Mente Asombrosa
Qué es la ginofobia o el miedo a las mujeres
Inicio » Psicología » Fobia » Ginofobia: el miedo a las mujeres y sus causas

Ginofobia: el miedo a las mujeres y sus causas

La ginofobia, también conocida como ginecofobia, es un fuerte miedo a las mujeres. Los especialistas lo clasifican como fobias sociales, que impiden de manera significativa el funcionamiento normal de las personas. 

Publicidad

El pánico a las mujeres puede tener diferentes consecuencias, no solo en el desarrollo de la vida social y profesional, sino también en el campo de otras enfermedades: mentales y somáticas. ¿Cómo se manifiesta esta enfermedad, de dónde viene y cómo podemos tratarla?

¿Qué es la ginofobia?

La ginofobia o el miedo irracional a las mujeres es un problema psicológico extremadamente complejo. Los especialistas creen que su origen se debe principalmente a eventos del pasado en el paciente. Muchos factores pueden influir en el miedo a una mujer en situaciones íntimas o profesionales.

  • El síndrome de miedo a la mujer a menudo se desencadena por un evento (o eventos) en el que una representante del sexo opuesto ridiculizaba al hombre. Podría haber sido, por ejemplo, una situación íntima, acoso psicológico a largo plazo en el trabajo o la señalización frecuente de defectos del paciente por parte de una mujer.
  • El miedo al sexo opuesto también puede aparecer cuando un hombre tiene tendencias homosexuales; no quiere entablar ninguna relación con mujeres, quienes puede ser parte de su familia, amigos y conocidos. El sentimiento nacido de tal presión puede conducir al desarrollo de la ginofobia.
  • Sin embargo, la razón más común para este tipo de fobia es la educación. Si desde niño la persona vivía con una madre despótica, a quien su padre, hermanos y otros miembros de la familia tenían miedo, entonces se creaba en su mente un retrato falso y generalizado de todas las mujeres. Por otro lado, si el niño fue criado únicamente por su padre, sus relaciones con las mujeres también podrían haber sido perturbadas en la infancia (especialmente si la madre dejó a la familia y los hijos, y el padre, en general, volvió a su hijo en contra del sexo opuesto).

Lo opuesto a la ginofobia es la androfobia, o miedo a los hombres.

Síntomas de la ginofobia: ¿cómo reconocer el miedo a las mujeres?

¿Cómo se distingue la ginofobia de la timidez tan común con las mujeres que afecta a muchos hombres adolescentes? En primer lugar, los síntomas de esta enfermedad son muy fuertes: a veces ni siquiera permiten que el paciente funcione normalmente en la sociedad.

El miedo a las mujeres se manifiesta no solo en forma de timidez, sino que también se traduce en síntomas físicos y orgánicos fuertes (por ejemplo, daños en las estructuras del cerebro). Los síntomas de la fobia social con enfoque en miedo a las mujeres incluyen:

Publicidad

  • Sudoración excesiva.
  • Opresión estomacal.
  • Todo tipo de dolores psicosomáticos (relacionados con la tensión muscular en la espalda, cuello y hombros).
  • Incapacidad para enfocar pensamientos, distracciones.
  • Alejamiento intencional resultante de introvertismo extremo.

Estos síntomas pueden aparecer mientras se está con cualquier mujere, pero también hay un tipo de ginofobia llamada caliginofobia (miedo a las mujeres hermosas).

El miedo paralizante a las mujeres puede aparecer en compañía de otras enfermedades mentales; a menudo ocurre junto con la depresión, la ansiedad generalizada o la distimia. 

Los especialistas también relacionan este tipo de ansiedad con trastornos de la personalidad: evitar la personalidad (el paciente evita los contactos sociales, se aliena, se caracteriza por un introvertismo extremo) o trastornos esquizotípicos (el paciente tiene grandes dificultades para entablar y mantener relaciones, presenta comportamientos extraños, excéntricos e inesperadamente se retira de varias situaciones). A menudo ocurre la misoginia, es decir, una fuerte aversión a las mujeres, a veces manifestada por agresión verbal o violencia física.

¿Cuáles pueden ser los efectos de la ginofobia?

Las consecuencias de la ginofobia, como con la ansiedad generalizada o la ansiedad social, pueden ser realmente dolorosas para el paciente. En primer lugar, pueden darse enfermedades y dolencias psicosomáticas, causadas por la tensión y el estrés constantes:

  • Ardor de estómago.
  • Irritación estomacal.
  • Diarrea prolongada o estreñimiento.
  • Aumento de peso no controlado o reducción de peso.
  • Pérdida de cabello.
  • Manifestaciones de la piel en forma de granos y áreas secas en la piel.
  • Problemas de erección.

Se debe tener en cuenta que para cada persona el estrés a largo plazo funciona de manera diferente y da síntomas diferentes. Por lo tanto, es recomendable visitar no solo a un psicólogo o psiquiatra que se encargará de la fobia del paciente, sino también a un especialista que ayude a obtener un alivio de las molestias somáticas desagradables.

Además, una fobia no tratada que implica sentir miedo a las mujeres y evitarlas complica en gran medida o, en los casos más graves, incluso vuelve imposible el contacto social adecuado. Por lo tanto, un paciente que sufre de ginofobia no puede asistir a reuniones, eventos y salidas donde hay mujeres presentes. 

Como resultado, evita salir de casa y, como criterio para elegir un trabajo, elige la posibilidad de trabajar solo con hombres, lo que obviamente no siempre es posible. El miedo paralizante a las mujeres tampoco hace que sea más fácil encontrar un compañero de vida y crear una relación sana y libre. ¿Se puede curar el miedo a las mujeres? ¿Cómo es la terapia?

Tratamiento del miedo a las mujeres: terapia psicológica y farmacología

¿La ginefobia tiene cura? Actualmente, gracias al desarrollo de técnicas terapéuticas y fármacos cada vez más adecuados, es posible curar la ginofobia. En tal situación, la terapia es la que se usa con mayor frecuencia, o también se pueden combinar reuniones con un psicólogo con una ingesta regular de agentes farmacológicos.

Durante el tratamiento de la ginofobia, se usa una de las terapias más populares, que brinda resultados rápidos y buenos: la terapia cognitivo-conductual. Se basa en ideas específicas que el paciente empieza a implementar gradualmente. 

Durante las reuniones, el psicólogo puede tratar de confrontar al paciente directamente en su fuente de su ansiedad (es decir, el contacto con una mujer) en condiciones seguras de la sala terapéutica.

Otro elemento de esta terapia, es el intento de familiarizar al paciente con los mecanismos que controlan su fobia, resolverlos junto con el psicólogo y “domesticar” la enfermedad de esta manera, entendiendo a fondo su funcionamiento. 

El paciente, bajo la influencia del conocimiento adquirido, puede reconocer lentamente su comportamiento relacionado con la enfermedad y prevenirlo fuera del consultorio, así como detectar y cambiar sus falsas creencias ante las mujeres.

Otro elemento de la terapia cognitivo-conductual es un intento de encontrar la fuente de los problemas del paciente en su pasado, principalmente en las relaciones con los padres, así como con sus compañeros, especialmente durante la adolescencia y el desarrollo de la personalidad.

Para que el paciente se adapte a las citas con el psicólogo y regrese a tener una vida normal más rápidamente, se usa farmacoterapia; la mayoría de las veces son antidepresivos y ansiolíticos leves de ISRS, utilizados por pacientes con neurosis, ansiedad generalizada y fobias.

Ayudan a elevar el estado de ánimo, así como a aliviar los síntomas del miedo a las mujeres, para que el paciente pueda participar en su propia vida social y profesional tanto como sea posible, también cuando los representantes del sexo opuesto aparecen a su alrededor.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios