Mente Asombrosa
cómo funciona la ley del espejo
Inicio » Psicología » La ley del espejo nos enseña cómo ser felices

La ley del espejo nos enseña cómo ser felices

Lo que damos es lo que recibimos de vuelta: lo que está dentro de él también está afuera. Y, por lo tanto, todo lo que está dentro de nosotros (miedos, obstáculos y creencias) terminamos extrayéndolo en situaciones relevantes. ¿Esto qué quiere decir?

 

Todo lo que tememos, que no nos gusta o nos molesta, inevitablemente termina interfiriendo con nuestra realidad. Todo lo que queremos olvidar y eliminar, aún nos perseguirá a través de eventos relacionados porque nuestra realidad también está compuesta de “espejos” que reflejan nuestra vida interior.

Estás avergonzado de aceptar tu propia sombra. Pero lo que consideramos nuestro lado oscuro es la puerta de entrada a otras partes maravillosas de nosotros mismos. Todo lo opuesto existe dentro de nosotros y nuestra tarea es abrazar y aceptar todo lo que somos. No puedes capturar toda la luz hasta que hayas aceptado todas tus sombras

Cómo practicar la ley del espejo

Gracias a la “ley espejo” podemos aprender a manejar nuestros problemas con los demás (familia, amigos, compañeros de trabajo, etc.). La Ley del Espejo se expresa en tres niveles:

  • Te molesta lo que eres
  • Te molesta lo que te gustaría ser
  • Te molesta que hayas tenido que rendirte o que te hayan robado

1. Te molesta lo que eres

Si irritas a una persona agresiva probablemente juzgues mal su accionar y manera de responder; su reacción, por lo tanto, te muestra algunos aspectos de ti que de otro modo no verías. En resumen, te enojas fácilmente porque no aceptas esta parte de ti, así que, tan pronto como alguien se enoje, fácilmente te molestará.

Si te molesta una persona irrespetuosa, pregúntate en qué ocasiones tú no muestras respeto. La ley del espejo es muy clara a este respecto: si la falta de respeto no fuera algo intrínseco en ti, no te molestarías por las personas irrespetuosas.

Ten cuidado de no caer en el malentendido. Si una persona muestra agresión o falta de respeto hacia ti, es normal sentirse molesto. Sin embargo, cuando te molesta absolutamente las personas irrespetuosas o las personas agresivas, independientemente del contexto, se aplica la ley del espejo.

Pero es bueno especificar un aspecto muy importante: si te molestan las personas irrespetuosas no necesariamente significa que tienes un carácter irrespetuoso. De hecho, tal vez eres una persona muy responsable y respetuosa, pero tienes algo sobresaliente con tu inconsciente. Por ejemplo, en alguna circunstancia no has respetado a un ser querido; aquí, esta historia ha creado una herida emocional en ti.

Quizás no quisiste, pero ahora te sientes culpable por ese asunto. En un nivel inconsciente, esa situación (para ti desagradable) se manifiesta a través de la actitud irrespetuosa de los demás. Tu reacción consciente es sentir incomodidad frente a una persona irrespetuosa. ¿Qué puedes hacer en este caso? Elabora tu experiencia con objetividad; tal vez hiciste algo que aún no puedes perdonar: ¿no crees que eres demasiado estricto contigo mismo? Si cometiste errores en el pasado, no puedes invalidar el presente. Desecha todo lo que te duela del pasado y concéntrate en el presente.

2. Te molesta lo que te gustaría ser

Molestan los que traicionan a su pareja porque tal vez haríamos lo mismo, nos parece preocupante aquellos que rompen las reglas, porque también quisiéramos romperlas, pero no tenemos el valor de hacerlo. Nos molesta que nos inviten a una fiesta de graduación, por el hecho de que no somos nosotros los graduados aún.

Ahora te preguntarás a ti mismo: entonces, si aspiro a graduarme y no tuve éxito, ¿siempre seré malo para escuchar sobre la graduación? Puede que si, si no trabajas en ti mismo. Trabajar en ti mismo significa ponerte en serio a pensar lo que realmente quieres de la vida.

¿Todavía crees que necesitas un título para conseguir tus metas? Entonces hazlo, incluso si tienes 50 años, nunca es demasiado tarde para graduarte. Pero también debes preguntarse: ¿realmente necesito un título para conseguir los que quiero? Es importante definir muy bien lo que se quiere y por qué.

Tal vez piensas que eres un fracaso solo porque no tienes un título. Este es el error más grande que puedes cometer en la vida: el éxito no se mide por objetivos exitosos, sino por el coraje para enfrentar y gestionar un fracaso. Si no tienes el título que esperabas pero aún llevas una existencia hecha de gratificaciones, bien, diría que cavilar sobre el pasado no tiene sentido. Estamos en constante evolución; tal vez las cosas que no puedes obtener o que parecen no tener razón hoy en día, mañana tomen otro rumbo.

3. Te molesta lo que dejaste

Si de niño nuestros padres no nos dieron la oportunidad de tener lo que queríamos, seguramente hoy no nos sentiremos felices por esos niños que pueden tener lo que quieren. Si hemos renunciado a una historia de amor, estamos criticando a quienes “viven en pareja”, y la lista sigue, ¿parece fácil entender la relación,no?.

El problema real, sin embargo, no son los juguetes que no tenías ni ver a las parejas felices. Somos el problema; que elegimos anclarnos al pasado, que no decidimos evolucionar.

¿Está claro el concepto?

Tu pareja, amigos y situaciones externas simplemente te muestran algunas partes de ti que no aceptas y no reconoces. No es cambiando el trabajo, la pareja o la ciudad que los problemas se resuelven. Si el problema comienza en tu mundo interior y, por lo tanto, arrastras un conflicto no resuelto, siempre lo llevarás contigo. “Tu mundo exterior refleja tu mundo interior“, esta oración resume la “Ley del espejo”.

Eres la única persona responsable de tu felicidad. Solo tú puedes crear la vida de tus sueños. Si no te gusta el presente, solo tú puedes decidir cambiarlo. La próxima vez que experimentes algo que te moleste o irrite en una persona, pregúntate: “¿Qué partes de mí me estás mostrando estas personas o situaciones?

La ley del espejo nos enseña cómo ser felices
2.3 (46.67%) 3 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp

Martin Garello

Fundador de Vida Lúcida. Escritor y Editor con la publicación de 2 libros hasta la actualidad. Apasionado por la Psicología y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse