Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Infantilismo y el adulto que no quiere crecer

¡No quiero crecer! | Cuando el hijo adulto no quiere madurar

La edad no es necesariamente una señal de que eres un adulto. ¿Cómo reconocer a alguien que ha crecido físicamente, pero no ha madurado moralmente? ¿Cuáles son las características especiales de tales personas? ¿Y qué paso se debe tomar si los encuentra en ti o en tu familia?

Publicidad

Cuando los adultos se niegan a crecer

En psicología, el comportamiento excesivamente inmaduro se denomina «infantilismo«: el término proviene de la palabra latina infantilis, «infantil». Mucha gente cree que la época actual tiene la culpa de la aparición de este tipo de personalidad, en la que se acostumbra poner al individuo por encima del público, y se intenta no preocuparse en absoluto por el futuro.

Pero los expertos se inclinan por otra explicación del problema. Muy a menudo, los hijos de madres y padres demasiado autoritarios crecen como infantiles: en familias donde al bebé se le dice constantemente cómo vivir correctamente, pero al mismo tiempo intentan protegerlo de todas las «amenazas» posibles, de todas las preocupaciones y experiencias, una personalidad se desarrolla inadecuada para la existencia independiente. Al crecer, un niño así sigue siendo un «niño tonto» y un «bebé» para sus padres, independientemente de si ya ha cambiado por la primera o la cuarta década.

Señales de que estás frente a un adulto que se niega a crecer

¿Bajo qué criterio puedes entender que frente a ti hay una persona infantil?

Egocentrismo

Para empezar, debe quedar claro que “egoísmo” y “egocentrismo” no son lo mismo. Los egoístas simplemente no se preocupan por las opiniones de los demás, están enfocados en obtener ganancias personales. Los egocéntricos combinan un sentido de su propia importancia con la incapacidad de preocuparse por las experiencias de otras personas. Solo sus problemas y sus sentimientos existen en el mundo. ¿No te recuerda a nada? Así es, así suelen comportarse los niños pequeños.

Publicidad

Pero la falta de empatía desarrollada antes de los doce años no solo es perdonable, sino absolutamente normal: este mecanismo psicológico se forma a lo largo de la infancia. Pero la incapacidad de una persona adulta para distraerse de sí misma y comprender el dolor de los demás no se considera la norma.

Falta de independencia

La separación es un proceso natural. La mayoría de los niños tienden tarde o temprano a separarse de sus padres e iniciar una vida independiente. Pero algunas familias hacen todo lo posible para evitar esto. Por varias razones: alguien tiene miedo a la separación, alguien considera que su descendencia no está preparada para las dificultades.

El resultado es que una persona deja de buscar trabajo, no tiene prisa por casarse y tener hijos propios; está mucho más acostumbrada a depender económicamente de los demás y no preocuparse por nada. La situación no cambia, incluso si ese adulto logra salir del nido de los padres: el cuidado del «niño grande» se convierte simplemente en responsabilidad de la pareja o cónyuge.

Deseo excesivo de juegos

Es poco probable que este punto sorprenda a nadie. No hay nada terrible en los juegos en sí mismos, al contrario: en la infancia son la principal forma de aprender sobre el mundo que nos rodea y un medio de aprendizaje. Los adultos también pueden aprender jugando.

Pero los infantiles se caracterizan por un comportamiento en el que las preocupaciones reales se desvanecen en el fondo y se da preferencia solo al entretenimiento.

Falta de voluntad para tomar decisiones de forma independiente

Una persona madura sabe exigir algo no solo de los demás, sino también de sí mismo. Prioriza y está listo para asumir la responsabilidad de sus acciones. Los niños actúan de otra manera: para ellos, está en el orden de las cosas cuando la decisión la toman los mayores.

Para estas personas, cualquier exigencia de decidir sobre algo y tomar una decisión es una prueba seria que conlleva estrés. Incluso cuando encuentran la fuerza para asumir la responsabilidad de algo, todavía miran involuntariamente a los demás, en busca de ayuda y una pista.

Manipulación

La forma principal en que un niño pequeño obtiene lo que quiere es gritando o llorando en voz alta. Es por eso que la capacidad de construir una comunicación competente y llegar a un compromiso debe inculcarse desde una edad temprana.

En las familias que no han dado a sus hijos las herramientas de la comunicación sucede lo siguiente: al crecer, el hijo o la hija sigue utilizando el método más “primitivo”, pero eficaz. Tal adulto es susceptible y celoso, se caracteriza por el llanto excesivo y siempre está tratando de presionar su lástima; en general, manipula a los demás al máximo.

Irresponsabilidad

Este punto se deriva de todos los anteriores: el infantil no sabe y no quiere cargar con la responsabilidad. Para él, tratar de planificar algo con anticipación es un calvario, porque no es capaz de hacer un plan claro y luchar por una meta. Tales personas viven para hoy, no se preocupan por los demás, ni siquiera por ellos mismos.

El objetivo principal de los «hijos adultos» es encontrar a alguien que los apoye, satisfaga todas las solicitudes y no los cargue con responsabilidades innecesarias.

Publicidad