Mente Asombrosa
Una persona que sufre violencia doméstica
Inicio » Psicología Forense » Violencia de género » Retrato psicológico del autor de violencia doméstica

Retrato psicológico del autor de violencia doméstica

¿Quién es el perpetrador de violencia doméstica? Resulta que el perpetrador puede ser un padre, una madre, un cohabitante, un abuelo, una abuela, un hermano o hermana mayor, un hijo o una hija adultos, etc.

Publicidad

Los perpetradores de la violencia no resisten, quieren tener pleno poder y control sobre su víctima. Las maldiciones, las amenazas son una demostración de fuerza, dominio y señales de que se aplicarán sanciones más severas a la víctima.

El autor confía en su relación con sus seres queridos para evocar miedo y culpa, se complace en infligir dolor a los demás. La mayoría de las veces son personas que en su infancia experimentaron violencia, saben lo que es el miedo. Saben que perder el control sobre sus seres queridos significa para ellos la pérdida de un sentido de dominación y fuerza.

El autor de la violencia doméstica (tanto hombre como mujer) utiliza diversas técnicas de manipulación de la víctima, por ejemplo, aislamiento, adoctrinamiento, privación de necesidades básicas, etc. Cuando la víctima busca ayuda en el exterior, el agresor limita esta ayuda presentando a la víctima desde una perspectiva muy mala, como persona mentirosa. Más a menudo presenta a la víctima como: enferma mental y peligrosa para los demás, también como una persona que es demasiado sensible e histérica.

En cambio, él se presenta y da una imagen de sí mismo de tal manera (como una persona responsable, objetiva, controlada y cortés) que una víctima distraída, asustada y emocional parece menos creíble a la persona que interviene o que puede ser testigo de alguna situación.

Publicidad

¿Qué tipo de personalidad tienen los autores de la violencia intrafamiliar?

Los perpetradores de violencia doméstica se caracterizan por rasgos de personalidad específicos que están asociados con el uso de la violencia contra los familiares. En la mayoría de los casos, éstas son las características de la personalidad disocial (psicopática).

El autor de la violencia doméstica tiene una personalidad disocial (psicopática, sociopática, antisocial).

La personalidad psicopática, la personalidad disocial, sociopática y antisocial son conceptos que describen el mismo comportamiento en las relaciones con otras personas. A menudo se usan indistintamente.

El término “psicopatía” es un término creado por JL Koch en 1891. El concepto de sociopatía se introdujo en la década de 1930 en los Estados Unidos. El término personalidad “antisocial” o personalidad disocial apareció más o menos al mismo tiempo que el concepto de sociopatía tanto en los Estados Unidos como en Europa. La psicopatía, una personalidad disocial, una personalidad antisocial ocurre en aproximadamente el 2-3% de cada sociedad¹. La personalidad disocial se describe como una personalidad amoral.

Existen muchas descripciones de la personalidad psicopática, aquí se presentarán las más conocidas. Robert Hare (2006) identificó 20 rasgos característicos de la psicopatía, que dividió en emocionales-interpersonales y de comportamiento.

Características de la psicopatía del abusador familiar

Características de la psicopatía – escala PCL-R; Factor emocional e interpersonal: encantador, hablador sobre el encanto superficial.

Estos son solo algunos de los rasgos de personalidad presentes en la psicopatía, que a su vez tiene muchas subdivisiones. Para no extender el artículo, se han recopilado solo algunas de ellas:

  1. Tiene una opinión exagerada sobre sí mismo: sobreestima sus habilidades, es seguro de sí mismo, engreído, bufón, un auténtico megalómano.
  2. Tiene una gran demanda de nuevas experiencias arriesgadas, necesita de una estimulación continua, se aburre con mucha facilidad.
  3. Es un mentiroso patológico.
  4. De manera despiadada, controla y manipula las emociones de los demás, no toma en cuenta el sufrimiento y los sentimientos de los demás.
  5. No tiene remordimientos, ni sentimiento de culpa.
  6. Se caracteriza por la pobreza emocional, la incapacidad de explorar sus propios sentimientos.
  7. Es insensible y tiene una gran falta de empatía, puede ser frío, despectivo, grosero y no tiene tacto hacia los demás.
  8. Lleva un estilo de vida parasitario.
  9. Tiene mecanismos débiles que controlan el comportamiento que se expresa en: irritabilidad, impaciencia, amenazas, agresividad y palabras abusivas, falta de control sobre la ira y el estado de ánimo.
  10. Lleva un estilo de vida inestable, suele cometer delitos con facilidad y anda siempre en la zona ilegal: se caracteriza por una tendencia a establecer relaciones rápidas y superficiales, también predomina en sus relaciones fuera del matrimonio la violencia de género.
  11. Se caracteriza por la falta de objetivos realistas a largo plazo, por la incapacidad de emprender e implementar planes y objetivos a largo plazo.
  12. No toman responsabilidad por sus propias acciones.
  13. Tienen gran impulsividad, lo que los lleva a tener comportamientos no deseados por no poder resistirse a las tentaciones. También tienen gran incapacidad para predecir las consecuencias de sus imprudencias.
  14. Son irresponsables: tienen incapacidad para cumplir con las obligaciones, el pago de facturas, de préstamos, son negligentes en su trabajo.

Los psicópatas tienen tres cosas en común: todos son individuos muy egocéntricos, privados de empatía e incapaces de sentirse culpables (Horton 1999²).

El perpetrador de violencia doméstica con personalidad emocionalmente inestable

En términos de la CIE-10, la personalidad es emocionalmente inestable en dos subtipos: impulsivo y límite.

El tipo impulsivo se caracteriza por la aparición de un patrón de comportamiento violento, con la incapacidad de predecir sus consecuencias. Los criterios diagnósticos de tipo impulsivo según ICD-10 son los siguientes:

  1. Inestabilidad emocional;
  2. no hay control de las acciones impulsivas;
  3. estallidos de comportamiento violento;
  4. pensamientos incesantes en la cabeza;
  5. actitud enemiga
  6. miradas hostiles a la gente;
  7. odio hacia los demás.

El perpetrador de violencia doméstica dependiente del alcohol

K. Pernanen (1991) en una investigación sobre la relación entre el alcohol y el crimen muestra la existencia de tres mecanismos: el alcohol reduce las inhibiciones y desencadena conductas delictivas y desviadas; el alcohol cambia la actividad de los neurotransmisores, que se asocia con el desarrollo de un comportamiento agresivo;

El alcoholismo crónico conduce a la disfunción de la corteza cerebral, especialmente el lóbulo temporal, que también promueve la patología del comportamiento.

K. Pernanen mencionó la existencia de un mecanismo psicosomático en el que el alcohol conduce a la hipoglucemia y a los trastornos del sueño REM, lo que aumenta la irritabilidad
y la agresividad. Así, se encontró la existencia de una relación bidireccional entre el alcohol y la violencia (Reiss, Roth 1994).

El perpetrador de violencia doméstica mentalmente enfermo

La violencia doméstica puede ser una manifestación de la enfermedad mental del perpetrador. La ira, la agresión puede aparecer en las psicosis agudas.

La relación entre la esquizofrenia y la violencia es un tema polémico. En una de las encuestas, el 61% de los estadounidenses informó que había un mayor riesgo de violencia por parte de las personas con esquizofrenia, mientras que el 33% pensaba que la violencia era más frecuente en las personas con depresión, el 71% por parte de las personas con problemas de alcoholismo y el 87% por abuso de drogas ( Mullen 2006).

Las personas diagnosticadas con esquizofrenia son más propensas a la violencia que las personas sin ningún trastorno, pero con menos frecuencia que los alcohólicos. Los estudios han demostrado que entre el 5 y el 10 por ciento de las personas condenadas por asesinato tienen trastornos diagnosticados como esquizofrenia (Mullen 2006³).

Sin embargo, debe recordarse que a veces las personas con enfermedades mentales pueden representar una amenaza para las personas más cercanas, no por la agresión física, sino por la incapacidad para efectuar el adecuado cuidado de sus hijos.

Bibliografía:
  1. Body 2013, Carson, Butcher, Mineka 2003, Hare 1999, Hare 2006.
  2. Horton, R., The Sociopath, abril de 1999.
  3. Mullen PE., Esquizofrenia y violencia: de las correlaciones a las estrategias preventivas. Avances en el tratamiento psiquiátrico 12: 239-248, 2006.
  4. Pernanen, K., El alcohol en la violencia humana. Nueva York: Guilford Press, 1991.
  5. Reiss, A, J., Jr. y Jeffrey A. Roth, editor del Panel sobre la comprensión y el control del comportamiento violento, la comprensión y la prevención de la violencia, Volumen 3 Influencias sociales, National Academy Press, Washington, DC, 1994

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios