Mente Asombrosa
Una mujer que tiene autofobia o miedo a la soledad
Inicio » Psicología » Fobia » Qué es el miedo a la soledad: autofobia y cómo superarla

Qué es el miedo a la soledad: autofobia y cómo superarla

El miedo a la soledad se denomina autofobia y se puede expresar de diferentes maneras. Este miedo puede expresarse haciendo que la persona se sienta contenta en sus relaciones amorosas y con las amistades, pero se manifiesta cuando llega la noche, como el miedo a estar solo en la casa por la noche.

No es raro que los que sufren esta fobia no lo sepan: has entendido bien, puedes tener el miedo a la soledad y no saberlo.

Muchas personas que viven con una fuerte inseguridad subyacente, implementan estrategias disfuncionales para superar el miedo a la soledad para no hacer que emerja en la superficie. En definitiva, lo impiden con mecanismos de defensa disfuncionales.

A menudo, los que sufren de autofobia no tienen por qué estar solos para padecerlo, sino que el hecho de pensar que no son amados ya lo evoca. De hecho, muchas personas, incluso si están rodeadas de seres queridos, viven con el temor de ser ignoradas y la creencia de no ser amadas.

Autofobia: la fobia de estar solo

La autofobia es un trastorno mucho más extendido de lo que uno podría imaginar y, a menudo, está relacionado con otros problemas de la esfera emocional, tales como:

  • Trastornos de ansiedad.
  • Trastorno dependiente de la personalidad.
  • Fobia social.
  • Depresión.
  • Disociación.
  • Trastorno límite de la personalidad.

Sin duda, se asocia con una baja autoestima, tanto que el diccionario médico The Practitioner define la autofobia como “un mórbido miedo a la soledad o a quedarse solo con uno mismo“.

¿Por qué tengo miedo de la soledad?

Dependiendo de la forma en que se manifieste la autofobia, las causas pueden ser diferentes.

Cuando se trata del miedo a la soledad, esta fobia casi siempre está relacionada con el síndrome de abandono y con bajos niveles de autonomía (baja autoestima).

Las raíces de esta fobia se remontan a la infancia: los niños que han experimentado experiencias de abandono o que han percibido el abandono de un padre como una amenaza, pueden experimentar autofobia durante la vida adulta.

Si un padre amenaza repetidamente con abandonar el techo conyugal, el niño aprenderá a vivir el abandono con terror, como una amenaza inminente. Es un trauma infantil que persiste y cambia durante el crecimiento, teniendo diferentes connotaciones.

El miedo a la soledad puede derivarse de eventos pasados, ​​que pueden pasar desapercibidos, porque no siempre son sorprendentes: la amenaza sufrida no necesariamente tiene que ser real, sino solo percibida por el niño.

Traumatismo secundario y miedo a la soledad

Los eruditos dicen que el miedo a la soledad también puede manifestarse como resultado de otras experiencias infantiles definidas como traumas secundarios, para dar algunos ejemplos:

  • Un niño marginado en la escuela.
  • Un niño que se ha sentido rechazado por sus padres.
  • Un niño que ha experimentado el colapso financiero de la familia.
  • Al cambiar amigos, escuela y ciudad.

Está claro que la autofobia tiene raíces muy distantes y se manifiesta incluso cuando el adulto no ha tenido la oportunidad de desarrollar un sentido completo de autonomía. Esta eventualidad surge con dos tipos de padres:

  1. Padres manipuladores (hacen que el niño se sienta inepto)
  2. Padres sobreprotectores (hacen que el niño se sienta también inepto)

En este caso el padre siempre ha reemplazado el rol del niño para cumplir con todos sus deberes (tanto por el exceso de protección “deja, yo lo hago“, o por desprecio “no es bueno para nada, mejor lo hago yo“). El niño creció con la idea de no poder hacer frente a la vida. En este contexto, el miedo a la soledad surge de la necesidad de encontrar una figura que pueda proporcionar una seguridad continua.

Adulto con miedo a la soledad

El miedo a la soledad es una fobia que generalmente se desarrolla a una edad temprana, sin embargo, está presente o también puede ocurrir en adultos .

La frase “Me siento solo incluso entre las personas” es un claro manifiesto de autofobia.
Por ejemplo, después de un duelo, separación, pérdida o experiencia que puede haber causado que una herida del pasado resurja, una persona puede comenzar a tener miedo de dormir sola por la noche o miedo a quedarse sola en casa.

En la edad adulta, la autofobia puede desarrollarse después del final de una relación, un colapso financiero o la pérdida de un ser querido.

Síntomas del miedo a estar solo

Como se dijo, esta fobia puede manifestarse de diferentes maneras. ¡Es fácil decir “miedo a la soledad”! De hecho, a veces los síntomas conocidos no están relacionados de inmediato con la autofobia.

  1. La persona tiene dificultad para realizar actividades en solitario.
  2. La persona tiene dificultades para tener contacto con el público si no está acompañada por una figura de referencia.
  3. Tiene la percepción de que el tiempo nunca pasa cuando está solo.
  4. La persona utiliza el ruido para hacer frente a la incomodidad de la soledad. En la práctica, cuando está solo, tiende a tener el televisor encendido o escuchar música.
  5. Miedo a quedarse en la casa, este miedo luego se disfraza o justifica por el miedo a los ladrones.
  6. Miedo a quedarse solo en casa por la noche.
  7. El miedo a no ser amado.
  8. Sentimiento de ser invisible.
  9. Miedo a ser rechazado o no apreciado.

Luego hay síntomas que pueden correlacionarse directamente con el miedo a estar solo: agitación, ansiedad, bajos niveles de concentración, temblores, entumecimiento, aumento de la frecuencia cardíaca, resfriado psicosomático y otros síntomas relacionados con la ansiedad.

Cómo vencer el miedo a la soledad

Si estás preguntándote cómo superar el miedo a estar solo, lo que necesitas es una fuerte dosis de autoestima.

En tu vida, probablemente te enseñaron, de manera indirecta, que si estás solo no puedes ser suficiente, por eso te sientes tan inseguro.

En primer lugar, aprende a distinguir la soledad de estar solo. La soledad no debe equipararse a “estar solo”. Todo el mundo tiene momentos en los que está solo en casa o, por necesidad, tiene que hacer un trabajo en solitario … eso no significa que la soledad sea desde un punto de vista emocional.

Para vencer esta fobia, debes aprender a sentirte cómodo contigo mismo .

En primer lugar, como ya se mencionó, en el transcurso de tu vida, probablemente te hicieron creer que no eres suficiente, pero debes saber que lo que has aprendido puede cambiarse. Estar con otra persona debe ser una elección libre y no inducida por el temor de estar solo.

Cuando superas el miedo a estar solo, inmediatamente te vuelves más independiente y seguro de ti mismo. Si trabajas en ti mismo y en tu autoestima, aprenderás a superar el miedo a la soledad.

Comienza con las pequeñas cosas: haz un análisis de tu vida y trabaja en tu potencial. Cultiva todo lo que pueda brindarte satisfacción y comienza a concebirte como un individuo completo.

Las ventajas de la soledad

Hay muchas ventajas para superar el miedo a la soledad: cuando estás solo, tienes tiempo para pensar con calma sobre ti mismo e identificar tus necesidades reales, entonces hay un tipo de paz interior que aprenderás a experimentar solo cuando estés solo.

La autofobia es una forma de ansiedad y como tal debe ser tratada. No hay un tratamiento específico para tratar la autofobia porque cada persona se ve afectada de manera diferente. La psicoterapia es siempre un excelente aliado para superar cualquier forma de ansiedad. Con la psicoterapia psicodinámica, se trabajarán las raíces del miedo a la soledad. La psicoterapia cognitiva tiene un enfoque más directo del problema.

Si tienes miedo de estar solo en casa , puedes comenzar con una estrategia muy suave: el ruido puede ayudarte porque el silencio amplifica la sensación de soledad.

Cuando estés solo en casa y estés ansioso, escucha la música que te gusta. Si tienes miedo de dormir solo, prueba la música de fondo y configura un temporizador para dormir: concentrarte en la melodía puede ser de gran ayuda.

Trabaja en ti mismo para superar la autofobia

Para superar el miedo a la soledad (si se percibe cuando estás con gente y si se manifiesta cuando estás solo físicamente) necesitas trabajar en tus recursos y en tu autoestima.

Cuando te vuelvas a ti mismo, hazlo con palabras cariñosas y no con actitudes estrictas y auto-juzgadas. Presta atención a tus diálogos internos y trátate a ti mismo como lo harías con un buen amigo.

Comienza a tranquilizar a tu “niño interior” sobre los temores que llevas dentro de ti durante años. Si puedes recordar la primera vez que te sentiste rechazado o no amado, trabaja en ese evento.

Trabaja en tus recursos, con ello no solo podrás superar el miedo a la soledad, sino que también aprenderás a lidiar con la ansiedad por separación, muy útil si te estás preguntando acerca de si tu relación pareja es por  amor o miedo a la soledad.

El miedo a la soledad también se conoce con otros nombres: Eremofobia, isolofobia, monofobia o más comúnmente autofobia. Incluso si esta palabra puede engañarte y hacerte creer que es el “miedo a uno mismo“, el término autofobia indica el miedo a la soledad en el sentido genérico como se describe en el texto.

Qué es el miedo a la soledad: autofobia y cómo superarla
5 (100%) 1 voto
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Jonhatan Treviño Flores

Jonatan Treviño Flores es Psicólogo, con Maestría en Psicología social, Nacido en Ciudad de México, con una clara vocación por las Ciencias Sociales y compartir sus conocimientos mediante las plataformas web.

Añadir comentario