Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Sanar el trauma infantil

Lo que nos impide sanar el trauma infantil: 5 obstáculos

No todos tuvieron la suerte de crecer con una madre que los aceptaba y los amaba. Las heridas emocionales de la infancia dejan huella en toda la vida. La autora del libro «La hija no amada» Peg Streep aconseja no esperar cambios en los padres, sino empezar a sanar de nosotros mismos y nos dice qué es lo que nos detiene en este camino.

Publicidad

¿Qué nos obstaculiza para sanar los traumas de la infancia?

«Llevo mucho tiempo viendo a un psicoterapeuta, hablamos mucho de mi mamá, pero no me siento aliviada”, muchas mujeres se vuelven hacia mí con estas palabras. ¿Qué nos impide superar el trauma de la infancia? ¿Por qué su sombra todavía oscurece nuestras vidas? Después de todo, ¿parecemos estar listos para deshacernos del pasado?

Soy escritora, no psicoterapeuta, pero mi experiencia personal me ha llevado a profundizar en el problema del disgusto materno. Durante dos décadas he estado recopilando material, comunicándome con personas que crecieron sin la aceptación y el calor de una madre.

Mis libros están dedicados al problema de las hijas no amadas

Cómo superar los traumas de la infancia

Al trabajar con ellos, me quedó claro algo acerca de por qué, incluso cuando trabajamos con un psicólogo, no siempre somos capaces de superar el trauma infantil. Y estoy feliz de compartir mis observaciones contigo.

1. Esperanza de una varita «mágica»

Los niños que no son amados, incluso en la edad adulta, quieren ser «normales», es decir, les gustaría que su familia respetara los límites de los demás y que su madre fuera amorosa y afectuosa.

Publicidad

Muchos adultos continúan con la esperanza y la búsqueda de una «varita mágica» o intentan lograr un «momento de epifanía», como suele ser el caso en las películas, en un momento la madre se da cuenta de repente del niño maravilloso que realmente tiene.

Pero la vida suele seguir un escenario completamente diferente, y no hay varitas mágicas.

2. Ideas poco realistas sobre la curación

Muchos están descontentos porque el proceso de recuperación y curación es demasiado lento, y se les puede entender. Pero el hecho es que esos patrones de comportamiento conscientes e inconscientes que se convirtieron en una reacción a la aversión de la madre se fijaron durante muchos años.

Romper con estos patrones requiere un esfuerzo constante y lleva mucho tiempo. No se excluyen los «retrocesos» periódicos.

3. Impacto del reforzamiento intermitente

Tiene que ver con la propensión humana al optimismo. Como los experimentos de B.F. Skinner, tendemos a quedarnos donde obtenemos lo que queremos al menos de vez en cuando.

En un experimento, Skinner colocó tres ratas hambrientas en jaulas con palancas. En la primera jaula, cada vez que se presionaba la palanca, la rata recibía regularmente alimento. Tan pronto como la rata se dio cuenta de esto, se dedicó a otras cosas y se olvidó de la palanca hasta que le dio hambre.

En la segunda jaula, presionar la palanca no hizo nada, y cuando la rata aprendió esto, inmediatamente se olvidó de la palanca.

Pero en la tercera jaula, la rata, al presionar la palanca, a veces recibía comida y a veces no (refuerzo intermitente). Como resultado, desarrolló una dependencia real de los tirones de palanca.

El mismo patrón se manifiesta en las personas, tanto en la adicción a las máquinas tragamonedas como en las relaciones. El mecanismo aquí es bastante simple.

Le envías un mensaje a tu madre, esperando recibir un completo silencio o un estallido de indignación como respuesta. Pero ella responde de manera bastante adecuada y, al parecer, incluso afectuosamente. Inmediatamente, te despiertas con la esperanza de que finalmente haya cambiado. Sin darte cuenta, estás atrapado en un lugar. Sí, como esa rata.

4. Culpa y vergüenza

Llamo a esto nuestra configuración estándar, establecida en la infancia. Muchas veces estamos convencidos de que somos responsables del trato que nos dieron nuestros padres, porque en muchos casos eso es lo que nos inculcaron, tratando de justificarse. Esto puede ser una barrera importante para la curación.

5. Dudar de uno mismo

Una de las consecuencias a largo plazo de la falta de amor materno es que el niño no recibe el apoyo necesario a una edad temprana. Una madre amorosa con su actitud le demuestra a su hija que todo está en orden con ella, que es amada, que se merece mucho.

El apoyo de los padres ayuda a un hijo a sobrellevar sus emociones y confiar en sí mismo. Un hijo no amado no entiende todo esto y, a menudo, comienza a dudar de su percepción y pensamiento.

En la edad adulta, estas personas reflexionan sobre cada decisión durante mucho tiempo, temiendo en el fondo que realmente son lo que su madre o padre imaginó que eran: no lo suficientemente inteligentes y capaces, indignas de amor, incapaces de tomar decisiones por sí mismos. Es difícil progresar cuando una parte de ti sospecha que estás inventando cosas, y el problema no es realmente con tus padres, es contigo.

La curación requerirá mucho trabajo, y es importante reconocer los obstáculos que pueden estar en su camino, especialmente si los crea tú mismo.

Publicidad