Mente Asombrosa
Un niño con problemas de trastorno agresivo
Inicio » Psicología » Causas del trastorno del comportamiento agresivo

Causas del trastorno del comportamiento agresivo

Los trastornos del comportamiento agresivo se entienden como un patrón continuo de comportamiento agresivo, oposicional y disocial en el contexto del nivel de desarrollo del niño o adolescente.

Publicidad

El comportamiento está claramente fuera de la norma o no encaja con las expectativas apropiadas para la edad y no solo se basa en comportamientos individuales disociales (o delincuentes).

Para poder dar el diagnóstico, debe haber un cierto número de comportamientos de las áreas de comportamiento agresivo hacia humanos y animales, destrucción de propiedad, fraude o robo, así como infracciones graves de las normas.

Tipos de comportamientos agresivos

Entre los ejemplos de comportamiento social perturbado se incluyen las luchas extremas o la intimidación, las atrocidades contra otras personas o animales, la destrucción considerable de la propiedad y el robo o la mentira. Incluso la desobediencia, los arrebatos serios, el absentismo o la huida del hogar son los posibles síntomas principales.

Las conductas de oposición y antisociales necesitan tratamiento si muestran regularidad y severidad durante varios meses o tienen un impacto negativo en la vida familiar y otras áreas sociales como escuela o centros de educación.

Publicidad

Un desarrollo crónico

Los niños varones se ven mucho más afectados por el comportamiento agresivo que las niñas. Si las anomalías comienzan antes de la edad de diez años, con el aumento de la agresión física el niño difícilmente puede establecer una buena relación con sus compañeros, el trastorno a menudo ocurre de manera crónica.

Cuando comienza después de los 10 años, las anomalías de comportamiento suelen ser menos pronunciadas y las posibilidades de una mejoría en el comportamiento son significativamente mayores. Se debe tener en cuenta que los actos delictivos, el abuso de sustancias, el robo, las fugas del hogar y el aumento de la agresión ocurren con mayor frecuencia al comienzo. Un inicio posterior se asocia con un menor número de deficiencias y un mejor pronóstico .

Hasta cierto punto, las conductas desafiantes de oposición y las conductas disociales (por ejemplo, mentiras, altercados físicos o verbales ocasionales) pueden considerarse como etapas “normales” del desarrollo en los niños. Sirven para explorar la propia influencia, la demarcación y el desarrollo de la identidad de los niños.

La mayoría de los niños logran controlar sus impulsos agresivos y antisociales a medida que progresan. Una proporción más pequeña de niños no gestiona y no controla de manera eficiente los impulsos, la maduración y la socialización.

Causas del trastorno agresivo

Las causas del trastorno agresivo en la infancia y la adolescencia son múltiples, los factores biológicos, el comportamiento de los padres y los factores ambientales, así como ciertas características del niño (temperamento, control de impulsos) pueden jugar un papel importante. 

Tomados solos, los factores de temperamento o de nacimiento no tienen una influencia significativa en los trastornos de conducta posteriores. Lo que importa es cómo los padres y otros educadores responden a las características particulares de su hijo.

 La educación es el factor más importante en los problemas de comportamiento y tiene tres problemas principales: falta de atención debido a la falta de interés, falta de tiempo, falta de apoyo social y problemas de salud mental.

Los padres que padecen enfermedades mentales como depresión., Adicción al alcohol o las drogas, por lo general, no pueden estar ahí para el niño en un marco razonable y cumplir su modelo a seguir.

El estrés familiar y las habilidades de crianza de los niños en edad preescolar son particularmente importantes para la estabilidad del comportamiento agresivo.

Los padres que tiene un comportamiento violento se lo transfieren a sus hijos

La conexión entre violencia experimentada y autoimpuesta es grande. Del 25 al 40% de los niños maltratados tienen luego comportamiento agresivo. Según las encuestas, alrededor del 30% de los niños y adolescentes aún son castigados o maltratados por sus padres en el hogar. Así, la experiencia de violencia familiar supera a la de sus iguales.

No pocas veces, la familia también carece de un ritmo de vida fijo. Las reglas y las estructuras no están bien definidas, ya que en la actualidad son niños muy inquietos e impulsivos (por ejemplo, los niños con un trastorno por déficit de atención con hiperactividad TDAH) y no es tarea fácil controlar todo esto.

La influencia del grupo de compañeros también es de particular importancia: en particular, en el caso del abuso de sustancias y el comportamiento disocial agresivo, hay influencias negativas de los compañeros.

Para el desarrollo de la agresión, las niñas tienen condiciones familiares como el clima educativo y los rasgos de personalidad que se experimentan, mientras que para los niños, los grupos de pares, es decir, la influencia de sus compañeros, son más decisivos.

Resumen de los factores que influyen

Factores biológicos:

  • sexo masculino, bajo nivel de actividad, riesgos pre y perinatales (alcohol, tabaquismo).

Ambiente familiar y educación:

  • comportamiento violento de los padres, bajo estatus social de los padres,
  • comportamiento educativo inconsistente;
  • malos hábitos de crianza, habilidades de crianza inadecuadas.

Escuela:

  • ciertos tipos de escuelas, como la escuela secundaria o especial, con baja calidad de la educación, el mal ambiente escolar (entre otras cosas, debido a la interacción entre profesores y estudiantes, el diseño del entorno escolar, el estilo de enseñanza autoritario o restrictivo).

Características mentales:

  • control inadecuado de los impulsos y regulación de la emoción, percepción social cognitiva distorsionada, estrategias deficientes de resolución de problemas, empatía insuficiente, baja tolerancia a la frustración.

Otros:

  • grupo de pares violentos (padres, tutores o hermanos mayores), presión social, integración social inadecuada, influencias de los medios de comunicación.

Publicidad

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios