Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Beneficios del pensamiento positivo

Los beneficios del pensamiento positivo y cómo aplicarlo

Los pensamientos negativos pueden crear arrugas en la frente, pero no resuelven los problemas. Por supuesto, un pensamiento positivo no significa exceso de optimismo e ignorar los problemas, sino enfrentarlos como desafíos, reconocer hasta qué punto podemos resolverlos o influir en ellos y esforzarnos por lograrlo.

Publicidad

Un pensamiento positivo también significa que si fallamos, podemos intentarlo de nuevo o redefinir nuestras metas. La satisfacción moral y las posibilidades de resolución aumentan cuando no nos centramos en lo que no tenemos o lo que es imposible, sino en hacer lo mejor que podemos, con los medios que tenemos.

¿Qué es tener un pensamiento positivo y una actitud positiva?

En primer lugar, es la forma de pensar que tiene una persona. Tener un pensamiento de base que construye nuestra actitud positiva hacia todo el mundo que nos rodea: hacia la vida, hacia las personas y hacia nosotros mismos.

¿Cuáles son los beneficios del pensamiento positivo?

Tener pensamientos positivos
Mente con pensamientos positivos

Estos son algunos de los beneficios que nos pueden aportar los pensamientos positivos:

  • Da vida a más emociones positivas.
  • Da confianza en uno mismo y llena de energía.
  • Te ayuda a alcanzar tus objetivos rápidamente.
  • Proporciona inspiración para motivarse a uno mismo y a los demás.
  • Los problemas desaparecen o son más fáciles de soportar.
  • Creces a los ojos de los demás.
  • La vida te devuelve la sonrisa.

El pensamiento positivo nos ayuda a centrarnos en los aspectos positivos de las personas que nos rodean, mostrar más empatía y comprensión y también resolver los problemas y diferencias de una manera más constructiva.

Publicidad

Además, la «positividad» en nuestra actitud y expresión ciertamente nos hace más agradables y buenos conversadores, compañeros, colegas, amigos, padres. Así más atractivo, sociable y querido en cualquier entorno.

Te puede interesar leer el artículo con frases para tener un pensamiento más positivo.

Las emociones positivas ciertamente no nos otorgan la felicidad eterna, pero están absolutamente conectadas con esos pequeños, pero importantes momentos que dan sentido a nuestras vidas, por ejemplo, el amor que nos embarga cuando abrazamos a nuestro recién nacido, la satisfacción de lograr algo grande en nuestra carrera o simplemente los sentimientos que nos llenan cuando escuchamos nuestra música favorita.

Por otro lado, investigaciones en el campo de la psicología han demostrado que vivir momentos emocionales tan positivos no solo tiene un valor momentáneo, sino que nos ayuda a ampliar el alcance de nuestro pensamiento y acción, desarrollar nuestra creatividad y construir habilidades (físicas, mentales, sociales) que son eternamente valiosos para nuestras vidas.

Acciones que pueden ayudarte a desarrollar el poder del pensamiento positivo

  1. Adquiere el hábito de usar palabras positivas cuando pienses y cuando hables. Utiliza palabras como ‘puedo’, ‘es posible’ en lugar de palabras como ‘es imposible’.
  2. Trata de pasar por alto tus pensamientos negativos: reemplaza los pensamientos negativos con pensamientos positivos constructivos.
  3. En tus conversaciones, emplea palabras que evoquen sentimientos e imágenes de fortaleza, alegría y éxito.
  4. Antes de comenzar a implementar un plan o una acción, visualiza un resultado positivo. Si visualizas con enfoque, te sorprenderás de los resultados.
  5. Lee al menos una página todos los días de un libro que te inspire.
  6. Mira películas que te hagan sentir bien. Minimiza el tiempo que pasas escuchando noticieros y leyendo periódicos.
  7. Rodéate de pensadores positivos.
  8. Involúcrate en actividades físicas, camina o realiza actividades al aire libre. Te hará desarrollar una actitud más positiva.
  9. Haz meditación. Las investigaciones muestran que las personas que meditan a diario desarrollan más emociones positivas que las que no meditan.
  10. Ocúpate de escribir experiencias positivas. Las investigaciones muestran que las personas que registran experiencias positivas tienen un mejor estado de ánimo, menos visitas a los centros de salud y menos enfermedades.

Desarrollar el pensamiento positivo es una práctica diaria, no hay un método mágico para cambiar nuestra forma de ser, pero diariamente podemos mejorar nuestra actitud hacia nuestra propia vida.

Publicidad