estrés. Ahora que concebimos el apego como una necesidad primaria se puede llegar a decir que está interconectada con el cumplimiento de las necesidades básicas del ser humano.

A esto Bowlby lo llamó “Sistemas Conductuales” y no es más que la satisfacción de estas necesidades, orientada por la motivación y vivenciada en distintas conductas. Bowlby caracteriza los siguientes sistemas conductuales:

  • Sistema de apego
  • Sistema de afiliación (a grupos)
  • Sistema de alimentación
  • Sistema sexual
  • Sistema exploratorio

Colaboración de Mary Ainsworth

Gracias a la observación de infantes y su estudio, concluye que desde los primeros meses de vida del bebé hay diferencias individuales en la conducta vincular, la sensibilidad de la madre o el cuidador en captar las señales del bebé es capaz de predecir la calidad de vínculo entre el niño y este, y existen patrones de apego, tales como:

  • Apego Seguro (tipo B): Se caracteriza cuando el niño es capaz de explorar libremente cuando el cuidador está presente, usándolo al mismo tiempo como una “base segura”. Puede notarse angustiado por la separación, pero siempre se alegra al reencontrarse al cuidador.

Si existe angustia durante la separación, busca el contacto y el bienestar durante el reencuentro, pero luego es capaz de seguir explorando o jugando.

  • Apego Inseguro-Evitativo (tipo A): Caracterizado por buscar explorar con libertad y aparente desinterés por la presencia o ausencia del cuidador. En el reencuentro con el cuidador luego de un tiempo, ignora o evita en forma activa al cuidador.
  • Apego Inseguro-Resistente/Ambivalente (tipo C): Se resiste a la exploración activa. El niño está preocupado por el cuidador y se enfada por la separación. En el reencuentro con el cuidador resiste contacto, pero también lo busca mostrándose enfadado, pasividad o aferrándose al cuidador.

Sin embargo, gracias a la colaboración de Mary Main y George Solomon en los años 80, se añaden otro tipo de apego que contribuye a la teoría. Esta colaboración surge a la existencia de casos en los que no se podían caracterizar en los tres patrones establecidos por Mary Ainsworth.

  • Apego Desorganizado (tipo D): El niño no juega libremente ni tampoco responde al cuidador en un modo coherente. Puede llorar y luego golpear, puede quedarse quieto, estar como en trance, puede moverse lentamente o de un modo estereotipado, y también puede mostrar miedo al frente a los padres. 

¿Podemos vivir sin Apego?

El legado que Bowlby nos deja es que efectivamente las relaciones son importantes para el crecimiento y desarrollo de las personas. Esto conlleva a que el apego también exista en adultos y que no es dañino sentir apego hacia una persona que no sean nuestros padres o familiares, solo es ¡supervivencia!

Daniela Onofrietti Herrera

Daniela Onofrietti Herrera

Licencia en Psicología, egresada de la Universidad Yacambu (Barquisimeto, Edo. Lara, Venezuela). Diplomados en la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (Barquisimeto, Edo. Lara, Venezuela), sobre Orientación Familiar y Mediación de Conflictos. Certificación en Duelo Infanto-Juvenil, Terapia de parejas y, Manejo y control de ira. Desempeña actualmente cargo de facilitadora y psicóloga en conferencias y talleres de desarrollo emocional, cognitivo, espiritual y físico.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Francisco Angarita Montoya Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Francisco Angarita Montoya
Invitado
Francisco Angarita Montoya

El ser humano es un ser colectivo,siempre habra distintas formas de apego,aunque
muchos no lo reconozcan!