Mente Asombrosa
Anestesia emocional
Inicio » Psicología » Anestesia emocional: qué ocurre cuando reprimimos nuestras emocones

Anestesia emocional: qué ocurre cuando reprimimos nuestras emocones

La anestesia emocional se manifiesta en aquellas personas que se muestran frías y que aparentemente parecen no sentir emociones. Generalmente, son personas definidas apáticas y desapegadas. La realidad es que también sienten sus emociones, pero las “sienten” en situaciones particulares.

Publicidad

Las emociones desde los albores de los tiempos han sido percibidas por el hombre de la calle como un peligro, ya que se consideran como amenazas en términos de rendimiento

Por esta razón, las personas con anestesia emocional suelen ser admiradas, ya que este aspecto les permite enfrentar situaciones, a menudo emocionalmente desgastantes, mientras se mantienen lúcidos y desapegados. Nos referimos, por ejemplo, a situaciones como hablar en público, toma de decisiones, evaluación y resolución de problemas.

Sin embargo, desafortunadamente existe el otro lado de la moneda. Muchas veces estas personas corren el riesgo de ser altamente inadecuadas en las relaciones. De hecho, sucede que se encuentran invirtiendo poco a nivel afectivo-emocional, generando desequilibrios dentro de la pareja.

Por el contrario, sucede que en la primera fase de la relación, que es el enamoramiento, quien tiene anestesia emocional es capaz de invertir más de lo debido de su «presupuesto emocional», resultando en un fuerte involucramiento

Publicidad

Después de la primera fase, el anestesiado emocional tiende a aflojar mucho el control, eventualmente despojándose de la relación y separándose de ella. Para luego llegar a la crisis, donde muchas veces, por miedo al abandono, se reactiva la anestesia. A menudo estas personas, por las fuertes emociones que sienten, suelen saltar de una relación a otra.

Anestesia emocional: emociones fuertemente reprimidas

La ira y el dolor, el miedo y el placer. Estas son las principales emociones que suelen reprimir quienes padecen anestesia emocional. Muchas veces la raíz de este comportamiento puede encontrarse en traumas pasados o una educación rígida.

En una educación así probablemente se ha criticado o reprimido la expresión de las emociones (ej. “deja de llorar”, “un hombre no reacciona así”), lo cual ha generado una reducción de la capacidad de «sentir». Así la persona ha aprendido a inhibir las emociones para no ser reprochada, para complacer al otro, para fingir ser adulta o sencillamente para no sufrir.

Inhibir la comprensión de una emoción, lamentablemente, genera una anestesia emocional de 360°, es decir, afecta a todo el espectro emocional. Es así como aquellos con anestesia emocional también luchan por sentir emociones como la alegría y el placer.

El cuerpo también habla

Las sensaciones físicas de quienes sufren de anestesia emocional a menudo se amplifican. Es el cuerpo el que somatiza. Por este motivo, la persona suele sufrir a nivel físico. Tiene problemas estomacales, ansiedad severa y sensación de pesadez en el pecho, migrañas, pánico, gastritis. 

Por lo tanto, permanece la presencia de los síntomas físicos, mientras que los emocionales desaparecen. A la persona le cuesta verbalizar la emoción que está sintiendo (en este caso hablamos de alexitimia), mientras que es capaz de identificar el malestar a nivel físico.

La búsqueda del riesgo y las emociones fuertes

Aún así, el anestésico emocional cae en la categoría de aquellas personas que buscan altas sensaciones o emociones fuertes. Al verse abrumados ​​por el aburrimiento, suelen buscar situaciones que les puedan generar excitación o emociones fuertes. En general, quienes sufren de anestesia emocional tienen un nivel muy alto del «umbral del sentimiento». 

Esto lo lleva a buscar un fuerte placer sensorial y excitación porque lo hace sentir vivo. Enamoramientos, situaciones de estancamiento relacional, abandonos y separaciones, conductas de riesgo, deportes extremos, son algunas situaciones que pueden generar activación emocional permitiendo que el anestésico emocional «sienta».

Cómo tratar la anestesia emocional

Para reactivar el nivel de escucha emocional puede ser útil una terapia breve que tenga como objetivo «despertar» las emociones reprimidas.

Hay ejercicios destinados a cambiar nuestro enfoque.

Una de ellas es la escritura, que te permite entrar en contacto con tu mundo interior y atravesar el dolor o la ira que se esconden detrás de los traumas del pasado o que muchas veces suelen inhibirte en las relaciones con los demás.

En estos casos es útil practicar para desarrollar la empatía, que en estas personas está ausente, junto con la Inteligencia Emocional.

Publicidad