Mente Asombrosa
Biografía de Wilhelm Reich
Inicio » Biografías » Wilhelm Reich | Postulador de la teoría del orgón

Wilhelm Reich | Postulador de la teoría del orgón

Wilhelm Reich fue un notable hombre de ciencia, fuertemente influido por las ideas de Sigmund Freud. Su extensa producción literaria es una prueba de su gran genio

Wilhelm Reich (marzo de 1897 – noviembre de 1957) es reconocido en el mundo del psicoanálisis como un gran inventor. Además, fue médico y psiquiatra. Habiendo nacido en el Imperio Austrohúngaro, murió en Pensilvania, e hizo de los Estados Unidos su segunda patria. Defendía la teoría sobre la represión sexual, que establece que la misma convierte al ser humano en un ser aprensivo, tímido, obediente y temeroso de todo tipo de autoridad. A este genio pertenece la Teoría del Orgón.

Publicidad

El psicoanalista afirmaba que, al reprimir la curiosidad sexual del niño, se provoca un eclipse general de su sentido crítico y de sus facultades mentales. Para él, quien vivía tal situación abastecía a la clase mayoritaria de individuos pasivos que aceptan la autoridad sin cuestionamiento. Por otro lado, decía que el fascismo se alimentaba de una estructura familiar tirana y déspota. En 1925, aparecieron dos libros de Reich: “El carácter compulsivo” y “El carácter instintivo: un estudio psicoanalítico sobre la patología del ego”.

Dos años después, escribió la versión original de “La función del orgasmo”, dedicada a su maestro Sigmund Freud. Ese mismo año publicó “El padre de la psicología primitiva, sexo y represión en la sociedad salvaje”. Y “La función del orgasmo: sobre psicopatología y la sociología de la vida sexual”. En 1929, salió al mercado “Excitación sexual y satisfacción sexual”. Al año siguiente, “Madurez sexual, abstinencia, moralidad matrimonial: una crítica de la reforma sexual burguesa”. Y “La irrupción de la moral sexual: la historia de la economía sexual”, vio la luz en 1932.

Biografía de Wilhelm Reich

Fue hijo de León Reich y Cecilia Roniger, con quienes vivió su niñez en un medio rural, como parte de una herencia familiar judía. Sus primeras experiencias sexuales fueron con las criadas de su casa. Su hogar era emocionalmente disfuncional y había un ambiente continuo de peleas, temores, e infidelidades entre sus padres. Su madre mantenía relaciones con su maestro, apoyada por la abuela de Wilhelm. Un día lo reveló a su esposo y este se suicidó, sumergiendo a la familia en una ruina total.

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, Wilhelm Reich se apartó de los suyos y se fue a Viena. Allí, con sacrificios, consiguió avanzar en sus estudios. Sus preferencias académicas eran múltiples: física, biología, sociología y antropología. De 1903 a 1908, hizo el doctorado en filosofía. Dos años después, viajó a Londres para cursar antropología. En 1913, con apenas 16 años, publicó “La familia entre los aborígenes australianos”. Wilhelm Reich ingresó al ejército austriaco, en 1915, obteniendo el grado de teniente.

Publicidad

Un año más tarde, volvió a Londres y se doctoró en antropología. En 1918, ingresó a la Facultad de Medicina en Viena. Y un año después, conoció a Sigmund Freud, quien llegó a considerarlo uno de sus alumnos más lúcidos. Por eso, lo invitó a un Seminario de Sexología en la Facultad de Medicina. Reich, siendo estudiante, fue nombrado miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena, permaneciendo allí desde 1920 hasta 1933. Finalizó sus estudios de medicina en el año 1922. Y dos años después, obtuvo el título de especialización en estudios de psiquiatría. Entonces, inició la redacción de “Los argonautas del Pacífico occidental”.

Desde el año 1923, laboró en el Policlínico Psicoanalítico de Viena, y luego empezó a escribir artículos para revistas especializadas de psicoanálisis. En 1926 visitó Estados Unidos por primera vez, obteniendo la ciudadanía. Al año siguiente, fue nombrado titular de la cátedra de antropología en la Universidad de Londres.

Aportes teóricos de este notable científico

Reich hizo grandes contribuciones a la sexología y a la terapia psicoanalítica. Su compromiso a favor de la liberación sexual (la función del orgasmo) y sus investigaciones sobre la energía del orgón, lo catapultaron hacia diversas instituciones políticas, sociales y psicoanalíticas. Trabajó con Paúl Schilder, neurólogo-psiquiatra-psicoanalista y también interactuó con Bronislaw Malinowski. En el ocaso de su vida llegó a entrevistarse con Albert Einstein.

Wilhelm Reich creía que la salud mental de una persona puede medirse por su potencial orgásmico. Al tiempo que resumía su teoría de la vida como un fenómeno energético de pulsión rítmica. Este era un principio universal para todos los seres vivos: sufrimiento-contracción, placer-relajación. Para Reich, el sexo y el trabajo entretejían una relación bioenergética. Como psicoanalista, pensaba que el estrés era la energía eléctrica del sistema nervioso neurovegetativo. Reich le dio el nombre de “orgón” a esa energía vital.

El vocablo era la unión de los términos “orgasmo” y “organismo”. Sus famosos “acumuladores de orgón” pretendían tener efectos beneficiosos sobre la salud. En 1947, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), ganó un juicio contra sus obras por considerarlas una estafa. Esto lo llevó a la cárcel. Allí murió abandonado, víctima de un ataque al corazón, unos días antes de pedir su libertad condicional.

Por último, la visión transversal que Wilhelm Reich tenía de la ciencia, utilizó fundamentos biológicos para explicar la existencia del orgón. Una especie de energía que alimentaba el funcionamiento del sistema nervioso y afectaba los procesos mentales. Hasta ahora, se trata del intento individual más titánico y complejo de hacer de la biología la base esencial de la sociología, la psicología y la psiquiatría.

Publicidad

Aarón J. Espinoza

Aarón J. Espinoza

El Licenciado Aarón J. Espinoza es Psicólogo Clínico.
EMDR Practitioner del EMDRIA de New York y
Coordinador Nacional de Apoyo Psíco Social de la Cruz Roja Venezolana.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios