Mente Asombrosa
Síntomas, causas y tratamientos para la fobia social
Inicio » Psicología » Fobia » Fobia Social: Causas, síntomas y cómo superar la ansiedad social

Fobia Social: Causas, síntomas y cómo superar la ansiedad social

Una de cada 10 personas sufre de la llamada fobia social en el curso de su vida y tiene que lidiar con esta ansiedad: el miedo extremo a ser percibido por otros como divertido o desagradable. La timidez no es inusual y generalizada. Sin embargo, el temor a llamar la atención de alguna forma es muchas veces mayor en las personas con fobia social.

A menudo, las personas que los rodean tienen poca comprensión de la magnitud de estos temores. Por lo tanto, el sufrimiento de una fobia social se percibe como extraño, a veces incluso embarazoso y, en el peor de los casos, como ridículo, lo que agrava aún más los temores de los afectados. Las fobias sociales se encuentran entre las enfermedades mentales más comunes en nuestra sociedad.

En este artículo se mencionará cómo se manifiesta una fobia social, qué la causa y cuáles son sus razones subyacentes, y qué se puede hacer al respecto para superar la fobia social.

¿Qué es una fobia social?

Una fobia social es una timidez mórbida, que se manifiesta sobre todo cuando los afectados están en presencia de terceros que no solo observan su comportamiento sino que también pueden evaluarla y criticarla.

Por lo tanto, se lo conoce como ansiedad situacional y es uno de los trastornos de ansiedad, que según la CIE-10 de la Organización Mundial de la Salud es uno de los trastornos fóbicos como la agorafobia más comunes que existe.

La fobia social puede manifestarse durante los exámenes , pero también durante las comidas sencillas a la hora del almuerzo . Incluso cuando se camina en la zona peatonal, estos temores pueden surgir. No es crucial que los afectados sean realmente evaluados por alguien en cualquier forma negativa: pero su temor es suficiente para causarles ansiedad. Así, la fobia social se expresa no solo en la situación particular, sino ya desde antes.

La fobia social no es lo mismo que la ansiedad social

Todos podemos tener algún problema que nos ponga en ridículo o nos avergüence. Por supuesto, tales situaciones son particularmente embarazosas si la otra persona es importante para nosotros de alguna manera, por ejemplo nuestra pareja, un jefe o alguien en particular que nos parece importante.

Pero los contratiempos son normales y pueden pasarle a cualquiera. El que se avergüenza en esta situación también lo sabe: puede sonreír avergonzado y bromear al respecto con un dicho casual, pero después de un breve momento todo se olvida. No tanto así para las personas que se ven afectadas por una fobia social: tales situaciones son el verdadero horror y el temor a que vuelvan a ocurrir en el futuro, hacer que las personas con fobia social busquen la manera de evitar estas situaciones o posibles situaciones que ellos considerar que se tornarán embarazosas.

Causas subyacentes de la fobia social

Como ocurre tan a menudo en las enfermedades mentales, las causas no se comprenden completamente o son variadas. Concebible es una predisposición genética que puede favorecer la aparición de una fobia social. Sin embargo, lo que casi siempre se puede observar es la baja autoestima de los afectados.

Como resultado, conceden mayor importancia al juicio de los demás que a su propia percepción. Por el contrario, mientras los fóbicos sociales buscan confirmación, tienen este miedo pronunciado a la falta de apreciación y crítica.

Por lo general, las fobias sociales se pueden observar especialmente en personas sensibles, que experimentaron poco afecto emocional, atención y apoyo en su infancia. Esta falta se suma a la necesidad de apreciación. Del mismo modo, sin embargo, el hogar de un padre, que es particularmente controlador y sobreprotector, puede llevar a fobias sociales.

Muchos enfermos han sufrido experiencias clave formativas que desencadenan sus fobias sociales:

  • Negligencia y humillación por parte de familiares.
  • Humillaciones de compañeros de clase.
  • Exposiciones de profesores.
  • Bullying o Bossing en la educación y el trabajo.

La fobia social también puede basarse en la personalidad, algunas personas se sienten con más miedo a las cosas nuevas o en situaciones desconocidas. Sin embargo, la causa de estan ansiedad social son expectativas excesivas o poco realistas del propio desempeño y una autoimagen negativa.

Si se producen los primeros ataques de pánico y brotes de ansiedad, los afectados a menudo se centran en los síntomas físicos, como la agitación o el rubor, que pueden exacerbar estos síntomas. Nuevamente, muestra de nuevo que se observan a sí mismos bajo un cristal en llamas.

A menudo, las experiencias traumáticas, como la muerte de un ser querido o una separación de la pareja traumática, hacen que la enfermedad y los trastornos de ansiedad asociados aparezcan y se manifiesten con más fuerza.

Los síntomas de la fobia social

Además de los graves efectos secundarios psicológicos, los pacientes con fobia social muestran una variedad de síntomas físicos que no son tan pronunciados en personas que son simplemente tímidas. Con frecuencia, esta situación de ansiedad comienza en la infancia o pubertad.

Dado que cada persona sufre una serie de cambios en esta etapa, estos temores aún se consideran normales en cierta medida. Por lo tanto, el diagnóstico de la fobia social generalmente se hace solo en la edad adulta y además del fuerte sufrimiento se puede determinar un deterioro en la vida cotidiana.

Incluso la comunicación a menudo causa a la persona afectada un gran problema: el contacto con otras personas suele ser muy difícil para ellos. Especialmente tratar con personas del sexo opuesto o situaciones en las que se encuentran con figuras de autoridad, causan incomodidad y pueden ser el desencadenante de la ansiedad.

Los síntomas de la fobia social varían de un paciente a otro. Las personas con fobia social sufren fuertes sentimientos de inferioridad y baja autoestima.

El contacto visual directo no es posible para ellos, por lo que sus expresiones faciales hacia otros se ven rígidas y resignadas. Un problema importante es el deterioro mental y físico causado por la fobia social:

  • Dificultad en la respiración.
    Diarrea.
    Rubor.
    Palpitaciones y agitación.
    Temblores en las manos.
    Dolores de cabeza.
    Sequedad en la boca.
    Tensión muscular.
    Náuseas.
    Sudores.
    Mareo.

Autoprueba para detectar la fobia social

Si has estado experimentando cierta ansiedad durante un tiempo, deberías tomarte el tiempo para leer estas preguntas.

De ninguna manera reemplazan los consejos psicológicos o médicos, pero esta autoprueba puede ayudarte a considerar qué pasos puedes tomar para encontrar una solución a tu ansiedad social, si es que ese es el caso aquí.

  1. ¿Tienes miedo de atraer la atención de otras personas y hacer el ridículo?
  2. ¿Estás constantemente tenso porque te sientes vigilado?
  3. ¿Es difícil para ti devolver un producto en la tienda o realizar algún reclamo?
  4. Si es posible, evitas muchos contactos sociales, ¿sobre todo tienes dificultades para conocer gente nueva?
  5. ¿Hacer llamadas telefónicas o comer en público te causa grandes problemas?
  6. ¿Tu fobia social interfiere con tu vida profesional?
  7. ¿Tu fobia social afecta a la pareja y la vida familiar?
  8. ¿Sufres por el temor de cometer errores y ser criticado?
  9. ¿Es difícil para ti contactar a personas del sexo opuesto?
  10. ¿No puedes defenderte, incluso si has sido tratado injustamente?
  11. Si viajas a un área extranjera, ¿tienes problemas para pedirle instrucciones a otra persona?
  12. ¿Te preocupas constantemente por lo que otras personas puedan pensar de ti?
  13. ¿No puedes hablarle a otras personas sin tartamudear, porque te hace sentir incómodo?
  14. ¿Las desventuras como una taza de café derramada son infinitamente vergonzosas para ti?
  15. ¿Tienes problemas para mirar a otras personas directamente a los ojos?
  16. ¿Evitas constantemente las situaciones en las que podrías atraer la atención (como un discurso o una presentación)?
  17. ¿Evitas situaciones donde puedas ser evaluado negativamente?
  18. ¿Te preocupa hacer llamadas profesionales a desconocidos?
  19. Si te encuentras en una situación de miedo, ¿tienes al menos dos de los siguientes síntomas?
  • Miedo a perder el control.
  • Miedo de volverte loco.
  • Miedo de morir.
  • Miedo a desmayarte.
  • Taquicardia o palpitaciones.
  • Dificultad en la respiración.
  • Entumecimiento u hormigueo.
  • Tensión en el pecho o abdomen.
  • Debilidad (piernas temblorosas).
  • Irrealidad.
  • Mareos.
  • Asfixia.
  • Náuseas.

Además de los síntomas anteriores, ¿se agregará alguno de los siguientes tres síntomas?

  • Urgencia urinaria o fecal.
  • Miedo a vomitar.
  • Temblor, temor a sonrojarte.

Si puedes responder sí a más de la mitad de las preguntas y también observar los síntomas, es probable que estés sufriendo una fobia social. Si te sientes restringido en tu vida y sientes como una presión al contacto con los demás, contacta a un psicoterapeuta.

Cómo superar la fobia social

Es importante que una fobia social se detecte y trate temprano, ya que este trastorno de ansiedad afecta gravemente la vida de los afectados. Al evitar las situaciones que inducen ansiedad en forma constante, pierden todas las posibilidades de recuperación. En cambio, la presión del sufrimiento se intensifica y se aíslan completamente.

Una vez que se manifiesta una fobia social, especialmente en individuos adultos, es muy poco probable que desaparezca por sí sola. En su lugar, los síntomas deben tratarse junto con un terapeuta , porque un tratamiento adecuado conduce a una cura en la mayoría de los casos.

Por esta razón, el reconocimiento temprano de la enfermedad mental tiene mucha importancia. Hay varios métodos que pueden usarse para tratar una fobia social:

Psicoterapia

Como regla general, se utiliza la terapia Terapia cognitivo-conductual. El psicoterapeuta revisa el nivel en cómo eres capaz de percibirte a ti mismo, y corrige las áreas poco realistas. Tu autoestima y tus habilidades individuales serán fortalecidas.

Terapia con fármacos

Se pueden indicar antidepresivos de apoyo, como venlafaxina, paroxetina o moclobemida.
El método de curación que se utiliza depende del paciente: si una terapia ya se ha intentado y no puede ayudar, entonces se pueden usar medicamentos.

No pocas veces, se elige una combinación de los dos enfoques; sin embargo, la terapia cognitivo-conductual ha surgido como la mejor forma de curación: especialmente en las fobias sociales, esta forma de psicoterapia puede llevar a los afectados a descubrir sus propias necesidades, cuestionar los temores y luchar activamente contra el miedo.

Psicoterapia psicodinámica

Un método relativamente joven y aún no totalmente explorado es la psicoterapia psicodinámica, para la cual hay muy pocos estudios y estadísticas. A menudo se utiliza cuando los métodos clásicos no han tenido éxito o cuando un paciente quiere elegir el método por su cuenta.

Los médicos y los terapeutas correspondientes recetan tranquilizantes, que se conocen como “benzodiazepinas” y pueden reducir la ansiedad muy rápidamente. Sin embargo, estos medicamentos pueden hacer que los pacientes sean dependientes, por lo que su ingesta debe hacerse solo por un corto periodo de tiempo o en casos excepcionales.

Una consulta adecuada, especialmente con respecto a los antidepresivos y otros medicamentos, idealmente debería tener lugar en una conversación personal con un terapeuta o un especialista. No deben tomarse medidas en solitario porque pueden resultar contraproducentes.

Fobia Social: Causas, síntomas y cómo superar la ansiedad social
5 (100%) 2 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Jonhatan Treviño Flores

Jonatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

2 comentarios

  • Hola yo sufro ataques de pánico y me dan un medicamento que se llama SERTRALINA es la correcta? Yo no tengo grandes cambios desde q la empece a tomar. Me gustaría una opinión por favor

    • Hola Laura, para saber si un medicamento es el correcto o no, dependería del enfoque que se esté siguiendo y el diagnóstico, eso lo tendría que evaluar el profesional que está llevando su caso, pero en particular, los efectos terapéuticos pueden comenzar a notarse entre las 2 a 3 semanas de comenzado el mismo, y se consigue un efecto completo ya pasadas las 6 a 8 semanas, pero eso siempre debe ser seguido por el médico.