Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Qué es la vigorexia y cuáles son sus síntomas y causas

Vigorexia ¿es un trastorno alimentario?

La vigorexia es un trastorno mental caracterizado por la realización de una actividad física desproporcionadamente exigente, asociada en ocasiones al consumo de vitaminas o suplementos anabólicos y una imagen distorsionada del propio cuerpo.

Publicidad

El trastorno dismórfico muscular

La mayoría de las personas están familiarizadas con el término anorexia nerviosa y la idea de que la presión para ajustarse a los estándares de belleza y cuerpo delgado lleva a muchas personas a morirse de hambre para lograr la imagen corporal que desean. Pero hay otra cara de esta moneda. En 1997, se acuñó el término Trastorno dismórfico muscular, también conocido como “vigorexia”, para describir la afección en desarrollo.

Las personas que luchan contra la vigorexia están atrapadas en un patrón que les obliga a trabajar para aumentar su crecimiento muscular. Perciben sus cuerpos como de tamaño pequeño, por lo que se involucran en dietas y ejercicios destinados a mejorar el crecimiento muscular.

La vigorexia es un problema más de hombres

Esta percepción, de falta de desarrollo muscular, les hace pensar que son feos o están por debajo del ideal que persiguen eternamente. Aunque ambos sexos pueden desarrollar el trastorno, afecta principalmente a los hombres, posiblemente debido a presiones culturales para ser musculosos y fuertes.

La vigorexia puede dejar secuelas físicas y psíquicas, en forma de trastornos del crecimiento, incapacidad para reformar una práctica deportiva de forma saludable.

¿La vigorexia es un trastorno alimentario?

Las personas con trastorno dismórfico muscular (TDC) generalmente no se preocupan por el aumento o la pérdida de peso como lo hacen los trastornos alimentarios. Les molesta principalmente su falta de desarrollo muscular y su pequeño tamaño corporal.

Publicidad

Por esta razón, la vigorexia no es un trastorno alimentario. Se cree que es una variante o subtipo del trastorno dismórfico corporal. Sin embargo, las personas que padecen este trastorno pueden utilizar prácticas de alimentación desordenada.

Vigorexia y grupos de alto riesgo

El trastorno dismórfico muscular es una condición emergente que afecta principalmente a los culturistas masculinos. Estos individuos están obsesionados con volverse lo suficientemente musculosos. Las compulsiones que siguen incluyen pasar horas en el gimnasio, gastar cantidades exorbitantes de dinero en programas de ejercicio ineficaces, gastar dinero en suplementos nutricionales, adoptar hábitos alimenticios desordenados e incluso consumir sustancias.

Posibles síntomas de la vigorexia

  1. Preocupación por uno o más defectos percibidos en la apariencia que no son evidentes para los demás.
  2. El desarrollo de comportamientos repetitivos de la persona, como mirarse fijamente en el espejo, acicalarse excesivamente, buscar tranquilidad o acciones como comparar su apariencia con la de otros, debido a la ansiedad.
  3. La preocupación por la imagen corporal causa estrés clínicamente significativo o deterioro en el funcionamiento social, laboral y otros dominios.
  4. La preocupación por la apariencia no está relacionada con otro trastorno, por ejemplo, la insatisfacción con la forma y el tamaño del cuerpo debido a la anorexia nerviosa.

¿Cómo se presenta un caso grave de este trastorno?

El TDC es un trastorno muy estresante. Algunos hombres están tan preocupados por el desarrollo muscular que se pierden los eventos sociales, el trabajo e incluso luego continúan entrenando interrumpiendo su programa de acondicionamiento físico.

Incapaces de lograr un objetivo poco realista, se ven envueltos en una situación que requiere gastar mucho dinero en suplementos nutricionales y también es común el fenómeno de la experimentación con anabolizantes. Estos fármacos favorecen el rápido aumento de la masa muscular, pero al mismo tiempo provocan multitud de efectos secundarios como aumento del colesterol, hiperplasia prostática, acné, ginecomastia, etc.

Dejar de tomar esteroides anabólicos puede conducir a la depresión y se ha relacionado con el suicidio.

Cuáles son las causas de la vigorexia

El creciente número de hombres que no están satisfechos con su desarrollo muscular y su imagen corporal está relacionado con la cultura occidental y los estándares que promueve.

Desde temprana edad, los niños juegan con figuras y superhéroes con características físicas poco realistas. Además, el cuerpo masculino semidesnudo y entrenado es una herramienta publicitaria, con el resultado de que se disparan las inseguridades de los hombres.

¿Y por qué es importante en el siglo XXI que los hombres tengan músculos? A medida que los roles de género cambian y las mujeres superan a los hombres en educación y trabajo, los hombres ven cómo se tambalea el statu quo tradicional. Por lo tanto, una identidad de género sacudida puede explicar parcialmente el desarrollo del culturismo, la exhibición de masculinidad y el narcisismo.

Sin embargo, aunque las mujeres se sienten atraídas por los hombres en forma, la mayoría no encuentra atractivo un cuerpo masculino demasiado en forma y musculoso. Finalmente, es posible que el culturista esté persiguiendo un «buen» cuerpo para sentirse bien consigo mismo.

Tratamientos

Aquellos que reconocen los síntomas de la vigorexia en sí mismos deben buscar un consejero profesional, un médico o un terapeuta con quien puedan compartir sus inquietudes para encaminarse hacia el equilibrio y conseguir que su salud, psicológica y física no se vean afectadas.

Los psicoterapeutas suelen trabajar con creencias y cogniciones disfuncionales que se refieren principalmente a la imagen corporal y ayudan a los pacientes a reconocer los efectos de su pensamiento desordenado en sus vidas para romper los patrones patológicos que mantienen comportamientos patológicos y ayudarlos a encontrar el equilibrio en su vida.

Publicidad