Mente Asombrosa
Cosplay y el trasfondo psicológico de este fenómeno en constante aumento
Inicio » Psicología » Cosplay: ¿fenómeno de aislamiento o integración?

Cosplay: ¿fenómeno de aislamiento o integración?

En los últimos años, se ha dado esta nueva tendencia entre los llamados “Millennials” y las nuevas generaciones, una práctica que se está extendiendo por el mundo y que tiene millones y millones de seguidores. Pero qué es realmente el cosplay y por qué tiene una gran influencia en las generaciones recientes.

Publicidad

Cosplay es un término formado por la fusión de dos palabras en inglés que son “costume” que se puede traducir como disfraz y “play” que se traduce como juego o interpretación.

Este término indica una práctica, común y muy popular hoy en día, que consiste en crear y usar un disfraz que representa un personaje que pertenece a una cultura específica, típicamente originado del género y el mundo de fantasía. Muchos jóvenes hoy en día resultan muy atraídos por este fenómeno social.

Origen del término “cosplay”

El nacimiento de este fenómeno se remonta a los años 80, y fue enfatizado por la cultura japonesa, de hecho, los primeros cosplayers (un término que usaremos para indicar a los partícipes de esta cultura) fueron inspirados principalmente por personajes del mundo del manga y el anime, y el mundo de los cómics y la animación, que nacieron y se difundieron inicialmente en las tierras del sol naciente.

La práctica del cosplay se usa principalmente en contextos de convenciones o reuniones que tienen el mundo de la fantasía como tema principal y están dirigidas a un público objetivo de diferentes edades, desde preadolescentes hasta adultos jóvenes.

Publicidad

Una agrupación de estas personas recibe el nombre de “fandom”, que es una comunidad de fanáticos que comparten un pasatiempo en común, un género cinematográfico o literario, un autor o una moda.

La construcción del disfraz del personaje es una práctica lejos de ser sencilla y, por el contrario, se compone de partes importantes a las que se dedica mucho tiempo, desde las fases de estudio del personaje hasta la realización real del disfraz, que de alguna manera debe ser fiel a su fuente original.

Los fundamentos de los Cosplayers

Los Cosplayers pueden ser considerados como miembros de una verdadera subcultura de masas en la que la característica que decreta su belleza y funcionalidad es siempre la peculiar caracterización del traje a través de la identificación con el personaje, con el fin último de “traerlo a la vida” en ese contexto particular de unión y comunidad.

El mecanismo de identificación siempre ha sido un objeto de interés en la psicología porque es importante en la construcción de la identidad.

Los métodos y el compromiso que implica la construcción e interpretación del personaje son variables, pasando de situaciones en las que la construcción se toma simplemente como un hobby, hasta el cosplayer en el que la búsqueda espasmódica de autenticidad del personaje que decidió interpretar se convierte en una verdadera obsesión.

La adhesión al personaje, por lo tanto, será el criterio para lograr la autenticidad, compuesta no solo por la construcción del disfraz en sí, sino por cómo el sujeto logra replicar perfectamente los movimientos del personaje que quiere imitar, esa es la forma en que la identificación es fundamental con el personaje.

El logro de la autenticidad será entonces el pilar en el que se basan los juicios de los propios cosplayers, considerados malos en el caso de un cosplay mal hecho y muy buenos si son capaces de lograr consistencia y autenticidad.

Muchas veces existe un juicio negativo sobre esta práctica por parte de los padres de adolescentes que hacen cosplay, un juicio que revela preocupación. La práctica del cosplay está etiquetada negativamente y es considerada por una parte de la sociedad como una pasión obsesiva, infantil, desequilibrada y practicada por individuos al margen de la sociedad.

Considerada como una actividad improductiva por muchas personas, la práctica del cosplay se devalúa y, en consecuencia, disminuye el componente creativo fundamental inherente al acto de crear el personaje.

¿Qué hay detrás de la actividad del cosplay?

En lugar de ser considerado en su componente negativo y estigmatizante, la actividad del cosplay debe verse a través de múltiples puntos de vista.

A partir de las charlas de psicoterapia con adolescentes cosplayer también surgen aspectos positivos de este fenómeno, muchos chicos reconocen a través de esta práctica la posibilidad de construir un verdadero espacio de expresión de identidad en construcción.

A través del compromiso creativo y práctico que experimentan los cosplayers cuando se aplican a la construcción del personaje a interpretar, no solo se produce el escape temporal de los problemas de la vida cotidiana, sino también un procesamiento y regulación de los afectos.

Como sucede en las formas de arte clásico más comunes, la actividad del cosplay absuelve esa sensación de alivio del escape temporal de las frustraciones de la vida cotidiana y esa sensación de bienestar que se puede alcanzar con fuerza a través de la realización artística.

El personaje que se produce a través de un estudio minucioso y un análisis cuidadoso de su comportamiento, tanto a nivel físico como a nivel de movimiento y de expresión, representaría para el sujeto esa protección contra el mundo que lo rodea.

Con lo cual hace caer las barreras de la timidez, permitiéndole, por unos días al año durante estas reuniones, hacer nuevos amigos y participar en las actividades grupales con mayor facilidad.

¿Una actividad que puede promover la integración?

Es evidente que uno de los estereotipos negativos de este fenómeno, el aislamiento, es entendible si se considera la cantidad de amistades y relaciones cercanas de las personas que asisten a estas convenciones de cómics. El aspecto relacional es uno de los más importantes en el crecimiento personal y la maduración.

Algunos de estas personas tienen dificultades para relacionarse en la vida cotidiana y no tienen un grupo sólido de personas de referencia, es por eso que la oportunidad relacional de la práctica del cosplay les permite desarrollar un sentido de pertenencia a un grupo caracterizado por el mismo interés creativo y puede ser un espacio de definición de identidad.

Los personajes elegidos por los cosplayers nunca son aleatorios, sino que siempre son inherentes a partes de su identidad que de alguna manera podrían ser deseadas y anheladas, u ocultas y temidas, y a través de esta práctica es posible “ponerlas en escena” y reapropiarse de ellas.

En este sentido, la práctica del cosplay puede realizar una función autoterapéutica un poco como sucede en el teatro o en otras actividades en las que vestir el papel de un personaje y asumir el rol tiene una importante repercusión y un impacto psicológico en la personalidad del actor.

Uno de los fenómenos más considerados y populares en esta práctica es el del “Crossplay”, que se refiere al uso y construcción de un personaje del sexo opuesto.

Aunque en el pensamiento común tradicional esta práctica parece desafiar el concepto de género e identidad sexual, no existe una correlación directa entre la imitación física de un personaje de fantasía y la expresión de la identidad de género del individuo.

Según psicólogos, esto se trata de la necesidad del ser humano de utilizar el mecanismo de identificación que empieza desde la infancia, de hecho, los niños, más allá de su sexo biológico, en el desarrollo psicológico normal encuentran placer en jugar y “disfrazarse”, lo que les permite a través de la imaginación fingir ser la madre, el padre, un superhéroe, un personaje imaginario…

Obviamente, esta suposición no puede tomarse en consideración en todos los casos, de hecho, podría suceder que el sujeto tenga en cuenta el pretexto de la interacción cruzada como una etapa para la realización de un deseo de prueba del tipo opuesto

En muchas situaciones, la práctica del crossplay es una forma de reapropiarse de las características que pertenecen al sexo opuesto al propio, pero sin tener una duda fundamental sobre la identidad de género. Cada ser humano lleva dentro de él características masculinas y femeninas, el bienestar psicológico nace de la integración de estos aspectos.

Pero en algunas familias, el estereotipo social del “hombre” y “mujer” se remarca mucho en la educación de los niños y un adolescente puede tener la sensación de no poder revelar algunos aspectos de su carácter considerados inapropiados e inconsistentes con su género.

El cosplay como una actividad artística

Así es como la práctica del crossplay puede convertirse en un momento de expresión de esas partes de uno mismo que no tendrían forma de emerger en la vida cotidiana, pero que el niño / niña siente presente en su propio ser, incluso si están censurados.

Esto no se trata tanto de demonizar las prácticas del cosplay y crossplay, lo importante es comprender las razones por las que un joven siente la necesidad de probar estas prácticas, razones que pueden ser positivas y relacionadas con la expresión de la propia creatividad o razones relacionadas con una inquietud psicológica que se puede expresar a través de este medio.

La elección del personaje utilizado e imitado podría, en algunos casos, tener aspectos no integrados de la propia persona adulta y, por lo tanto, convertirse en un terreno fértil para su expresión. En este caso, será esencial profundizar el contenido no integrado en la personalidad y, si surge un malestar para el sujeto, se recomienda la psicoterapia.

El cosplay es definitivamente una subcultura en un gran crecimiento en todo el mundo, y que va a establecer una enorme porción de la audiencia y de los ingresos a través de la cultura de masas y la enorme cantidad de tiendas dedicadas a ello. Esto sugiere que se trata de una práctica cada vez más amada por los jóvenes de hoy.

Es reduccionista y estigmatizante ver este fenómeno solamente de forma negativa, ya que también debe considerarse como una posibilidad expresiva y una nueva apertura por parte de los participantes, especialmente de los chicos.

El mundo cosplayer es también arte y pasión hacia un mundo común que se encuentra en espacios dedicados y adaptados a las personalidades de los jóvenes, abiertos a nuevas interacciones y amistades con temas variados en común.

La cara oculta del cosplay y la cultura Geek

La cultura geek es una subcultura de entusiastas que se asocia tradicionalmente con medios oscuros (animación japonesa, ciencia ficción, videojuegos, etc.). Sin embargo, la cultura geek se está volviendo cada vez más dominante.

En el año 2015, una importante convención Geek en Atlanta, Georgia, atrajo a más de 57,000 miembros. El presente artículo utiliza un enfoque de diferencias individuales para examinar tres relatos teóricos de la cultura geek. Siete estudios (N = 2354) desarrollan la Escala de compromiso de cultura geek (GCES) para cuantificar el compromiso geek y evaluar sus relaciones con las variables de personalidad individual y teóricamente relevantes.

Estos estudios presentan evidencia de que los individuos pueden involucrarse en la cultura geek para mantener sus propios puntos de vista narcisistas (la gran hipótesis de la migración de fantasía), para satisfacer las necesidades de pertenencia (la hipótesis de pertenencia) y para satisfacer las necesidades de expresión creativa (la necesidad de la hipótesis de compromiso).

Se descubre que el compromiso geek está asociado con un narcisismo elevado, extraversión, apertura a la experiencia, depresión y bienestar subjetivo en múltiples muestras. Estos datos sientan las bases para una mayor exploración de la cultura geek y proporcionan una base para examinar otras formas de participación en la subcultura. [¹‚²]

Bibliografía:
  1. McCain, J., Gentile, B., & Campbell, W. K. (2015). A Psychological Exploration of Engagement in Geek Culture. PloS one, 10(11), e0142200. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0142200 [Enlace]
  2. McArthur J. Digital Subculture: A Geek Meaning of Style. J Commun Inq. 2008;33: 58–70. 10.1177/0196859908325676 [CrossRef]

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse