Mente Asombrosa
Infidelidad marital y los problemas en la familia
Inicio » Pareja » Infidelidad marital recurrente – ¿Psicopatología o desamor?

Infidelidad marital recurrente – ¿Psicopatología o desamor?

La infidelidad marital recurrente puede estar destruyendo su relación de pareja. Aprenda aquí cuáles son sus causas y como resolver el problema.

La infidelidad marital recurrente está presente en muchos hogares occidentales hoy en día; a pesar de ser la monogamia el modelo oficial. De hecho, este drama se ha explotado en nuestra cultura hasta el cansancio. Así lo encontramos siempre en las novelas, con independencia del medio de transmisión: cine, radio, televisión, revistas, libros, etc. Y es que la gente se siente atraída hacia el tema, aunque nadie desee vivirlo en carne propia. Pero, ¿cuál es la razón que la origina? 

Publicidad

Por recurrente nos referimos a aquellos metódicamente infieles; no a quienes han cometido algún desliz. De los primeros veremos su perfil psicológico y también sus patrones de conducta. Todo con el propósito de entender si se trata de una psicopatología. Este término corresponde a aquella área de la salud que se ocupa de los trastornos mentales y de los patrones de conducta antisocial. Es decir, variaciones en el comportamiento que no se corresponden con el proceso de maduración de la persona.

¿La infidelidad como un problema de apego?

Los individuos infieles están acostumbrados a mantener relaciones interpersonales que violan las normas fundamentales de existencia de la pareja. Sus relaciones presentan unos límites difusos. Y esto es debido, principalmente, a su forma insegura de manejar el apego. Veamos que el mismo puede manifestarse de tres formas diferentes:

  • Apego ansioso. Se observa en adultos ultra sensibles al rechazo, que carecen de autocontrol y se sienten insatisfechos. Así, buscan de manera continua la aprobación. Son muy celosos, lo que muestra una autoestima frágil y un gran complejo de inferioridad. 
  • Apego evitativo. Es característico de personas que se mantienen frías y distantes, entablan relaciones superficiales y no dan valor a sus manifestaciones emocionales. Muestran elevados niveles de hostilidad hacia su pareja, con quienes también se muestran agresivos.
  • Apego desorganizado. Son individuos que establecen relaciones inseguras y carentes de convicción. Su conducta usualmente es caótica e impredecible. Además, de que no son comprensivos con sus parejas y por ende, duran poco con ellas. Se asocia con el desamor.

Factores que conducen a la infidelidad marital recurrente

De acuerdo a la Teoría del Apego formulada por John Bowlby (1907-1990), no es fácil desarrollar el perfil psicológico del individuo infiel. Se trata de un patrón complejo que incluye una gran cantidad de factores. Entre ellos:

  • Riesgo. Quienes aman el riesgo y poseen espíritu aventurero, tienden a ser más infieles que los temerosos. Puesto que se trata de una situación altamente “adrenalizante”. Se cree que la genética también hace su aporte a los comportamientos arriesgados.
  • Poder. Es una característica siempre presente en estos casos. Los individuos que ocupan una posición de poder, son increíblemente propensos a la infidelidad recurrente. La razón es que suelen tener una elevada autoestima y gozan de confianza en sí mismos. Su forma de hacer contacto visual, pararse y hablar los hace más asertivos a la hora de la conquista. 
  • Deseo sexual. La libido, otro componente genético, que varía entre las personas de manera apreciable. Hay individuos con apetitos sexuales desmedidos y si no son satisfechos en casa, tenderán a saciarlos fuera de ella. Siempre y cuando no exista una barrera de origen moral o religioso que los contenga. En los hombres este impulso suele ser muy fuerte por lo que, llevan la batuta en lo que a infidelidad no afectiva se refiere.

El nivel económico también pudiera ser un factor a considerar. Esto es debido a que las personas de más alto poder adquisitivo, en parte, emplean el dinero para hacerse a sí mismas más atractivas. La seducción puede manifestarse como apariencia externa; pero, también incluye habilidades sociales. Por eso, los individuos más educados y con carreras profesionales más exitosas tienden a anotarse más triunfos en sus relaciones extramaritales. 

Publicidad

¿Un problema sin solución?

Desde pequeños hemos sido enseñados a valorar el matrimonio como un nexo sagrado que dura para siempre. Sin embargo, hay personas que ven el amor como una actividad lúdica cuyo propósito es aprovecharse del otro. Estas manipulan, hacen chantaje emocional y violan los acuerdos legales establecidos cada vez que pueden. Se trata de individuos con psicopatologías, para quienes el engaño es solo un modo de controlar a su pareja formal.

Pero, por suerte, hay maneras de abordar estos problemas y solventarlos. Por un lado, la terapia psicológica debe ser aplicada al que es recurrentemente infiel. La idea es encontrar esos mecanismos que disparan tal conducta y buscar formas menos riesgosas de satisfacción. Después de todo, con tantas enfermedades de transmisión sexual en el ambiente, tener una pareja diferente en la cama cada día, es una ruleta rusa. Sin pesar, en el desmedro emocional y económico.

Por otro lado, también se trata a la pareja. Porque esta pudiera estar influyendo para que la situación aparezca. Si ambos desean continuar juntos, entonces deben resolver el problema. E incluso, si optan por separarse, ambos van a necesitar ayuda para sanar sus heridas y cambiar de actitud. ¿Está sufriendo por causa de la infidelidad marital recurrente? Es hora de acudir a un profesional que le ayude a entender las causas y a salir adelante.

Publicidad

Aarón J. Espinoza

Aarón J. Espinoza

El Licenciado Aarón J. Espinoza es Psicólogo Clínico.
EMDR Practitioner del EMDRIA de New York y
Coordinador Nacional de Apoyo Psíco Social de la Cruz Roja Venezolana.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios