Mente Asombrosa
Hombre estresado con trastorno de estrés crónico
Inicio » Psicología » 20 signos y síntomas del estrés crónico

20 signos y síntomas del estrés crónico

El estrés crónico, también llamado hiperestimulación, es una de las principales causas de los síntomas persistentes de ansiedad. El estrés crónico también está relacionado con el desarrollo de trastornos de salud mental, como la ansiedad y la depresión.

Publicidad

Esto se debe a que la ansiedad activa la respuesta al estrés, lo cual produce cambios fisiológicos, psicológicos y emocionales que le dan al cuerpo una señal de emergencia cuando se percibe peligro. Las respuestas al estrés estresan al cuerpo debido a los muchos cambios que produce esta respuesta. Un cuerpo que está bajo estrés puede presentar ciertos síntomas. Y un cuerpo que está estresado continuamente puede presentar síntomas persistentes.

Los síntomas de la ansiedad son los síntomas del estrés. Los llamamos síntomas de la ansiedad porque tener un comportamiento demasiado aprensivo es la fuente principal del estrés que hace que el cuerpo se estrese y presente síntomas.

Desafortunadamente, muchas personas con ansiedad se sorprenden y confunden cuando empiezan a tener fuertes síntomas de ansiedad.

Lo cierto es que el mismo cuerpo nos advierte que nos estamos estresando crónicamente. No es que el cuerpo no nos lo haga saber, sino que muchos de nosotros no somos conscientes de los signos de un estrés crónico en desarrollo.

Publicidad

20 señales de que tu cuerpo se está estresando crónicamente

Para ayudarte a prevenir la aparición repentina de síntomas de ansiedad, para prevenir un desarrollo prolongado de la hiperestimulación y para prevenir el desarrollo de trastornos de salud mental, como la ansiedad y la depresión, te presentamos 20 signos comunes en que tu cuerpo te avisa que estás desarrollando estrés crónico.

1. Una abundancia de energía nerviosa

El estrés provoca estimulación porque las hormonas del estrés son estimulantes. Si sientes una gran cantidad de energía nerviosa, podría ser una señal de que tu cuerpo está estresado crónicamente.

Si bien tener periodos cortos de energía alta es normal, especialmente cuando estás estresado ​​o apurado, la energía nerviosa persistente es una indicación de que tu cuerpo se está volviendo estresado crónicamente, o que ya lo está.

2. Mente acelerada / platica mental incesante

El estrés provoca un aumento en la actividad eléctrica en algunas partes del cerebro. Un aumento en la actividad eléctrica puede hacer que el cerebro produzca un aumento en la generación de pensamiento. Tener una mente acelerada con pensamientos que aparentemente van a un millón de kilómetros por hora es una buena indicación de que el estrés de tu cuerpo está creciendo.

Además, cuando estamos “platicando” sin parar en nuestras mentes, y tu cerebro simplemente no se “apaga”, es otra indicación de estrés elevado o crónico.

3. Dificultad para descansar

Si tienes problemas para descansar, esto es a menudo una señal de que tu cuerpo está estresado crónicamente (hiperestimulado). Si bien es normal tener dificultades para estabilizar el cuerpo después de un esfuerzo físico, si tu cuerpo se niega a relajarse después de aproximadamente 20 minutos, tu cuerpo está hiperestimulado.

4. Un impulso muy fuerte y persistente por mantenerse en movimiento

Sentir un impulso persistente por hacer algo, es una indicación común de niveles elevados de estrés. Si bien podemos estar realizando actividades por un tiempo, estar siempre en movimiento hará que el cuerpo finalmente se bloquee por hiperestimulación si no le damos suficiente tiempo para descansar y recuperarse.

5. Sientes que tienes muchas cosas que necesitas hacer de una vez y la presión interna para hacerlas es implacable

Sentir que tienes muchas cosas que hacer, y tener una fuerte necesidad de hacerlas a pesar de sentir que necesitas descansar, es otra indicación de estrés crónico.

Si bien es normal tener períodos en los que te sientes demasiado ocupado, si constantemente te sientes así, y si constantemente sientes una presión interna para hacer estas tareas, eso puede significar que estás experimentando un aumento del estrés.

6. Sentir que no quieres tomarte un tiempo para descansar

El descanso es importante. Este da tiempo al cuerpo de que se recupere del ajetreo para que pueda volver a trabajar cuando esté lo suficientemente descansado.

Pero si no te estás tomando el tiempo suficiente para descansar porque no quieres hacerlo, aunque sabes que debes hacerlo, esto es a menudo otra indicación de que el estrés del cuerpo se está elevando. La estimulación del estrés es lo que nos hace sentir que no queremos descansar a pesar de que sabemos que debemos hacerlo.

7. Trastornos del sueño

Experimentar trastornos del sueño es uno de los signos más comunes de estrés crónico. Estas perturbaciones en el sueño pueden incluir, dificultad para conciliar el sueño, dificultad para quedarse dormido, despertarse demasiado temprano y tener dificultad para volver a dormir, tener síntomas de estrés durante el sueño, tener síntomas de estrés que aparecen al despertar, tener síntomas de estrés que te despiertan del sueño, tener ataques de pánico que te despiertan, tener pesadillas, tener dificultades para relajar el cuerpo, etc.

8. Antojo de alimentos azucarados y comida chatarra

El estrés utiliza los recursos energéticos del cuerpo mucho más rápido de lo habitual. Si continuamente deseas alimentos con azúcar y comida chatarra, que son ricos en azúcar y calorías, esto podría ser una señal de que el estrés de tu cuerpo está aumentando.

9. Presión interna para hacer las cosas con prisa

Como se mencionó antes, el estrés estimula el cuerpo. Cuanto más estresados ​​nos volvemos, mayor será la simulación.

El estrés elevado crea una sensación de urgencia. Si sientes una presión interna para hacer las cosas AHORA o lo más RÁPIDO posible, esto podría ser una señal de que el estrés de tu cuerpo está en aumento.

10. Sentir persistentemente que tienes mucho que hacer y no tienes suficiente tiempo para hacer las cosas

El estrés puede hacernos sentir que pequeñas tareas son demasiado para nosotros. También puede hacernos sentir abrumados.

Si persistentemente sientes que tienes mucho que hacer y no tienes suficiente tiempo para hacer todo, esto podría ser una indicación de estrés elevado.

Sí, puede haber ocasiones en que tengamos muchas responsabilidades y tareas que cumplir y cualquier trabajo adicional pueda parecer abrumador. Pero si siempre te sientes así, puede indicar que estás teniendo problemas con el estrés.

11. Tu cuerpo no quiere descansar

Si estás muy cansado pero te das cuenta que tu cuerpo no quiere relajarse y descansar, esta es una indicación común de estrés crónico.

Es normal estar ocupado a veces. Así es la vida. Pero también es normal poder descansar cuando quieras.

12. Todo parece deprimente y sombrío

El estrés crónico puede disminuir nuestra capacidad de llegar a los centros de placer del cerebro. La incapacidad de llegar a nuestros centros de placer puede hacer que todo parezca sombrío y desesperanzador.

Investigaciones han encontrado que el estrés crónico puede conducir a la depresión. Si te sientes deprimido y todo parece sombrío, existe una alta probabilidad de que tu cuerpo esté estresado crónicamente.

13. Tienes dificultades para sentirte bien con las cosas con las que solías sentirte bien

Como se mencionó en el punto anterior, el estrés crónico puede dificultar el acceso a los centros de placer del cerebro. Esto puede hacer que nos dejemos de sentir bien con muchas cosas, incluidas cosas que antes disfrutábamos. También puede hacernos sentir fríos sobre cosas que sabemos que deberíamos sentirnos bien.

14. La vida se siente insatisfactoria

Nuevamente, como mencionamos anteriormente, el estrés crónico puede dificultar el acceso a los centros de placer del cerebro. Esto puede hacer que la vida se sienta insatisfactoria. El estrés crónico es una causa común de sentirse insatisfecho con la vida y las cosas en general.

Este sentimiento también puede extenderse a nuestras relaciones. Es posible que no podamos “sentir” los sentimientos de amor y, por lo tanto, concluir que ya no amamos a nuestra pareja o hijos, lo que puede ser alarmante para algunas personas. Pero, una vez más, esto es debido a que el estrés crónico puede hacer que sea más difícil llegar a los centros de placer del cerebro y no a que hemos dejado de amar a quienes están cerca de nosotros.

15. Temblores

El temblor interno y externo es una indicación común de estrés. Si te das cuenta que tu cuerpo tiembla sin razón aparente, el estrés crónico es la causa más probable.

El estrés estimula el cuerpo. La estimulación crónica es una causa común de los temblores persistentes.

16. Experimentar una variedad de síntomas sin razón aparente

El estrés crónico (hiperestimulación) puede causar muchos síntomas, que pueden persistir aunque no te sientas estresado o ansioso en ese momento.

Los síntomas comunes del estrés crónico incluyen:

  • Dificultad para pensar y concentrarse
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de espalda y cuello
  • Dolor crónico
  • Malestar estomacal y digestivo crónico
  • Entumecimiento y hormigueo
  • Sensación de alfileres y agujas
  • Zumbido en los oídos
  • Fatiga crónica
  • Mareos, aturdimiento
  • Despersonalización
  • Piernas inquietas
  • Sueño interrumpido

17. Siempre estás apurado

El estrés estimula el cuerpo. Cuanto mayor sea la estimulación, más rápido creemos que tenemos que movernos.

Si notas que te estás apurando y apurando mucho, esto podría ser una indicación de que tu cuerpo tiende hacia la hiperestimulación o que ya está hiperestimulado.

18. Dificultad para quedarse quieto

Normalmente, deberíamos poder sentarnos y estar quietos y cómodos. Si encuentras que tienes dificultades para quedarte quieto y sentirte cómodo, puede que la causa sea la energía nerviosa causada por el estrés crónico.

La inquietud, los nerviosos y la sensación constante de que tienes que moverte son indicios de una elevación del estrés y los estímulos.

19. Fatiga

El estrés gasta los recursos energéticos del cuerpo con más fuerza de lo normal. En consecuencia, el estrés crónico puede causar fatiga.

Si te sientes inusualmente cansado pero crees que está descansando adecuadamente, esto suele ser un buen indicador de estrés crónico.

20. Sentirse inusualmente irritable, impaciente y molesto

El estrés no solo hace estragos en nuestros cuerpos físicos sino también en nuestro pensamiento y, por lo tanto, en nuestras emociones. Si te sientes inusualmente irritable, impaciente y molesto, esto podría ser una señal de que el estrés de tu cuerpo se está elevando.

Efectos del estrés crónico sobre el cerebro

Se ha demostrado que el estrés crónico está relacionado con cambios macroscópicos en ciertas áreas del cerebro, que consisten en variaciones de volumen y modificaciones físicas de las redes neuronales. Por ejemplo, varios estudios en animales han descrito efectos relacionados con el estrés en la corteza prefrontal (PFC) y el sistema límbico, caracterizados por reducciones de volumen de algunas estructuras y cambios en la plasticidad neuronal debido a la atrofia dendrítica y la disminución de la densidad de la columna. [¹]

Estas alteraciones morfológicas son similares a las encontradas en los cerebros de pacientes deprimidos examinados post mortem, lo que sugiere que también podrían estar en la base de los trastornos depresivos que a menudo se asocian con el estrés crónico en humanos.

Esta hipótesis está respaldada por estudios de imágenes que evidenciaron cambios estructurales en el cerebro de personas que sufren diversos tipos de trastornos relacionados con el estrés, como los relacionados con traumas severos, eventos vitales negativos importantes o tensión psicosocial crónica.

En particular, Blix y sus colegas observaron atrofia de los ganglios basales y redujeron significativamente la materia gris en ciertas áreas del PFC en sujetos afectados por estrés ocupacional a largo plazo [²].] En general, las consecuencias de estas alteraciones en una región del cerebro pueden expandirse a otras áreas funcionalmente conectadas y potencialmente causar esas disfunciones cognitivas, emocionales y de comportamiento que comúnmente se asocian con el estrés crónico y que pueden aumentar la vulnerabilidad a los trastornos psiquiátricos.

¿Cómo se puede tratar el estrés crónico?

Afortunadamente, podemos revertir la tendencia a la hiperestimulación al reconocer cuándo el cuerpo se está yendo por ese camino y luego tomar medidas para reducir el estrés. Cualquier actividad que reduzca el estrés puede ayudar a calmar el cuerpo. Incrementar el tiempo que descansamos y nos recuperamos puede reducir el estrés y evitar que tu cuerpo se vuelva sintomático y estresado crónicamente.

Si notas uno, muchos o todos los indicadores de estrés comunes mencionados en la lista, ten en cuenta que el estrés de tu cuerpo está aumentando. Tomar medidas para reducir el estrés de tu cuerpo ahora puede mantener a raya la hiperestimulación y sus síntomas. También puede evitar que aparezcan síntomas de hiperestimulación “de la nada” y el potencial de desarrollar un trastorno de salud mental.

Bibliografía
  1. 4. Lucassen PJ, Pruessner J, Sousa N, et al. Neuropatología del estrés. Acta Neuropathol. 2014; 127 (1): 109-135. [Link]
  2. Blix E, Perski A, Berglund H, Savic I. Long-term occupational stress is associated with regional reductions in brain tissue volumes. PLoS ONE. 2013;8(6):e64065. [link]

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios