Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Señales de padres tóxicos

Cómo reconocer a padres tóxicos y curar heridas emocionales

Entre las relaciones tóxicas en las que uno puede verse involucrado durante su vida se encuentra la relación con padres tóxicos. Por lo general, un padre tóxico no trata a su hijo con respeto, y no lo reconoce como una persona independiente. No acepta compromisos, no se responsabiliza de su comportamiento y no se disculpa. A menudo, estos padres experimentan un trastorno mental o una adicción grave.

Publicidad

Muchos niños, por supuesto, no pueden evaluar el comportamiento de sus padres como tóxico, considerándolo como un comportamiento normal. Incluso pueden estar en negación y, por lo tanto, no entender que están siendo abusados ​​psicológicamente. Sin embargo, es muy importante reconocer estos comportamientos, ya que crean heridas que son difíciles de curar si dejamos pasar el tiempo ignorándolas.

Cuestionándose el comportamiento tóxico

Estas son algunas preguntas que puedes hacerte sobre el comportamiento de tus padres. Si estos comportamientos persisten y persisten, pueden ser tóxicos para tu autoestima.

Tus padres…

  1. ¿Tienden a reaccionar de forma exagerada y crear escenas?
  2. ¿Utilizan el chantaje emocional?
  3. ¿Hacen a menudo demandas irrazonables?
  4. ¿Están tratando de controlarte?
  5. ¿Te critican y te comparan?
  6. ¿Escuchan con interés lo que tienes que decir?
  7. ¿Están tratando de manipularte, usando la culpa o asumiendo el papel de víctima?
  8. ¿Te acusan y atacan?
  9. ¿Asumen su responsabilidad y se disculpan?
  10. ¿Respetan tus límites físicos y emocionales?
  11. ¿No son conscientes de tus sentimientos y necesidades?
  12. ¿Están celosos de ti o compiten contigo?

Distanciamiento de los padres tóxicos

Este distanciamiento no se trata de cercanía física sino emocional. En otras palabras, no verse influido, no tomarse personalmente y no sentirse responsable de los sentimientos, deseos y necesidades de otra persona. Nuestros padres pueden encontrar fácilmente nuestros «botones». 

Publicidad

Después de todo, son ellos quienes los crearon. Es más difícil no reaccionar ante nuestros padres, en comparación con nuestros amigos o parejas, con quienes partimos en igualdad de condiciones. Incluso si te mudas de casa tanto como puedas, será emocionalmente difícil separarte de sus padres.

Es hora de marcar límites con determinación

Si estás tratando con padres tóxicos, entonces puede ser difícil establecer nuevos límites en tu relación. En un primer nivel, la distancia física puede ayudarte a establecer límites que antes no había. Algunas personas optan por aislarse por completo de su familia precisamente porque no encuentran otra forma de establecer los límites que necesitan. 

Sin embargo, cortar toda comunicación, que puede ser necesario cuando las relaciones involucran un alto grado de abuso, puede reducir la tensión emocional, pero finalmente dejar nuestro problema sin resolver y con posibilidad de afectar todas nuestras otras relaciones.

Muchos terapeutas señalan que la forma ideal para que un niño se vuelva independiente es primero trabajar solo en psicoterapia y luego aplicar lo que ha aprendido a sus padres. Esto es más efectivo para su mejora y progreso para aprender a lidiar y responder a un comportamiento abusivo. Por supuesto, hay personas que no se sienten cómodas con este proceso. 

Sin embargo, gradualmente se produce la transición. Entonces, en lugar de verse obligados a quedarse en la casa de sus padres cuando los visitan, se sienten cómodos diluyendo esas visitas, o saliendo con un amigo, si lo prefieren, sin sentir remordimientos. Eso sí, hay casos en los que acaban eligiendo la compañía de sus padres e incluso disfrutándola.

Al reunirte con tus padres, presta atención a las reglas no escritas, los límites y las formas de comunicación. Trata de comportarte asumiendo un papel diferente al del niño en crecimiento. Presta atención a las formas y defensas que usas para manejar tu estrés. Pregúntate: «¿De qué tengo miedo?» Recuerda que aunque puedas sentirte como un niño frente a tus padres, no lo eres. Eres un adulto fuerte y puedes irte cuando quieras.

Crecer con padres tóxicos: realidades que hay que aceptar

La curación de heridas comienza contigo, con tus emociones y actitudes. Necesitamos trabajar con nosotros mismos. Esto no significa que tus padres cambiarán, sino que tú cambiarás. A veces, el perdón es necesario. Finalmente, algunas cosas a considerar son:

  1. No es necesario que tus padres te traten mejor o cambien para sentirte bien.
  2. El corte de comunicación no cura
  3. Tú no eres tus padres
  4. Ni eres lo que dicen de ti
  5. No hay necesidad de admirar a tus padres, pero eso no te impide sentirte apegado o amarlos
  6. No puedes cambiar ni salvar a los miembros de tu familia
  7. La indiferencia, no el odio o la ira, es lo opuesto al amor
  8. El odio al otro está relacionado con el amor a uno mismo.

Publicidad