Mente Asombrosa
Una persona adulta comportándose como un niño ya que padece infantilismo
Inicio » Psicología » Trastornos » Trastornos de la personalidad » Que es el infantilismo y cómo reconocer sus síntomas

Que es el infantilismo y cómo reconocer sus síntomas

El infantilismo (infantilismo psicológico) se asocia típicamente con el comportamiento de un adulto que se asemeja al de un niño o preadolescente. Sin embargo, el infantilismo puede ser una enfermedad y puede estar asociado con la aparición de irregularidades tanto a nivel de desarrollo físico, mental y sexual. A continuación se menciona qué es lo que caracteriza a cada tipo de infantilismo, así como también cuáles son sus causas, síntomas y tratamiento.

El infantilismo es un término que se origina en el latín, proviene de la palabra “infantilis”, que significa “infantil”. Este término se entiende comúnmente como: personas adultas que muestran comportamientos inmaduros o son irresponsables. El infantilismo, sin embargo, es de hecho un concepto mucho más amplio.

Causas del infantilismo

Sin embargo, ¿qué hace que las personas en realidad, cuando crecen y se desarrollan, se vuelvan maduras y otras sostengan aún comportamientos infantiles? Esto sigue sin estar claro hasta el día de hoy. Existen algunas hipótesis sobre los orígenes del infantilismo en los adultos (una de ellas es que las personas que tienen una infancia completamente despreocupada están predispuestas a este problema: los padres hacen todo por ellos, no les dan ninguna responsabilidad y son absolutamente críticos en relación con los niños), sin embargo, una tesis universal que explica la aparición del problema simplemente no existe.

Tipos de infantilismo

Cómo ya se mencionó, el concepto de infantilismo no solamente se atribuye a un comportamiento infantil cuando la persona es adulta, sino que existen diferentes tipos de infantilismo y varias causas.

Infantilismo hipofisario

Actualmente, los médicos rara vez describen esta enfermedad como infantilismo, aunque en el pasado se usaba con bastante frecuencia en este caso. Nos estamos refiriendo aquí al enanismo pituitario.

Esta condición se produce cuando por la presencia del hipopituitarismo (insuficiencia hipofisaria). El resultado de esta afección es una deficiencia de la hormona del crecimiento, pero también otras hormonas, como las gonadotropinas. Este tipo de infantilismo es causante de que el cuerpo del pacientes adquiera un aspecto bastante característico. Tanto las proporciones de la figura como las características faciales de los pacientes son similares a la de los niños.

Un rasgo característico de la enfermedad es también el bajo crecimiento de los pacientes. Sin embargo, existen otros tipos de trastornos: debido a las deficiencias de las gonadotropinas (sustancias que controlan la liberación de hormonas sexuales), en el curso de la enfermedad hay trastornos de la fertilidad (generalmente en forma de infertilidad).

Sin embargo, cuando se habla de infantilismo hipofisario, vale la pena enfatizar un aspecto: así como la enfermedad conduce a trastornos en el desarrollo del cuerpo, no produce un retraso en el desarrollo intelectual o la aparición de algunos trastornos psiquiátricos, ambos aspectos en pacientes con este trastorno corresponden a la norma.

Infantilismo psicologico

Hoy en día el infantilismo está mucho más seguido por psicólogos que por especialistas médicos. A menudo tratan a las personas que son referidas como infantiles por sus familiares.

En los términos más simples, un hombre infantil es aquel que, a pesar de cruzar el umbral, ya sea legal o biológico, en la edad adulta, todavía se comporta como un niño. El infantilismo en este enfoque se manifiesta en el hecho de que un adulto no puede tomar decisiones independientes: como un niño pequeño con desafíos más difíciles, trata de confiar en los miembros de su familia o amigos para relegarle sus responsabilidades.

El hombre infantil no controla completamente su comportamiento: así como una persona madura podrá mantener la atención ante una persona que necesita ayuda, el hombre infantil no podrá prestar atención (puede que ni siquiera se acerque a la persona).

El infantilismo también puede manifestarse de estas formas:

  • Transferir la responsabilidad de sus acciones a otros.
  • Dificultades para controlar sus emociones (por ejemplo, un hombre infantil durante un ataque de ira puede destruir los objetos que lo rodean, independientemente de las consecuencias de sus acciones).
  • La necesidad de ser constantemente el centro de atención.
  • Dificultades para aprender de los errores (una persona infantil puede repetir constantemente el comportamiento anormal, sin obtener absolutamente ningún aprendizaje de sus fracasos anteriores).

El infantilismo puede tratarse como un rasgo de carácter de una persona determinada, pero a veces está relacionada con diversos trastornos de personalidad. A menudo un comportamiento que se puede denominar como infantil, se puede observar en las personas que son narcisistas, quienes aún presentan comportamientos inmaduros o que tienen algún otro trastorno de la personalidad .

Infantilismo sexual

Aunque raramente se menciona, el infantilismo también puede estar asociado con la esfera de las preferencias en la cama. La persona afectada tiene inclinaciones muy particulares, ella rechaza su rol como adulto en una relación amorosa, y elige un papel completamente diferente: ser un niño pequeño.

El infantilismo sexual puede parecer bastante extraño, pero uno debe enfatizar muy claramente aquí: según las investigaciones realizadas hasta ahora, no está relacionado de ninguna manera con la pedofilia.

Infantilismo en una relación

Se espera que un compañero adulto tome decisiones responsables, apoye y ayude a superar las dificultades cotidianas. ¿Es posible crear una relación feliz con un hombre que lucha con el infantilismo? La respuesta es muy evidente.

Es común que una persona infantil elija a una pareja autoritaria, que esté lista para hacerse cargo de todas las responsabilidades y liderar a un adulto “infantil” durante toda su vida. Una relación de este tipo puede ser satisfactoria para ambas partes: un compañero infantil tiene a alguien sobre él que lo guiará, mientras que la otra parte “gobernante” tiene el sentido de poder y dominación necesarios en la relación.

Sin embargo, ¿puede una relación de este tipo ser tratada como sana y funcional No necesariamente. Definitivamente, más a menudo que con el caso descrito anteriormente, puede encontrarse con una situación en la que una persona madura y responsable entra en contacto con el infantilismo de la pareja.

Entonces, definitivamente es más difícil: al igual que durante un tiempo (especialmente en las primeras etapas de la relación), la inmadurez emocional o la dificultad para tomar decisiones por parte de la persona con infantilismo, de alguna manera pueden superarse, pero más tarde, la relación se asentará y los problemas saldrán a la luz.

Tratamiento del infantilismo

¿Se puede tratar el infantilismo? Esta es otra pregunta que no tiene una respuesta clara. En esta caso, todo depende de qué tipo de infantilismo estemos hablando. En el caso del infantilismo hipofisario, que es una enfermedad, su diagnóstico temprano permite minimizar los efectos de la enfermedad; para este propósito, los pacientes pueden recibir un tratamiento con hormonas de crecimiento, por ejemplo.

El infantilismo sexual, al menos hasta el punto en el que los gustos de una persona determinada no interfieran con él o produzcan efectos adversos en su entorno, no necesariamente tienen que someterse a ninguna terapia.

En cuanto al infantilismo en el contexto de la psique, el asunto es probablemente el más difícil aquí. Es posible desarrollar una forma más madura para que el paciente descargue emociones negativas o prestar atención a la necesidad de tomar control de sus propias decisiones y de la vida en general, aunque el proceso que lleva esto a menudo es muy largo.

Los encuentros sistemáticos con un psicólogo pueden ser de gran ayuda para tratar el infantilismo, y la psicoterapia también puede traer resultados beneficiosos. En este caso, tanto la terapia individual como la terapia de pareja son posibles.

Que es el infantilismo y cómo reconocer sus síntomas
3.2999999999999998224 (66.670000000000001705%) 3 voto[s]
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Alba Ruiz Medina

Alba Medina es Psicóloga clínica, especialista en Traumas Psicológicos, Psicoterapia Individual, Psicoterapia Cognitivo Conductual, Duelo y Psicoterapia de Pareja.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse