Mente Asombrosa
Infidelidad y homicidio en el crimen pasional
Inicio » Psicología Laboral » Infidelidad y homicidio – ¿Todavía se justifica el crimen pasional?

Infidelidad y homicidio – ¿Todavía se justifica el crimen pasional?

Infidelidad y homicidio parecieran ser una dupla aceptable y lógica. La realidad es que se trata de un crimen y, por ende, el asesino debe ser castigado.

Infidelidad y homicidio (o asesinato) son dos términos que han estado muy ligados a lo largo de la historia. Y a pesar de que la vida es sagrada y no matar es uno de los diez mandamientos, pareciera que el crimen pasional está perfectamente justificado. En especial, cuando es el hombre quien consigue a su pareja con otro. Puesto que, el caso contrario ha sido poco documentado. La realidad es que se trata de violencia de género y como tal, debe ser punible.

Publicidad

Por crimen pasional se entiende que, en el momento, el perpetrador se encontraba sometido a emociones violentas. Es decir, que su conciencia y autocontrol se hallaban alterados por celos, rabia, desengaño o frustración y, por tanto, no hubo premeditación. El concepto es originario de Francia, aunque el acto como tal ha existido siempre en casi todas las culturas. En los Estados Unidos, los abogados defensores alegan enajenación mental temporal o que hubo provocación.

Ahora, es importante mencionar la contradicción existente en este asunto. Se supone que tales asesinatos se cometen en nombre del amor. Pero, esta es una virtud que inspira los más bellos sentimientos, entonces ¿cómo puede mover a quitar la vida de otro ser humano? Y si, el hombre que descubre que su mujer ha caído en el adulterio, se preguntara: ¿Qué hice yo para provocar esta situación? Porque es poco probable que una mujer satisfecha en su hogar se deje seducir por otro hombre.       

¿Cuál es el trasfondo cultural del crimen pasional?

Un momento, no se trata de que engañar a la pareja porque esta ha sido descuidada, fría o indiferente sea correcto. De ninguna manera, la infidelidad es un mal que de ninguna manera resuelve el error que lo provocó. Buscarse un amorío, a causa de la insatisfacción sexual que se ha experimentado en el matrimonio, es inaceptable. Pero, sin duda, matar a la adúltera y/o a su nuevo amor no soluciona ningún problema ni puede, de ningún modo estar justificado. 

Pareciera que perder la cabeza en nombre del amor fuera algo inculcado en nosotros desde la niñez. A este noble sentimiento se lo ha calificado de locura y, por ende, justifica y hasta impulsa conductas poco éticas. Cuando se es joven, que un muchacho se vaya a los puños con otro por defender a una chica está bien visto. E incluso se toma como una verdadera demostración de devoción, sentido del deber y del compromiso. La muchacha que motivó la acción se vanagloriará del hecho y este incluso provocará envidia en sus compañeras.

Publicidad

Todos, de alguna forma, hemos crecido con la idea equívoca de que si el amor no genera celos patológicos y violentos entonces no es real. Esto ha llevado a los hombres a aceptar en sus mentes, que el crimen pasional es una defensa de su hombría. ¡No, de ninguna manera! El más sublime de los sentimientos humanos, el que lleva a una persona a dar la vida por otra, no puede al mismo tiempo justificar el asesinato. En todo esto ha habido, indudablemente mucha desinformación y malos entendidos.      

Infidelidad y homicidio en México

El amor es algo grande. Y no puede ser la justificación para que, en 10 estados de la nación mexicana se reduzca el castigo al mínimo cuando el homicidio se da a causa de un arrebato pasional. E inclusive durante riñas y refriegas domésticas que acaban con la muerte de la mujer. Esto es un feminicidio y el culpable debería ser castigado con severidad. En regiones como Campeche, Yucatán y Jalisco, la pena máxima en estos casos no supera los 12 años de prisión para el infractor.

Los legisladores tendrían que prestar atención al mensaje que están enviando a la sociedad: ¿Si el crimen es por razones de honor, entonces está justificado? En Jalisco, por ejemplo, el castigo por otros tipos de asesinatos puede extenderse hasta por 40 años. El robo de vehículos estacionados en la vía pública amerita una sanción de 11 años de cárcel. Entonces, ¿la muerte de un ser humano es igual de importante que el hurto de un automóvil? Ese es el tipo de análisis que hay que hacer en esta situación.

Por último, infidelidad y homicidio no pueden estar irrevocablemente unidos. Un hombre que consigue a su pareja con otro tiene derecho a un divorcio expedito, pero no a un crimen pasional. La razón tiene que privar sobre las emociones y aunque el disgusto sea mayúsculo, no es correcto caer en la irracionalidad. ¿Le preocupa que su esposa lo engañe? Pregúntese hasta qué punto es responsable y que puede hacer para que ella vuelva a preferirlo por encima de cualquier otra persona. Si siente que la lectura le ha hecho reflexionar, un psicólogo podrá ayudarle con el manejo adecuado e inteligente de sus sentimientos. 

Bibliografía:
  1. Smith, S. G., Fowler, K. A., & Niolon, P. H. (2014). Intimate partner homicide and corollary victims in 16 states: National Violent Death Reporting System, 2003-2009. American journal of public health104(3), 461–466. https://doi.org/10.2105/AJPH.2013.301582 [Enlace]
  2. Dahlberg LL, Ikeda RM, Kresnow MJ. Guns in the home and risk of a violent death in the home: findings from a national study. Am J Epidemiol. 2004;160(10):929–936. [PubMed]
  3. Madkour, A. S., Martin, S. L., Halpern, C. T., & Schoenbach, V. J. (2010). Area disadvantage and intimate partner homicide: an ecological analysis of North Carolina counties, 2004-2006. Violence and victims, 25(3), 363–377. https://doi.org/10.1891/0886-6708.25.3.363

Publicidad

Aarón J. Espinoza

Aarón J. Espinoza

El Licenciado Aarón J. Espinoza es Psicólogo Clínico.
EMDR Practitioner del EMDRIA de New York y
Coordinador Nacional de Apoyo Psíco Social de la Cruz Roja Venezolana.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Nos gustaría saber qué piensas, deja tu comentario.x
()
x