Mente Asombrosa
Cómo eliminar los pensamientos negativos
Inicio » Pensamientos » 10 maneras de eliminar pensamientos negativos (y adoptar positivos)

10 maneras de eliminar pensamientos negativos (y adoptar positivos)

¿Tus pensamientos son constantemente negativos? ¿Te das cuenta de que te sientes más deprimido de lo normal? ¿Es difícil para ti pensar en algo positivo? Todos estos son signos de que has dejado que la negatividad se apodere de tu vida.

Publicidad

Pero no todo está perdido. Puedes aprender a expulsar estos pensamientos negativos e invitar a los positivos cambiando ciertos hábitos y comportamientos.

10 maneras de eliminar pensamientos negativos y dejar entrar pensamientos positivos

Los pensamientos que repetimos se vuelven hábitos (también llamado rumiar), si estos hábitos son negativos, nuestras actitudes y visiones hacia el exterior, e incluso hacia nosotros mismos, será muy negativa, aprende cómo modificar estos pensamientos negativos.

1. Busca el lado positivo

Cuando surjan pensamientos negativos en tu cabeza, busca algo positivo dentro de ellos. Puedes lograrlo haciéndote preguntas como:

  • ¿Cuál es el lado positivo de esta situación?
  • ¿Cómo me ayudaría un familiar de confianza o un mejor amigo a superar esto?
  • ¿Hay algo que pueda aprender de esta situación?
  • ¿Cuál es el lado positivo aquí?

Una vez hecho esto, cambia tus pensamientos aún más y busca cosas más positivas en tu vida cotidiana. Por cada pensamiento negativo, encuentra algo bueno que amar del mundo. Puede ser tan pequeño o grande como quieras. Algunos ejemplos incluyen:

Publicidad

  • Una buena noticia
  • Un tipo de comida que te gusta
  • Personas buenas en tu vida
  • Animales lindos o divertidos
  • Una publicación divertida en Internet
  • La felicidad de tus seres queridos

2. Sepárate de los pensamientos negativos

Los pensamientos negativos nunca te definirán. No importa cuán fuertes o poderosos se sientan, su control sobre ti es temporal y no tiene relación con tus verdaderas habilidades.

Aun así, es fácil dejarse llevar por los pensamientos negativos, especialmente cuando sentimos que salen de la nada. Además, empiezas a agregar más pensamientos negativos, y crecen y crecen dentro de tu mente sin ninguna lógica.

En ese momento, esos pensamientos se sienten como parte de ti. Difícilmente puedes separarte de ellos por lo abrumadores que son. Pero en lugar de dejar que te gobiernen, haz lo siguiente.

  • Paso 1: Reconoce estos pensamientos. Reconócelos por lo que son, no los ignores.
  • Paso 2: Observa tus pensamientos como si fuera desde la perspectiva de un extraño. No interactúes con ellos.
  • Paso 3: Trata los pensamientos como un invitado. Tienes todo el derecho de solicitar que se vayan.

Por otro lado, si quieres atraer pensamientos positivos, también puedes tratarlos como invitados, ¡simplemente invítalos a entrar en lugar de echarlos!

3. Determina la causa raíz y elimínala

¿Cuál es la causa raíz de tus pensamientos negativos? Si no sabes de dónde vienen, no podrás frenarlos. En este caso terminarás exponiéndote continuamente a factores desencadenantes de pensamientos negativos sin estar preparado de antemano, incluso cuando es innecesario que te pongas en estas situaciones en primer lugar. Algunas de las causas raíz no específicas más comunes de los pensamientos negativos son:

· Miedo

La ansiedad a menudo puede llenar tu cabeza de negatividad, e incluso puedes convencerte de que todos tus miedos se harán realidad.

· Hábito

Es posible que hayas caído en el hábito del pensamiento negativo que se ha convertido en la norma para ti a lo largo de los meses y los años, lo que dificulta su eliminación.

· Compañía negativa

Si estás cerca de personas tóxicas que no practican el pensamiento positivo, terminarás pensando como ellos.

· Equipaje emocional

Los problemas residuales de tu pasado pueden estar impidiéndote tener mejores patrones de pensamiento.

Algunas causas raíz específicas comunes de los pensamientos negativos son:

  • Medios de comunicación, como revistas, noticias, sitios web, podcasts y más.
  • Disparadores de respuestas de ansiedad, depresión o trauma.
  • Ciertos compañeros, amigos o familiares.

4. Concéntrate en el presente

Pensar en el futuro es importante para poder planificar, pero sobrepensar demasiado en lo que está por venir no te servirá de nada. Después de todo, aunque puedes prepararse para ello y establecer objetivos, definitivamente no puedes saber qué va a suceder en el futuro.

Del mismo modo, pensar en el pasado es importante para la autorreflexión, que tiene efectos positivos en la autoconsciencia y el estado mental. Pero centrarse demasiado en el pasado no tiene sentido, ya que no se puede cambiar lo que ya sucedió.

En cambio, concéntrate en el ahora. Vive tu vida un día a la vez, acepta los desafíos cotidianos y considera el hecho de que lo que haces importa hoy más que lo que has hecho en el pasado, y también es lo que dará forma a tu futuro.

5. Se positivo con los demás

A veces, invitar a pensamientos positivos por tu cuenta puede ser complicado, especialmente cuando la negatividad ha gobernado tu mente durante tanto tiempo. Pero puedes atraerlos a tu vida siendo bueno con las personas que te rodean y fomentando pensamientos positivos en ellos. No se necesita mucho para ser positivo con los demás. Puedes hacer lo siguiente:

  • Trata de ser cortés con todos los que conozcas
  • Se un oyente dispuesto en una conversación
  • Interactúa con otros de una manera entusiasta

Si lo deseas, también puedes ir un poco más allá (aunque sea un poco) y ser aún más compasivo o servicial. Hacer felices a los demás probablemente también te hará feliz a ti:

  • Ofrecerle a alguien una amable sonrisa o saludo
  • Felicitar a alguien por su apariencia, habilidades o cualidades
  • Ayudar a alguien con un favor
  • Darle a alguien algunas palabras de aliento
  • Escuchar y apoyar a alguien que necesite desahogarse
  • Donar a caridad, ya sea en forma de dinero o artículos
  • Ofrecer tu tiempo y esfuerzo a una organización sin fines de lucro en la que creas

6. Habla sobre lo que piensas

Mantener tus pensamientos negativos reprimidos puede causarte mucho dolor. Tal vez pienses que vas bien, pero estos pensamientos eventualmente se extenderán y serán imposibles de controlar. Así que aprende a expresar estos pensamientos antes de que se acumulen sobre ti.

Puedes hablar con un amigo, familiar u otra persona de confianza en tu vida acerca de tus problemas, o incluso buscar ayuda profesional de un terapeuta. Si hablar te resulta difícil al principio, puedes escribir en un diario o hacer arte para expresar la negatividad, pero el objetivo es poder hablar sobre estos problemas eventualmente y expresarlos.

Hablar con otra persona es una excelente manera de escuchar perspectivas alternativas. Incluso si no estás buscando consejos, aún puedes aprender de las personas con las que habla. Esto te permite recibir pensamientos positivos de ellos.

7. Cambia tu lenguaje corporal

El lenguaje corporal juega un papel muy importante en tu pensamiento positivo y perspectiva general. De hecho, algunos estudios recomiendan el uso de tratamientos basados ​​en el movimiento para los trastornos depresivos.

El lenguaje corporal es extremadamente poderoso. Es una excelente herramienta para la comunicación y la empatía, e incluso algunas veces puede hablar más alto de lo que tus mismas palabras pueden. Esta puede ser la razón por la que hasta puede influir en cómo piensas.

Piénsalo. La sonrisa ayuda a reducir el estrés en el cuerpo debido a los músculos específicos que usas cuando sonríes. ¿Es tan descabellado imaginar que tu lenguaje corporal general puede enviar mensajes buenos o malos a su cerebro?

Esencialmente, es posible que puedas dejar de lado los pensamientos negativos mientras invitas a los positivos al cambiar tu lenguaje corporal. Trata de hacer esto:

  • Deja caer tus hombros hacia atrás
  • Calma los músculos de tu cara y relaja tu expresión
  • No cruces las piernas y los brazos a la defensiva
  • Mantén tu boca visible cuando hablas

Esto evita que se active el estrés en el cuerpo y fomenta una postura más relajada y un proceso de pensamiento en general.

8. Practica la gratitud

Una de las mejores maneras de invitar a la positividad mientras se bloquea la negatividad es practicando la gratitud. A veces, todos los pensamientos negativos pueden hacerte olvidar las cosas positivas de la vida.

Los estudios han encontrado que la gratitud en realidad puede aumentar la felicidad y el pensamiento positivo con el tiempo. Una excelente manera de practicar la gratitud es escribir un “diario de gratitud” en el que escribas diariamente cosas por las que estás agradecido.

Incluso en los días en que estás en tus peores momentos, es probable que aún puedas encontrar algo por lo que estar agradecido. Algunas ideas incluyen:

  • Acceso a alimentos y agua limpia
  • Un techo sobre tu cabeza
  • Seres queridos
  • Buena salud
  • Tu trabajo o nivel educativo
  • La capacidad de pagar ciertas facturas

9. Cambia tu forma de hablar sobre ti

Muchos de tus pensamientos negativos pueden ser causados ​​por el hecho de que continúas alentándolos a través del diálogo interno negativo. Puedes decir cosas como:

  • “No creo que pueda hacer eso”.
  • “Ugh, soy un (rasgo negativo)”.
  • “Siempre soy tan malo en eso”.

Si bien parecen inofensivos e incluso pueden interpretarse como bromas, a veces, estas palabras llegan más profundo de lo que pensamos. Si insultas repetidamente a alguien, lentamente aprenderán a creerlo, entonces, ¿por qué sería diferente para ti?

Comienza a usar afirmaciones positivas cuando hables de ti mismo. En lugar de humillarte, elige oraciones neutrales, como:

  • “No sé cómo hacer esto.”
  • “Ese fue un error de mi parte.”
  • “No me siento cómodo haciendo esto”.
  • “Todavía estoy aprendiendo cómo funciona esto”.

También puedes intentar decirte cosas positivas todos los días. Párate frente a un espejo en tu casa y dite estas cosas a ti mismo:

  • “Soy fuerte y capaz”.
  • “Voy a atraer la positividad”.
  • “Estoy haciendo lo mejor que puedo y me llegan cosas buenas”.

Sé amable y gentil contigo mismo. ¡Háblate a ti mismo como lo harías con un amigo muy querido!

10. Haz ejercicio

Hacer ejercicio parece un consejo cliché para dejar salir la negatividad, pero si se dice tanto es porque realmente funciona. Hacer ejercicio y sudar te ayuda a expresar pensamientos negativos fácilmente mientras que también produce hormonas para sentirte bien.

No tiene que ser un entrenamiento completo y complicado. Solo un poco de actividad física durante 20 a 30 minutos puede tener un gran efecto en tus pensamientos. Aquí hay algunos ejemplos de tipos de ejercicios que puedes hacer:

  • Nadar.
  • Danza.
  • Ir a caminar o trotar.
  • Levantar pesas.
  • Hacer yoga.
  • Montar en bicicleta.

Tener pensamientos negativos no es síntoma de un problema psicológico, sin embargo, la terapia puede brindar alternativas para poder tener una visión más amplificada, y menos centrada en lo negativo, lo cual contribuye a formular pensamientos constructivos y positivos sobre nosotros mismos, y sobre nuestro exterior.

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios