Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Biografia de Rollo Reese May

Rollo Reese May | Vida y obra del psicólogo y psicoterapeuta existencialista

Rollo Reese May, mejor conocido como Rollo May, nació en Ada, Ohio el 21 de abril de 1909. Sus padres tenían poca educación y no se preocupaban mucho por crianza de sus hijos. Después de graduarse de la escuela, el joven ingresó a la Universidad de Michigan.

Publicidad

Biografía resumida de Rollo May

Siendo un rebelde por naturaleza, pronto se encontró en la oficina editorial de una revista estudiantil radical. Después de un corto período de tiempo, se convierte en su líder. Pero como resultado de un malentendido por parte de la administración de la universidad, Rollo se traspasó a Oberlin College en Ohio.

En 1930 recibió una licenciatura en artes. Después de graduarse, May viaja mucho por el este y el sur de Europa. Pinta cuadros, estudia arte popular. Como artista independiente, logró visitar Turquía, Polonia, Austria y otros países. Sin embargo, al segundo año de deambular, May se aburre y quiere cambiar de aires.

Rollo May regresa a su tierra natal e ingresa al seminario de la Universidad Teológica. Aquí trata de encontrar respuestas a las preguntas básicas sobre la naturaleza y el hombre, preguntas en las que la religión juega un papel importante.

Mientras estudiaba, May conoció al famoso teólogo y filósofo Paul Tillich, que había huido de la Alemania nazi y continuaba su carrera académica en Estados Unidos. May aprendió mucho de Tillich. Su amistad duró más de treinta años.

Publicidad

Después de graduarse del seminario, May fue ordenado sacerdote en la Iglesia Congregacional, sirvió como pastor durante dos años. Sin embargo, rápidamente se desilusionó, y este camino resultó ser un callejón sin salida.

May no podía encontrar respuestas a las preguntas que lo atormentaban. Por ello comienza a buscar respuestas en el psicoanálisis. Estudió psicoanálisis en el Instituto de Psiquiatría, Psicoanálisis y Psicología William Alanson White.

Abriendo camino en la psicología

Quizás nunca se hubiera destacado entre los especialistas que ejercían en su época, si no fuera por la epifanía que le sucedió cuando él mismo enfermó de la enfermedad más grave en ese momento: la tuberculosis.

Con su propio ejemplo, descubre que la curación no es un proceso pasivo, sino activo. Una persona afectada por una enfermedad física o mental debe ser un participante activo en el proceso de curación.

Habiéndose finalmente convencido de su propia experiencia, comenzó a introducir este principio en su práctica, educando en los pacientes la capacidad de analizarse a sí mismos y corregir las acciones del médico. La tesis doctoral «El significado de la ansiedad» (1950) fue el comienzo. Esta primera publicación importante fue seguida por muchos libros que le dieron fama nacional y luego mundial.

Premios y conferencias de Rollo Reese May

En 1972, la Sociedad de Psicólogos Clínicos de Nueva York otorgó a May el Premio Dr. Martin Luther King, Jr. por «Poder e Inocencia». May también participó activamente en la enseñanza y el trabajo clínico.

Dio conferencias en Harvard y Princeton, en varias ocasiones enseñó en las universidades de Yale y Columbia, en Dartmouth, Vassar y Oberlin Colleges, en la New School for Social Research de Nueva York. Fue profesor adjunto en la Universidad de Nueva York, presidente del Consejo de la Asociación de Psicología Existencial y miembro del Patronato de la Fundación Estadounidense para la Salud Mental.

Rollo May creía que un terapeuta que solo se enfoca en los síntomas se estaba perdiendo algo más valioso. Consideraba firmemente que la psicoterapia debería, ante todo, ayudar a las personas a experimentar su existencia y argumentó que «el objetivo de la psicoterapia es hacer que las personas sean libres». “Creo”, escribió, “que el trabajo del psicoterapeuta debe ser ayudar a las personas a obtener la libertad de darse cuenta y realizar su potencial”.

Rollo May falleció el 22 de octubre de 1994, tras una larga enfermedad en Tiburon, California, Estados Unidos.

Publicidad