Mente Asombrosa
Persona que padece celos patológicos
Inicio » Pareja » Celos patológicos – ¿Cuándo es necesario pedir ayuda?

Celos patológicos – ¿Cuándo es necesario pedir ayuda?

Los celos son comunes en las parejas, y los celos saludables pueden incluso ayudar a mantener la relación “viva” y son parte del autodescubrimiento. Por otro lado, cuando los celos son patológicos, se convierten en un trasfondo constante en la vida de la pareja, socavando su estabilidad.

De hecho, si bien los celos saludables tienden a desaparecer espontáneamente en ausencia de evidencia real de infidelidad, los celos obsesivos se ven alimentados, muchas veces, por la pareja que intenta ponerle fin a esta situación.

Características de los celos patológicos

A continuación se mencionan algunas de las características que forman parte de los celos patológicos (u obsesivos):

Lo que digas puede ser usado en tu contra

Sucede que cualquier circunstancia puede provocar preocupaciones en la pareja celosa, esta última se convierte en una especie de detective en la búsqueda constante de evidencia que justifique su desconfianza crónica. El compañero celoso está constantemente ansioso y tiende a interpretar cada vacilación, mirada y tranquilidad del “compañero sospechoso” como prueba de que algo está mal, de que lo está traicionando.

“Cuando me dijo que estaba saliendo con sus amigos, ¿lo dijo de manera muy seria, no esconderá algo?” Otra forma de sospecha es la siguiente: “cuando me dijo que salía con sus amigos sonrió, no había razón para sonreír, seguramente es porque estaba mintiendo”.

Los controles constantes establecidos por el compañero celoso les parecen la única forma de calmar su ansiedad, pero solo alimentan sus preocupaciones haciéndolas más fuertes. Los controles que realiza el celoso patológico pueden cubrir todo, desde la ropa que usa el compañero, hasta sus expresiones, el teléfono, el perfil de sus redes sociales, la dirección de su mirada, el tono de sus palabras. La pareja que es la “sospechosa” se siente constantemente bajo una lupa, sometido a interrogatorios en los que no puede convencer al otro de su inocencia.

Me traicionaste cuando aún no me conocías

A menudo, la persona celosa de una manera patológica se encuentra también comprobando el pasado de la pareja. El celoso o celosa insiste en largos interrogatorios al compañero sobre las relaciones pasadas, también en este caso las reacciones del compañero serán utilizadas como evidencia de su mala fe. “Se enoja porque se preocupa más por su expareja que por mí” “No quiere hablar de eso porque no quiere revelar que todavía se preocupa por su expareja”.

Evitar que su pareja conozca nueva gente

La persona celosa patológica puede pedirle a su pareja que evite una variedad de situaciones que desencadenan sus preocupaciones. Por lo tanto, la pareja puede participar en toda una serie de evitaciones, desde ir a una fiesta, ir a lugares concurridos, hasta recibir a un trabajador en casa que tiene que hacer algo de trabajo. Estas y otras situaciones podrían activar las ansiedades relacionadas con los celos patológicos y, por lo tanto, llevar a la persona que lo padece a intentos (o solicitudes de la pareja) para evitar dichos eventos o situaciones.

¿La mente celosa, amigable o enemiga?

A veces, la persona que tiene celos patológicos da razón a sus preocupaciones e incluso se enoja con aquellos que no les dan suficiente peso. En otras ocasiones, sin embargo, se da cuenta de cómo estas preocupaciones están teniendo un efecto nocivo sobre su salud y la de la pareja.

De tanto en tanto, la parte celosa de la mente puede considerarse un aliado o un problema. El mayor temor que el celoso no puede soportar, en general, no es en sí mismo ser traicionado, más bien es la posibilidad de ser traicionado sin su conocimiento. Esta posibilidad no le da paz. La persona celosa, paradójicamente, piensa que si encuentra los signos de una traición se sentiría mejor, finalmente podría terminar con la ansiedad que lo aflige.

¿Por qué sufro de celos patológicos?

Las causas de un problema psicológico pueden estar vinculadas a factores complejos que incluyen componentes genéticos y ambientales. Ciertamente, vivir en contextos en los que se ha experimentado una relación inestable (por ejemplo, entre los padres) puede alimentar una actitud ansiosa hacia la relación actual. Puedes consultar este artículo para saber si sufres celos enfermizos.

¿Qué tratamiento para los celos patológicos existen?

La psicoterapia cognitivo-conductual y la terapia de esquema pueden ser útiles para el tratamiento de los celos patológicos. También puede ser útil alternar sesiones individuales con la persona que padece los celos y las reuniones de pareja. Aunque quien padece los celos patológicos es el origen de los problemas, la terapia con ambos puede ser beneficiosa para conseguir mejores resultados, al hacer que el afectado se comprometa a seguir un plan de cambios para conseguir el bienestar emocional propio y el de su pareja.

Bibliografía
  1. Pathological Jealousy: An Interactive Condition. Mary V. Seeman  View further author information Pages 379-388 | Published online: 20 Dec 2016 https://doi.org/10.1080/00332747.2016.1175838 [link]
  2. Singh, S. K., Bhandari, S. S., & Singh, P. K. (2017). Phenomenology and predisposing factors of morbid jealousy in a psychiatric outdoor: a cross-sectional, descriptive study. Open journal of psychiatry & allied sciences, 8(2), 129–135. doi:10.5958/2394-2061.2017.00008.8. [Link]
Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse