Mente Asombrosa
Causas del síndrome de Hikikomori y sus síntomas
Inicio » Psicología » Síndromes » Síntomas del síndrome de Hikikomori

Síntomas del síndrome de Hikikomori

Un típico caso del Síndrome de Hikikomori se manifiesta en jóvenes que se recluyen de manera voluntaria dentro de su habitación, la cual pasa a convertirse en su mundo y se rehúsan a mantener cualquier tipo de contacto social incluso con su grupo familiar.

La primera referencia que se tiene acerca del síndrome fue realizada por el Psiquiatra japonés Tamaki Saito, quien se ha dedicado durante toda su carrera al estudio de este síndrome, cuyos índices llegan a ser bastante preocupantes en Japón, ya que según cifras extraoficiales para septiembre de 2.010 había unos 2 millones de casos. (1)

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Hikikomori?

El síndrome de Hikikomori, también conocido en español como el Síndrome de la Puerta Cerrada, se presenta en el 86% de los casos en sujetos masculinos jóvenes (2). Por lo general comienza a retirarse del mundo de manera progresiva, primero renunciando a la escuela o a cualquier tipo de estudios.

Los causales de deserción escolar son atribuidos a diferentes factores como el bajo rendimiento, las altas exigencias a las que son sometidos y a problemas de orden social, ya que muchos de ellos llegan a desarrollar una Ansiedad social aguda.

En un caso ilustrativo del síndrome de Hikikomori un chico introvertido, quizás poco preocupado por establecer relaciones sociales o que le ha costado forjarlas de manera exitosa, con problemas familiares basados en el alto nivel de exigencias y en la ausencia de los padres, de pronto cierra las puertas de su habitación, lo cual en adelante fungirá como una barrera impenetrable que le separará del exterior.

1. La habitación se convertirá en su mundo

Este joven, de manera voluntaria, se encerrará en su habitación, aislándose por completo del mundo exterior, con el cual evitará mantener contacto. En la mayoría de los casos no saldrá de esa habitación en años. En Japón, inclusive algunos individuos llevan más de 2 décadas recluidos en su habitación.

2. Poca o nula interacción social

Dependiendo del tipo de Hikikomori, algunos pacientes, debido a la Ansiedad Social, rechazarán todo contacto humano, trayendo esto como consecuencia una pérdida de las habilidades sociales que posteriormente  con dificultad recuperarán.

Algunos pacientes que padecen Hikikomori lo manifiestan únicamente señales de vida al comerse los alimentos que le dejan en la puerta de sus habitaciones, ya que el acceso a su recinto está prohibido para sus familiares.

3. No se ocupan de sí mismos

Un síntoma de los jóvenes que padecen este síndrome es la falta de aseo personal, ya que muchos llegan al punto de no ducharse siquiera por no realizar el mínimo esfuerzo por ellos.

Carecen de la voluntad incluso de comer para seguir con vida, en casos extremos, se han registrado muertes a causa de la inanición porque sencillamente no quisieron realizar el esfuerzo por masticar.

Tema relacionado:
Síndrome FOMO o el miedo a perderse de algo

4. Agresividad

Es una conducta que se ha observado como síntoma de los Hikikomoris. Es agresividad contra todas aquellas personas que deseen influir sobre el nuevo estilo de vida que han escogido o que intenten ingresar a su habitación, aunque no se manifiesta en todos los casos puede presentarse.

Tipos de Hikikomori:

A pesar de la gravedad de este síndrome y de los efectos negativos que se generan a sí mismos y sus familiares, muchos de estos individuos han llegado a envejecer dentro de sus habitaciones por la negativa a ser atendidos, por la agresividad o debido a factores culturales.

En Japón, donde generalmente las parejas optan por tener un solo hijo, sobre este se colocan una serie de expectativas de éxito y de realización personal que cuando todo sale bien es motivo de orgullo para los padres pero si por el contrario no funciona es una vergüenza social a la cual temen exponerse.

Puede decirse que los factores culturales y ambientales aunados al desconocimiento de las causas que producen el síndrome han contribuido para su propagación y extensión a lo largo de los años en muchos de los individuos que padecen del Síndrome de Hikikomori.

Los casos comunes de Hikikomori, se caracterizan porque los individuos ponen fin a todas las actividades que venían realizando y se encierran en su habitación, negándose a realizar cualquier tipo de esfuerzo, incluso cuando ello significa cubrir sus necesidades más básicas.

Algunos comen porque les proveen el alimento pero otros han llegado a morir de hambre. No son capaces de salir de su habitación por ningún motivo.

Dentro del síndrome hay varios tipos que según los síntomas se han clasificado en:

1. Hikikomori Social

Es aquel joven que abandona todas las actividades relacionadas con el estudio, la preparación y el trabajo pero que no llega a aislarse del todo pues sigue manteniendo el contacto social con amigos y familiares.

2. Tachisukumi-gata

A diferencia del Hikikomori social, rechaza todo contacto con el mundo exterior, de hecho, suele desarrollar una fobia social extrema que en presencia de cualquier estimulo puede terminar por paralizarle.

3. Netogehaijin

También conocidos como zombies del ordenador, dedican muchas horas de su vida a los videojuegos y a desarrollar distintas actividades en internet.

Por lo general, estos jóvenes duermen durante el día y pasan toda la noche sumergidos en su computadora.

Bibliografía:
  1. Gallego, E. Hikikomori y Sotokomori: el fenómeno de la deserción social en las jóvenes generaciones japonesas. (Internet). (Consultado 1 de agosto 2.019). Disponible en: [elena-gallego]
  2. Teo, A. A new form of Social withdrawal in Japan: A Rewiew ok Hikikomori. (Internet) National Center for Biotechnology Information.
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse