Mente Asombrosa
Trauma colectivo por pandemia
Inicio » Psicología » Investigaciones » El trauma colectivo y estrés después de los desastres o pandemias

El trauma colectivo y estrés después de los desastres o pandemias

La Asociación para la Ciencia Psicológica ha puesto a disposición del público su investigación en revistas relacionadas con traumas y desastres, sobre todo relacionado con el trauma colectivo actual. Esto aumenta los artículos de revistas relacionados con epidemias, que ya están disponibles gratuitamente para el público. Se espera que estos recursos ayuden a la comprensión pública del impacto del COVID-19.

Publicidad

¿Cómo afecta la exposición a los medios al trauma colectivo?

Para evaluar la manera en que la exposición a la cobertura mediática del trauma colectivo contribuye a la angustia, un equipo de investigadores encuestó a un grupo de estadounidenses 2 a 4 semanas después de los atentados del maratón de Boston y nuevamente 6 meses después. [¹]

En la primera evaluación, los encuestados completaron una medida de los síntomas de estrés agudo (EA). También informaron la cantidad de tiempo que dedicaron a la cobertura de este evento catastrófico de diferentes medios de comunicación y si el contenido de las imágenes de los medios era gráfico (sangriento) o no gráfico (caótico, no sangriento).

Seis meses después, los encuestados informaron síntomas de estrés postraumático, expresaron su temor al terrorismo e informaron la frecuencia con que su salud física y emocional interfirió con su funcionamiento social y laboral en la semana anterior (es decir, deterioro funcional).

Los encuestados que informaron una mayor exposición a imágenes gráficas presentaron más síntomas de EA semanas después del atentado, e informaron un aumento del EPT, miedo al terrorismo futuro y deterioro funcional 6 meses después.

Publicidad

Tanto la cantidad de exposición a los medios como el contenido gráfico de la exposición se asociaron indirectamente con un deterioro funcional a través del aumento de AS, EPT y miedo al terrorismo. Estos hallazgos sugieren que la angustia relacionada con los medios puede persistir durante meses, con consecuencias potencialmente negativas.

Dada la prevalencia y la amplia cobertura mediática de los eventos de violencia masiva, los investigadores sugieren que estos hallazgos pueden ayudar a los medios de comunicación a tomar decisiones informadas sobre qué contenido compartir después de los traumas colectivos.

El valor de las intervenciones de manejo del estrés para las condiciones médicas que amenazan la vida

El estrés emocional se ha asociado con el desarrollo y la progresión de varias afecciones médicas crónicas. Esta revisión resume el valor de las técnicas de manejo del estrés en el tratamiento de dos afecciones importantes que amenazan la vida: la enfermedad coronaria y el cáncer. [²]

Los resultados de ensayos clínicos aleatorizados indican que las intervenciones psicológicas para ayudar a controlar el estrés pueden mejorar el funcionamiento psicológico y la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, existe evidencia limitada que sugiere que estas intervenciones reducen significativamente la morbilidad y la mortalidad.

¿Los videojuegos los recuerdos intrusivos traumáticos?

Jugar en la computadora reduce los recuerdos intrusivos del trauma experimental a través de mecanismos de actualización y reconsolidación

¿Podría ser que jugar juegos de computadora ayude a reducir los recuerdos intrusivos traumáticos? Los participantes de este estudio vieron una película que contenía material traumático y luego registraron la cantidad de pensamientos intrusivos relacionados con la película que experimentaron en las 24 horas posteriores a verla. [³]

La memoria de un evento traumático se consolida en cuestión de horas. Los recuerdos intrusivos pueden volver a aparecer repetidamente en el ojo de la mente y causar angustia.

Después, los participantes regresaron al laboratorio y fueron asignados a uno de los cuatro grupos. Los primeros dos grupos completaron solamente una tarea de reactivación de memoria o la tarea seguida por un juego de Tetris.

Los segundos dos grupos completaron el juego Tetris por si solo o ni la tarea de reactivación de memoria ni el juego Tetris. Solo el grupo que realizó la reactivación además del Tetris experimentó significativamente menos recuerdos intrusivos en los 7 días posteriores a la segunda sesión de laboratorio.

El transcurso del trastorno de adaptación después de la pérdida involuntaria de empleo y sus predictores de cambio latente

Los eventos fuertes en la vida pueden conducir a síntomas emocionales y de comportamiento que reflejan el trastorno de adaptación. Este trastorno tiene diferentes niveles de severidad, y generalmente se resuelve dentro de los 6 meses posteriores al evento. Para identificar el curso natural del trastorno, los autores evaluaron a participantes que habían perdido sus trabajos. [4]

La primera evaluación ocurrió hasta 9 meses después de la pérdida del trabajo, y la segunda ocurrió 6 meses después. Los participantes respondieron una entrevista clínica estructurada y varios cuestionarios. Los autores identificaron tres grupos que reflejan la gravedad de los síntomas baja, media y alta.

Los grupos con gravedad de síntomas baja y media mostraron una disminución en la gravedad de los síntomas después de 6 meses. Pero el grupo con gravedad alta de los síntomas mostró un aumento en la gravedad de estos después de 6 meses.

El género femenino, la edad avanzada, menor apoyo social, y el deterioro del funcionamiento social se asociaron con una alta gravedad de los síntomas. Estos resultados muestran que algunas personas tienen un mayor riesgo de trastorno de adaptación y se enfrentarán a síntomas más graves.

Por lo tanto, aplicar medidas de prevención dirigidas a personas con alto riesgo podría ser de mucha ayuda.

Diferencias culturales en el impacto del apoyo social durante las respuestas al estrés psicológico y biológico

Se cree que el apoyo social es un recurso universalmente valioso para combatir el estrés, pero los asiáticos y los asiáticoamericanos informan que el apoyo social no es útil para ellos, se resisten a buscarlo y están subrepresentados entre los receptores de servicios de apoyo. Estudios recientes sobre cultura y apoyo social indican que, en comparación con los europeos estadounidenses, los asiáticos y los asiáticoamericanos están menos dispuestos a buscar apoyo social explícito para lidiar con sus eventos estresantes y se benefician menos del apoyo social

Los investigadores distinguen entre el apoyo social explícito (buscar y usar consejos y consuelo emocional) y el apoyo social implícito (enfocarse en grupos sociales valorados). [5]

Los asiáticos y los asiáticoamericanos parecen beneficiarse más psicológica y biológicamente del apoyo social implícito que del apoyo social explícito, mientras que los europeos parecen beneficiarse más del apoyo social explícito que implícito.

Estos hallazgos indican que existen diferencias culturales en la interpretación de las relaciones, que tienen implicaciones para el apoyo social y la prestación de servicios de apoyo.

¿Pueden las personas beneficiarse del estrés agudo? Apoyo social y resiliencia después de los tiroteos en el campus de Virginia Tech

Se cree que las respuestas de las personas al estrés agudo comprenden cuatro patrones prototípicos de resiliencia, recuperación gradual, angustia crónica y angustia tardía.

¿Pueden las personas experimentar una mejora psicológica después de la exposición a un trauma? En este estudio participaron estudiantes de Virginia Tech que habían completado evaluaciones de ansiedad, depresión y apoyo social como parte de un estudio de victimización sexual. [6]

Fueron evaluados después de los tiroteos en el campus de Virginia Tech por depresión, ansiedad, apoyo social y exposición al evento. La modelización reveló que este grupo tenía cuatro respuestas al tiroteo: resiliencia, angustia retrasada, angustia continua y mejora psicológica.

La mejora después del trauma se asoció con un mayor apoyo social y recursos interpersonales, lo que indica que el trauma a veces puede promover la adaptación. 

¿La intervención psicológica temprana promueve una recuperación al estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) se caracteriza por volver a experimentar síntomas (p. Ej., Recuerdos intrusivos de un trauma, pesadillas), entumecimiento emocional, evitar situaciones que recuerden el trauma e hiperactivación (p. Ej., Sobresalto exagerado, dificultad para dormir).

La vulnerabilidad de las personas de desarrollar TEPT a raíz de un trauma varía ampliamente, y ​​la gran mayoría de los sobrevivientes de trauma se recuperan de las reacciones iniciales posteriores al trauma sin ayuda profesional.

En consecuencia, la eficacia de las intervenciones diseñadas para mitigar el estrés agudo y prevenir la psicopatología a largo plazo debe evaluarse frente a los efectos de la recuperación natural.

El dolor como pegamento social: el dolor compartido aumenta la cooperación y la unión

¿Pueden las experiencias compartidas de dolor ayudar a unir grupos? Pequeños grupos de participantes completaron tareas que indujeron dolor (sumergir las manos en agua helada, realizar una sentadilla vertical en la pared) o tareas similares que no indujeron dolor (sumergir las manos en agua a temperatura ambiente, mantener el equilibrio durante 60 segundos). [7]

Los participantes en el grupo con dolor informaron sentirse más unidos a los otros miembros del grupo que los participantes en el grupo sin dolor. Los estudios de seguimiento indicaron que las experiencias de dolor también aumentaron el comportamiento cooperativo entre los miembros del grupo.

Los autores plantean la hipótesis de que el dolor aumenta no solo la importancia del evento experimentado, sino también la importancia de las otras personas que comparten el evento, lo que promueve la unión, la solidaridad y la cooperación entre los miembros del grupo.

Sopesar los costos de los desastres: consecuencias, riesgos y la resistencia en individuos, familias y comunidades

Una revisión de estudios sobre las consecuencias psicológicas de los desastres, indica que, las personas en regiones remotas a un desastre, pueden experimentar angustia temporal, pero hay mucha mayor probabilidad de incidencia de psicopatología solo entre las poblaciones con vulnerabilidades preexistentes (por ejemplo, trauma previo o enfermedad psiquiátrica) o exposición remota real (por ejemplo, pérdida de un ser querido en el desastre). [8]

Además de los resultados psicológicos negativos, los resultados del desastre incluyen la resiliencia psicológica. A menudo, más de la mitad de las personas expuestas solo experimentan angustia transitoria y mantienen una salud o resiliencia estables. Este patrón de resultados puede confirmar el éxito que tienen las intervenciones.

La investigación disponible sugiere que las intervenciones psicológicas tienen más probabilidades de ser efectivas durante los períodos de recuperación a corto y largo plazo (1 mes a varios años después del desastre), especialmente cuando se usan en combinación con alguna forma de detección de individuos en riesgo.

Dichas intervenciones también deben enfocarse en el mantenimiento y la mejora de los recursos tangibles, informativos y de apoyo socioemocional en toda la comunidad afectada.

Bibliografía:
  1. Holman, E. A., Garfin, D. R., Lubens, P., & Silver, R. C. (2020). Media Exposure to Collective Trauma, Mental Health, and Functioning: Does It Matter What You See? Clinical Psychological Science, 8(1), 111–124. https://doi.org/10.1177/2167702619858300
  2. Claar, R. L., & Blumenthal, J. A. (2003). The Value of Stress-Management Interventions in Life-Threatening Medical Conditions. Current Directions in Psychological Science, 12(4), 133–137. https://doi.org/10.1111/1467-8721.01248
  3. James, E. L., Bonsall, M. B., Hoppitt, L., Tunbridge, E. M., Geddes, J. R., Milton, A. L., & Holmes, E. A. (2015). Computer Game Play Reduces Intrusive Memories of Experimental Trauma via Reconsolidation-Update Mechanisms. Psychological Science, 26(8), 1201–1215. https://doi.org/10.1177/0956797615583071
  4. Lorenz, L., Perkonigg, A., & Maercker, A. (2018). The Course of Adjustment Disorder Following Involuntary Job Loss and Its Predictors of Latent Change. Clinical Psychological Science, 6(5), 647–657. https://doi.org/10.1177/2167702618766290
  5. Taylor, S. E., Welch, W. T., Kim, H. S., & Sherman, D. K. (2007). Cultural Differences in the Impact of Social Support on Psychological and Biological Stress Responses. Psychological Science, 18(9), 831–837. https://doi.org/10.1111/j.1467-9280.2007.01987.x
  6. Mancini, A. D., Littleton, H. L., & Grills, A. E. (2016). Can People Benefit From Acute Stress? Social Support, Psychological Improvement, and Resilience After the Virginia Tech Campus Shootings. Clinical Psychological Science, 4(3), 401–417. https://doi.org/10.1177/2167702615601001
  7. Bastian, B., Jetten, J., & Ferris, L. J. (2014). Pain as Social Glue: Shared Pain Increases Cooperation. Psychological Science, 25(11), 2079–2085. https://doi.org/10.1177/0956797614545886
  8. Bonanno, G. A., Brewin, C. R., Kaniasty, K., & Greca, A. M. L. (2010). Weighing the Costs of Disaster: Consequences, Risks, and Resilience in Individuals, Families, and Communities. Psychological Science in the Public Interest, 11(1), 1–49. https://doi.org/10.1177/1529100610387086

Publicidad

Mente Asombrosa

Mente Asombrosa

Equipo de Redacción. Mente Asombrosa ofrece artículos informativos sobre temas relacionados con la psicología y el bienestar emocional.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios