Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Mujer que sufre ataque de ansiedad

Crisis de ansiedad: cuando nadie entiende qué te sucede

Los ataques de ansiedad suceden de forma silenciosa, muchas veces el único que puede entenderlo y saber lo que vive es quien lo padece, otras veces, es incluso juzgado equivocadamente por amigos y familiares, atribuyendo a sus sensaciones un valor inferior.

Publicidad

En muchos de los casos, la persona incluso ve afectada su vida cotidiana, llegando a estar limitada a la hora de trabajar o salir normalmente.

Diferencias entre ansiedad generalizada y una crisis de ansiedad

¿Cuál es la diferencia entre ansiedad y ataque de pánico o crisis de ansiedad? El ataque de pánico es uno de los posibles trastornos de ansiedad, no el único, pero sí uno de los más frecuentes.

La diferencia sustancial es que el ataque de pánico no es más que un pico de ansiedad que suele durar unos diez minutos en los que se produce un inicio inmediato y una remisión igualmente inmediata de toda una serie de síntomas, que son más o menos una decena.

Para diagnosticar un ataque de pánico no es necesario tenerlos todos, sino experimentar al menos seis de ellos simultáneamente, como taquicardia, sudoración, dificultad para respirar, sensación de confusión, sudoración, hormigueo en las extremidades.

Publicidad

El ataque de pánico es un ataque real, es algo rápido y muy fuerte, llega a su pico máximo y se resuelve en poco tiempo. El trastorno de ansiedad generalizada comparte algunas características como el miedo, la agitación, la aprensión; sin embargo, es una condición muy diferente, ya que generalmente no se caracteriza por picos, sino por una condición constante.

La ansiedad generalizada puede durar todo el día o, en todo caso, durante varias horas consecutivas y traer consigo aprensión, miedo y preocupación. Un pensamiento fijo en la cabeza que lleva a pensar siempre en lo mismo, que obviamente también lleva a que se manifiesten síntomas físicos como los que se mencionan para el ataque de pánico. Estos síntomas pueden ser, por ejemplo: problemas gastrointestinales, un nudo en el estómago o un nudo en la garganta.

La crisis de ansiedad causa más temor en quien lo padece

Las personas que han experimentado la crisis de ansiedad la describen como una experiencia terrible, a menudo repentina e inesperada, al menos la primera vez: es comprensible, por lo tanto, que el miedo a un nuevo ataque se vuelva inmediatamente fuerte y dominante, también debido al círculo vicioso propio de los ataques de pánico, que prevé que los síntomas físicos refuercen los psicológicos y viceversa.

Por lo tanto, es común que una sola crisis de ansiedad desemboque fácilmente en un verdadero trastorno de pánico, más por «miedo al miedo» (mecanismo de ansiedad anticipatoria), que por otra cosa. La persona se encuentra, sin ser consciente de ello, enredada rápidamente en un tremendo mecanismo, que muchas veces lleva consigo la llamada «agorafobia«, o la ansiedad relacionada con estar en lugares o situaciones de las que le sería difícil o vergonzoso moverse, o en los que podría no haber ayuda disponible, en caso de una crisis de pánico inesperada.

Todo ello puede acarrear también consecuencias muy discapacitantes en la vida y el funcionamiento social y laboral de la persona: puede resultar así casi imposible salir solo de casa, viajar en tren, autobús o coche, estar en una multitud o hacer fila, y así sucesivamente, por temor a ser atacado por una nueva crisis de ansiedad.

La evitación de todas las situaciones potencialmente ansiosas (es decir, capaces de desencadenar una crisis de pánico ) se convierte, en consecuencia, en la forma predominante de afrontar el problema y la persona se convierte en esclava de su trastorno, obligando a menudo a todos los familiares y conocidos a no dejarla nunca sola, y acompañarla a todas partes, con la inevitable sensación de frustración que proviene de depender constantemente de los demás y que en muchos casos corre el riesgo de conducir a una depresión secundaria.

Las crisis de ansiedad y el trastorno de pánico relacionado, con o sin agorafobia, pueden tratarse eficazmente con terapia cognitiva conductual, que ha demostrado ser la forma de intervención más eficaz con relativa rapidez.

Publicidad