Mente Asombrosa
Los trastornos alimentarios y sus consecuencias físicas y psicológicas
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos Alimentarios » ¿Qué tan amenazantes son los trastornos alimentarios para los afectados?

¿Qué tan amenazantes son los trastornos alimentarios para los afectados?

Los trastornos alimentarios, tales como anorexia, bulimia e incluso ortorexia, pueden ser peligrosamente mortales cuando no se tratan adecuadamente, esta información es para ponernos en alerta acerca de la importancia que tiene manejar y conducir a personas que padezcan estos trastornos con la alimentación.

Publicidad

Trastornos alimentarios y la importancia de ser tratados adecuadamente

Entre los trastornos alimentarios, la anorexia es la que tiene la tasa de mortalidad más alta. No solo por el trastorno en sí, sino también por las consecuencias de la anorexia, entre las que se pueden mencionar el suicidio y consecuencias físicas indirectas de la enfermedad. [¹]

La tasa bruta de mortalidad por todas las causas de muerte para los sujetos con anorexia nerviosa en estos estudios fue del 5,9% (178 muertes en 3,006 sujetos). La tasa de mortalidad agregada se estimó en 0.56% por año, o aproximadamente 5.6% por década. – Am J Psychiatry , 152 (7), 1073-4. Julio 1995

La emaciación severa, bajo peso, arritmia cardíaca o daño a los riñones son ejemplos de tales consecuencias físicas. Es fácil imaginar que desarrollar la anorexia desde la pubertad, como suele ser el caso, puede tener efectos devastadores a largo plazo en el desarrollo físico.

Si tienes esto en cuenta más los hechos que enumeraremos a continuación, es de esperar que sea muy urgente obtener terapia profesional lo más rápido posible, tanto para los afectados, sus familiares y los responsables de las instituciones (docentes, médicos, etc.) …

Las personas con un trastorno alimentario, como la anorexia o la bulimia, son significativamente más propensas a morir prematuramente que las personas sin un trastorno alimentario, según informaron investigadores ingleses en la revista Archives of General Psychiatry.

Publicidad

Una persona que tiene anorexia tiene 5,8 veces más probabilidades de morir antes que las personas sanas sin un trastorno alimentario. Además, tener enfermedad de bulimia adicional duplica el riesgo de muerte prematura.

 El inicio es típicamente durante la adolescencia. El DSM-IV reconoce tres trastornos alimentarios: anorexia nerviosa (AN), bulimia nerviosa (BN) y trastorno alimentario no especificado (EDNOS). David B. Herzog , MD y Kamryn T. Eddy , Ph.D.

Causa de muertes prematuras y otros padecimientos

Los pacientes que fueron diagnosticados con anorexia en sus 20 años tenían 18 veces más probabilidades de morir que las personas sanas de la misma edad.

Investigadores enfatizan que muchas veces no está claro por qué las personas con trastornos alimentarios mueren prematuramente. Sabemos que aproximadamente el 20% de todas las muertes de personas que sufrieron anorexia durante su vida mueren por suicidio.

En la mayoría de los casos, las tasas de mortalidad más altas se deben a los efectos que el trastorno alimentario tiene en el cuerpo durante un largo período de tiempo, ya que los trastornos alimentarios tienen graves consecuencias físicas.

Aunque los expertos aún no pueden explicar exactamente por qué mueren estas personas con trastornos alimentarios, los científicos están seguros de que las principales razones son las consecuencias físicas de la enfermedad.

Investigadores examinaron 36 estudios acerca del tema de los trastornos alimentarios entre 1966 y 2010, en los que participaron un total de 17,000 personas con trastornos alimentarios, de los cuales 755 murieron.

Se descubrió que el 0,5% de los anoréxicos morían anualmente, lo que corresponde a una tasa de mortalidad cinco veces mayor que la de las personas sanas. Las personas con bulimia y otros trastornos alimentarios tenían el doble de probabilidades de morir.

Aunque los pacientes con anorexia tienen dos áreas de problemas, médico y psicológico, la mayoría de los centros de tratamiento tienden a centrarse solo en los aspectos psicológicos de la afección.

Un problema a largo plazo

La anorexia y la bulimia nerviosa pueden tener efectos a largo plazo en la salud general y reproductiva.

Una proporción preocupante de pacientes con anorexia también padecen TOC, depresión o trastorno de ansiedad, por lo que los investigadores piden a los pacientes que obtengan ayuda para todos sus problemas, incluidos los que van más allá de la anorexia.

Las personas que sufren anorexia generalmente están desnutridas. Muchas veces también se vuelven bulímicas con el tiempo, lo que los pone en alto riesgo de volver a caer en la anorexia. En última instancia, este ciclo de trastornos alimentarios conduce a un riesgo aún mayor de morir.

Efectos sobre la reproducción

Los trastornos alimentarios también afectan la capacidad de una mujer para quedar embarazada y permanecer embarazada. Si las mujeres con antecedentes de anorexia quedan embarazadas, tienen tasas más altas de aborto espontáneo y menores nacimientos. Ahora, esto no afecta directamente a un adulto mayor, pero la mujer no pudo concebir en sus años reproductivos, puede estar viviendo sin los hijos que ella quería. [¹]

Sobre el cerebro

Durante la desnutrición prolongada, los órganos del cuerpo comienzan a verse afectados debido a la falta de nutrientes y energía calórica. El cerebro es un órgano, y cuando no recibe suficiente nutrición, pierde materia cerebral. La materia blanca regresa cuando se restablecen el peso y la nutrición, pero la materia gris del cerebro no.

Estos déficits pueden no ser clínicamente evidentes inicialmente, pero pueden estar asociados con efectos a largo plazo sobre el funcionamiento cognitivo y la capacidad de concentración (Sidiropoulos, 2007). Las consecuencias neurológicas pueden empeorar a medida que alguien lucha con un trastorno alimentario; y en muchas personas, la disfunción cognitiva comienza en la edad avanzada.

Bibliografía:
  1. Sidiropoulos, M. (2007). Anorexia nervosa: The physiological consequences of starvation and the need for primary prevention efforts. McGill Journal of Medicine, 10(1): 20-25.
  2. Sullivan P. F. (1995). Mortality in anorexia nervosa. The American journal of psychiatry, 152(7), 1073–1074. https://doi.org/10.1176/ajp.152.7.1073
  3. Herzog, D. B., & Eddy, K. T. (2009). Eating disorders: what are the risks?. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry48(8), 782–783. https://doi.org/10.1097/CHI.0b013e3181aa03d7

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios