Mente Asombrosa
Los trastornos alimenticios y la depresión
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos Alimentarios » Relación entre la depresión y los trastornos alimentarios

Relación entre la depresión y los trastornos alimentarios

Las personas que desarrollan o ya tienen un trastorno alimentario nunca se sienten lo suficientemente bien. Están obsesionados con el control y se esfuerzan consciente o inconscientemente por el perfeccionismo en todos los niveles. Además, los afectados se sienten interiormente vacíos y quieren “rellenar” este vacío. Este vacío es un síntoma típico de la depresión.

Publicidad

Si fue la depresión o el trastorno alimentario primero, en mi opinión, no es fundamental para un tratamiento exitoso y sostenible. Mucho más importante es reconocer y ver la interacción invisible, ya que la depresión y los trastornos alimentarios se nutren mutuamente

Los temores detrás de una alimentación controlada (comer en exceso, vomitar o pasar muchas horas con hambre) pueden hablar a favor de la depresión. Por ejemplo, las investigaciones han demostrado que casi el 50% de las personas con trastornos de la alimentación también tienen depresión

El miedo, el vacío interior, la inutilidad, el trauma, la pérdida, la inseguridad, la pérdida de identidad, etc. son características típicas de la depresión y los trastornos alimentarios. Por lo tanto, ambos tipos de dolor mental tienen fuertes similitudes.

¿Cómo se siente la depresión para las personas con trastornos alimenticios

  • Estado de ánimo depresivo y ansioso.
  • Irritabilidad y fuertes cambios de humor.
  • Sensación de vacío.
  • Sin ganas de hacer cosas.
  • Aumento repentino de peso o pérdida de peso sin hacer dieta.
  • Sin apetito o con demasiado apetito durante un período más largo de tiempo.
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Siempre cansado y agotado.
  • El sentimiento de no ser importante o sentirse culpable sin razón.
  • Dificultades de concentración o dificultad en la toma de decisiones.
  • Pensamientos suicidas y falta de sentido por vivir la vida.

Estos síntomas deben ser reconocidos y prestar atención, es necesario que antes cualquiera de éstos, e incluso si son varios combinados, se consulte con un médico o un especialista en psicología.

Publicidad

La depresión y los trastornos de la alimentación a menudo se mantienen juntos y pueden reforzarse mutuamente, lo que dificulta la salida de la enfermedad. Es importante crear conciencia sobre esta interacción a menudo invisible de depresión y trastornos de la alimentación.

La interacción entre la depresión y el trastorno alimenticio

Los siguientes puntos son de gran importancia para que tomen conciencia de la interacción invisible:

  • Este trastorno alimenticio te da una buena sensación pero no dura mucho tiempo, porque comer en exceso calma y llena el vacío interior y luego tienes las maneras de combatirlo, ya sea mediante la provocación del vómito (bulimia) o pasar varias horas sin comer, eso te da la sensación de control y poder pero luego te produce culpa, un círculo vicioso inagotable.
  • Comer en exceso, vomitar y pasar hambre, junto con todos los pensamientos sobre el peso y la figura te distraen del dolor emocional a corto plazo. A largo plazo, esta devaluación de las emociones dolorosas lleva a un aumento de la depresión. Esto puede crear un sentimiento depresivo en ti.
  • La depresión y los trastornos alimentarios se sustentan de la vergüenza y lo difícil que nos resulta expresarlos. Es por eso que a muchas personas les resulta muy difícil hablar de manera abierta y honesta al respecto. Como resultado, los problemas verdaderos y más profundos a menudo no salen a la luz.
  • Las formas de terapia, las estadías en el hospital o el entrenamiento son diferentes tipos de apoyo, que pueden acompañarle en su salida de la intrincada interacción de la depresión y los trastornos de la alimentación.

Los difícil de una depresión es que a primer instancia no es fácil reconocerla y darle un seguimiento profesional adecuado. Tal vez imagines a una persona que se ha retirado completamente de la realidad y está acostada en la cama todo el día. El hecho es que cada depresión se ve y se expresa de manera diferente.

La depresión puede significar que la persona está aislándose o siempre fingiendo ser feliz. La depresión también puede causar presión y estrés o síntomas físicos como dolor de cabeza o dolor abdominal. Por ejemplo, algunas personas comen durante todo el día, otras personas ya no tienen apetito y pierden peso de forma involuntaria.

Domina los desafíos con estos consejos

Los 3 desafíos típicos que las personas con depresión a menudo experimentan en su relación con los alimentos son:

Sentirse sin energia

La depresión a menudo se siente como una fuerte sensación de fatiga. La idea de planificar, preparar o ir de compras puede ser abrumadora. Comer también puede ser estresante y hacer que comas rápido y luego te sientas culpable, avergonzado o, sobre todo, que te alimentes de cosas poco saludables que te den energía rápidamente.

Consejo: haz una lista de platos que puedas preparar fácilmente en cualquier momento sin mucho esfuerzo y que sea saludable, así no tienes problemas de picar otros alimentos poco sanos por no pasar hambre.

Confundir la comida con la relajación

Solo porque la comida tiene un efecto tan distrayente y acogedor, muchas personas compensan la presión, el estrés y cualquier sentimiento con la comida.  Sin embargo, es necesario darle al cuerpo diferentes placeres y también descanso.

Sugerencia : recuerda siempre que tu comportamiento es una expresión de autocuidado y que tú haces lo mejor que puedes, lo que sabes y puedes hacer ahora mismo, así es que no te critiques ni reproches, solo trata de organizar tu día a día, comer a determinadas horas, tomar descansos y pasatiempos.

Sentirte sin apetito

La depresión puede hacer que pierdas el apetito. Puede ser que no te preocupes por la comida y todo lo demás y que solo quieras dormir. No comer lo suficiente o comer constantemente más allá del hambre físico puede aumentar los síntomas de la depresión. Si estás pasando por la pérdida de apetito, estos consejos pueden serte de gran ayuda.

  • Comer pequeñas porciones, pero varias comidas al día.
  • Come solo las cosas que amas y sabes que te caerán bien.
  • Comer en compañía de otros, si eso funciona.
  • Primero come, luego bebe, para que tu estómago no esté lleno de agua antes de que empieces a comer.

Por supuesto, también puede ser que el apetito esté aumentando rápidamente. En cualquier caso, debes hablar con tu médico de cabecera, psicoterapeuta u otro acompañante.

Publicidad

Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

1
Deja tu comentario

avatar
1 Comentarios
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Hilo de comentarios más caliente
1 Autores de comentarios
Everardo Autores de comentarios recientes
  Subscribirse  
más reciente último más votado
Everardo
Invitado
Everardo

sin duda un problema que pasa desapercibido y una enfermedad bastante silenciosa que de no atenderse a tiempo puede ser mortal