Mente Asombrosa
Niños en la escuela y los problemas de discalculia
Inicio » Psicología » Trastornos » Discalculia: causas, síntomas y tratamientos posibles

Discalculia: causas, síntomas y tratamientos posibles

La discalculia, en términos generales, es una discapacidad de aprendizaje de por vida relacionada con los números y las habilidades aritméticas. A veces, se confunde con la ansiedad matemática, que tiene una patología diferente, pero que a menudo se presenta de manera similar.

Este artículo trata principalmente de la “discalculia del desarrollo“, que se distingue de la “discalculia adquirida“, ya que esta última es el resultado de un accidente cerebrovascular o lesión cerebral.

Definición de discalculia

Los diagnósticos y las definiciones completas de la discalculia son todavía algo confusos. Aparentemente, el término se usó por primera vez en un anuncio publicado en el New York Times en 1968, pero al investigador checo, Kosc, generalmente se le atribuye haber acuñado “discalculia del desarrollo” en 1974. Lo señaló como “… claramente (distinguible) de otras formas de habilidades matemáticas perturbadas “.

La discalculia se define como la dificultad para adquirir habilidades aritméticas básicas, lo cual no es debido a la falta de inteligencia del paciente o por una enseñanza deficiente. Aproximadamente un 5% de los niños en las escuelas primarias se ven afectados por esta afección en el aprendizaje. La discalculia no mejora sin tratamiento.

Algunas veces llamada ‘dislexia matemática‘, la Asociación Británica de Dislexia caracteriza a la discalculia como la ‘incapacidad para aprender hechos aritméticos básicos, procesar la magnitud numérica y realizar cálculos precisos y fluidos’. La ‘magnitud numérica’ de un objeto es su representación numérica no verbal. La suciedad, por ejemplo, no tiene una magnitud numérica, ya que uno no puede cuantificar “dos polvos”.

Según Schulte-Körne, se clasifica a la discalculia como un “trastorno matemático” o un trastorno del aprendizaje, con deficiencias en cuatro habilidades secundarias: sentido numérico, memorización de hechos aritméticos, cálculo preciso o fluido y razonamiento matemático exacto.

La discalculia no suele asociarse con poca inteligencia. Esto significa que un individuo (niño o adulto) que es inteligente o competente en otras áreas de aprendizaje, realmente lucha con los números, las matemáticas y la aritmética. Además, parece haber una gran superposición con otras discapacidades o deficiencias de aprendizaje, lo que hace que la discalculia sea un trastorno difícil de diagnosticar.

Cómo se clasifican los síntomas de la discalculia

Kosc identificó seis clasificaciones diferentes para el trastorno, donde los estudiantes presentan problemas y dificultades en las siguientes áreas:

  • Discalculia verbal: nombrando cantidades específicas, por ejemplo, ‘tres naranjas’. Las investigaciones posteriores lo llaman falta de sentido numérico o dificultad para comprender la cantidad.
  • Discalculiapractognostica: manipular objetos matemáticamente, por ejemplo, hacer comparaciones para determinar cuál es más pequeño o más grande, más o menos, etc.
  • Discalculia ideológica: comprensión de conceptos matemáticos y aritméticos y relaciones.
  • Discalculialéxica: lectura de símbolos matemáticos, como signos operativos (+, -, <,> etc.) y números.
  • Discalculia gráfica: escritura de símbolos matemáticos como signos operativos (+, -, <,> etc.) y números.
  • Discalculia operacional: realizando cálculos aritméticos y matemáticos.

Aunque estos hallazgos no se verificaron de forma independiente, las clasificaciones de Kosc ofrecen una buena base para comprender los síntomas generales de la discalculia.

Para una mayor aclaración, a continuación se presenta una lista de síntomas y manifestaciones generales o fácilmente observables del trastorno.

Otros síntomas asociados

Según la Asociación Británica de Dislexia (BDA, por sus siglas en inglés), los niños y adultos con discalculia también pueden presentar: [¹]

  • Dificultad para contar hacia atrás;
  • Dificultad para recordar datos matemáticos básicos, incluso después de muchas horas de práctica y / o aprendizaje de memoria;
  • Dificultad para comprender el valor relativo y el papel del cero en el sistema numérico árabe / hindú;
  • Dificultad para determinar si las respuestas son correctas o casi correctas;
  • Lento para realizar cálculos;
  • Dificultad para imaginar una recta numérica mental;
  • Dificultad particular con la resta, con la suma a menudo como la operación por defecto;
  • Gran ansiedad al tratar con las matemáticas;
  • Dificultad para leer o dislexia;
  • Dificultades de atención;
  • Problemas con el dibujo, la visualización y el recuerdo, la comprensión del tiempo y la dirección;
  • Mala coordinación del movimiento (dispraxia).

Es importante tener en cuenta que revertir números no es un síntoma de discalculia. Por lo general, es una etapa de desarrollo normal para los niños, y no es motivo de alarma. Lo mismo ocurre con recordar nombres: ninguna evidencia sugiere que la discalculia esté relacionada con la memoria verbal a largo plazo.

Cuáles son sus causas

La teoría predominante es que la discalculia es un trastorno neurológico. Sin embargo, según la investigadora de discalculia y cognición matemática con sede en Nueva Zelanda, la Dra Anna Wilson, la investigación sobre las causas neurológicas de la discalculia está “apenas en su primera fase“.

Ella afirma que la mayoría de las investigaciones sobre la discalculia hasta la fecha se han hecho en demografías especiales como personas con síndrome de Turner, síndrome alcohólico fetal, o aquellos nacidos con un bajo peso al nacer.

Todos estos niños presentan algún tipo de afección cerebral. Algunas evidencias sugieren que los niños con discalculia, aunque no presentan ningún otro trastorno, muestran la misma actividad cerebral limitada en las áreas frontal y parietal del cerebro.

Estas áreas están generalmente asociadas con la cognición matemática. Wilson sostiene que tanto los factores genéticos como los ambientales, y una interacción de los dos, son posibles causas fundamentales. Ella dice: “La causa para un individuo puede no ser la misma que para otro, y en muchos casos puede no ser obvia“. Claramente, se necesita más investigación.

Nuevas investigaciones

Las investigaciones no son muy completas aún, sin embargo, en la Conferencia Internacional sobre Investigación en Educación Matemática de 2010, se presentaron pruebas que demostraron que la prevalencia de discalculia es de 2% en la población general.

Esto se debe a que las cifras anteriores generalmente incluían “una proporción significativa de alumnos que tienen lo que se conoce mejor como ‘dificultad de aprendizaje“, según el autor. Se necesita una investigación adicional y actualizada.

Cómo tratar la discalculia

No hay tratamiento médico para la discalculia, ni ningún método comprobado con 100% de eficacia. Sin embargo, eso no quiere decir que no se pueda hacer nada para ayudar.

La Dra. Wilson sugiere que, idealmente, los niños con discalculia deben recibir asistencia correctiva o especializada tan pronto como sea posible en su formación escolar. También alienta a los padres y maestros a no dejar de intentar de dar apoyo al niño, incluso ante el aparente fracaso.

“Lo importante es que ni los padres ni los niños se den por vencidos. Los problemas se pueden superar, y vale la pena. Sigue evaluando si crees que el enfoque actual es bueno, y no dudes en probar con otra persona o pedir una segunda opinión “. Como se mencionó anteriormente, todavía no hay un tratamiento seguro.

Organizaciones de apoyo

Understood, una organización con sede en los EE. UU. cuya misión es ayudar a los padres con niños con dificultades de aprendizaje, sugiere técnicas multisensoriales para enseñar matemáticas, usar la vista, la audición, el tacto y el movimiento para comprender mejor qué representan los números y los símbolos. En su sitio, también hacen recomendaciones para el apoyo en clase de los maestros. [²]

La tecnología de asistencia también es popular en las escuelas, con una amplia gama de opciones para elegir. “Understood” ofrece una buena lista de opciones para asistencia con las matemáticas, muchas de ellas no son costosas. Las aplicaciones de enseñanza para dispositivos abundan, pero lo mejor sería una investigación exhaustiva y cautela al adquirirlas. Wilson enumera las siguientes cosas a tener en cuenta al considerar una aplicación de software:

  • No hay milagro ni cura instantánea para la discalculia. No creas en un anuncio que prometa eso.
  • Sospecha de los precios muy altos. No te dejes engañar por la idea de que ‘Caro’ es necesariamente igual a ‘Efectivo’.
  • Sospecha de los “métodos especiales” que parecen tener poco que ver con las matemáticas. “Es un principio psicológico fundamental que cuanto menos específico es el entrenamiento, menos funciona”, dice Wilson.
  • Investiga si el anunciante afirma que la aplicación está ‘basada en investigaciones’ o ‘probada por investigaciones’. Si una base de investigación sólida para estas reclamaciones no está disponible o no se puede encontrar, no lo compres.
  • Sospecha cuando se requiere una gran inversión sin la posibilidad de cancelar o retirarse de la transacción.

La discalculia es un trastorno que afecta gravemente, pero no tiene por qué ser una sentencia de por vida para ninguna persona. La famosa cantante Cher sufre de discalculia, y mira a dónde ha llegado.

Bibliografía:
  1. Bdadyslexia.org.uk. (2017). British Dyslexia Association. [online] Obtenido el 20 de Julio de 2019. Disponible en: [Link]
  2. El equipo de Understood – ¿Qué significa la discalculia? obtenido el 15 de Julio de 2019. Disponible en: [Video]
  3. Kaufmann, L., & von Aster, M. (2012). The diagnosis and management of dyscalculia. Deutsches Arzteblatt international, 109(45), 767–778. doi:10.3238/arztebl.2012.0767
Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse