Mente Asombrosa
Un palacio en la mente para recordar mejor
Inicio » Mente » Cómo construir un palacio de la memoria para recordar mejor

Cómo construir un palacio de la memoria para recordar mejor

El palacio de la memoria es un mecanismo que se ha utilizado desde la época de los antiguos griegos, para ayudar a codificar sus recuerdos para ser rememorados mejor. Esta era una época anterior a los dispositivos inteligentes; si querías información a tu alcance, tenías que poner esa información en tu cabeza. Lo harías a través de un proceso que los estudiosos de memoria modernos llaman “codificación elaborada”.

Publicidad

Con el gran avance que ha habido en la tecnología, se ha producido un retroceso en otras cosas. Es una píldora difícil de tragar, pero es el precio que pagamos por la conveniencia. Para mostrar cómo afecta esto realmente, hablemos acerca de la memoria.

¿Cuántas veces te has olvidado dónde pusiste tus llaves u otro objeto? ¿O qué tal el nombre de aquella persona del trabajo? ¿Y tu propio número de teléfono celular?

Si bien estos son inconvenientes menores, todas estas cosas tienen algo en común: dependen de nuestra capacidad de memorizar cosas.

Realmente la tecnología puede hacer todo el trabajo por nosotros con las listas de contactos, listas de compras y alarmas, pero ese es el punto aquí. Estás usando tu teléfono para eso en lugar de una técnica que pondrá a trabajar tus habilidades cognitivas: el palacio de la memoria.

Publicidad

El uso de la tecnología no tiene nada de malo, pero tiene un precio: cada vez será más difícil que recuerdes ciertas cosas como lugares, fechas, elementos específicos y más.

Afortunadamente, este método ha sido comprobado y es 100% eficaz. Este es inmensamente útil y muy efectivo para desbloquear recuerdos y poder retenerlos sin problemas.

¿Qué es el palacio de la memoria?

Antes de mostrar el potencial de esta técnica, primero debes saber bien qué es.

Otro nombre por el que se conoce a esta técnica es el Método de Loci, aunque la mayoría de la gente lo llama el Palacio de la Memoria. Es una técnica de memorización que se desarrolló por primera vez en la Grecia antigua. En aquel entonces, el papel era costoso y limitado, por lo que las personas dependían en gran medida de sus propios recuerdos para retener y recordar información.

Muchas personas ven el palacio de la memoria como una metáfora de algún tipo de lugar que se puede visualizar. Es esencialmente un lugar al que puedes ir para consultar recuerdos vívidos y luego aplicarlos en el mundo real.

¿Es posible el palacio mental de Sherlock?

Una ejemplificación moderna a la que podemos recurrir es el palacio mental de Sherlock Holmes. En la serie de televisión “Sherlock”, vemos al detective entrando en este lugar una y otra vez. En el programa, se representa como un estado imaginario que no tiene sentido espacial.

El acto en sí muestra este proceso en el trabajo, Holmes entra en esta biblioteca de recuerdos. Es un área con la que está familiarizado y mantiene sus recuerdos a salvo.

Definitivamente es algo que todos podemos lograr, pero probablemente no de la misma manera que Holmes usa el suyo.

¿Qué hay de malo en cómo Sherlock lo hace?

La clave más importante de este método es que el lugar que necesitas visualizar debe ser uno con el que estés íntimamente familiarizado. El palacio mental no es tanto un palacio en sí, sino un lugar en el que nos sentimos cómodos. Algunos ejemplos son tu propia casa, oficina o la ruta que tomas para ir al trabajo. Estas son visualizaciones confiables que incluso los expertos usan en gran medida. 

5 pasos para construir y usar efectivamente un palacio de la memoria

Ya sea que estés buscando agudizar tu mente, aumentar tu rendimiento mental o preservar su memoria a medida que envejeces, estos consejos pueden ser de gran ayuda.

1. Selecciona tu palacio

Antes de comenzar a crear el palacio de la memoria, debes tener un lugar con el que estés familiarizado. Esta técnica solo funcionará si puedes ver y caminar mentalmente por el área sin esfuerzo. Es por eso que los lugares más sugeridos para esto son una oficina, tu casa o una ruta que conozcas bien.

Otra recomendación es que definas una ruta particular con dicho palacio. Si bien no hay nada de malo en simplemente visualizarte estando en tu hogar, el palacio podría ser más efectivo si pudieras verte caminando por él.

Si tienes un recorrido específico en tu casa, te será más fácil aprovechar el segundo paso de este método.

Además, si los ejemplos recomendados no son de tu agrado, también puedes crear palacios de la memoria con otros lugares. Aquí hay algunas sugerencias:

  • Una calle familiar. Pueden ser rutas que tomas para ir al trabajo, o tal vez una secuencia de calles con las que estás familiarizado.
  • Escuela actual o anterior. Visualiza el aspecto de la escuela y el camino que sigues para ir a tus clases, las aulas, espacios comunes o la biblioteca.
  • Lugar de trabajo. Piensa en la ruta desde tu escritorio hasta el refrigerador de agua o la máquina de café. O incluso a la salida.
  • Visualización panorámica. Imagina una ruta que tomas a través de un parque local o un camino que recuerdes con cariño.

2. Identifica características distintivas

Una vez que tengas un palacio, debes prestar mucha atención a las características de este. Por ejemplo, si utilizaste tu hogar como palacio, lo primero en lo que pensarás probablemente sea la puerta de entrada.

Tómate un tiempo para prestarle mucha atención, pero también para preguntarte:

¿Qué hay en esa primera habitación detrás de esa puerta?

Toma nota de todo en esa habitación. Incluso lo que haces de antemano.

Cuando te acercas a la puerta principal, ¿miras normalmente a la izquierda o a la derecha?

¿Miras hacia abajo y pones una contraseña?

Ten en cuenta esos pequeños detalles todos los días.

La idea detrás de todo esto es crear ranuras de memoria. Estas son pistas que contienen una única información que te ayudarán a refrescar tu memoria. Al prestar mucha atención a las acciones y detalles alrededor del área, puedes crear más ranuras de memoria.

3. Imprime tu palacio

Para que esto sea efectivo, debes tener tanto el lugar como la ruta que toma 100% impresos en tu cabeza. Para quienes son naturalmente excepcionales en la visualización, esto no debería ser un gran problema.

Sin embargo, para aquellos que no lo son, consideren estos consejos:

  • Camina físicamente por el lugar real y repite en voz alta las características distintivas cuando las veas.
  • Enumera las características seleccionadas en una hoja de papel y repásalas mentalmente.
  • Siempre mira las características exactamente en la misma dirección.
  • Comprende que la visualización es una habilidad y requiere práctica. A veces tienes que admitir que tu visualización no es lo suficientemente buena. Sin embargo, hay muchas formas de mejorarla.
  • Cuando creas que lo tienes memorizado, date un descanso y revisa tu palacio de la memoria un poco más tarde. 

4. Empieza con el proceso de asociación

Ahora que el palacio está en tu mente y recuerdas cada una de las ranuras de memoria, puedes comenzar a llenarlas.

Todo lo que debes hacer es seleccionar una de estas ranuras de memoria, y colocar en ella un elemento que desees memorizar.

Con esto lo que estás haciendo es asociar estas características particulares que seleccionaste en tu palacio de la memoria con algo importante que necesitas recordar.

Si bien la mayoría de la gente pensaría en mantener la imagen lo más realista posible, esa no es la mejor idea. De hecho, es mejor tener visualizaciones completamente ridículas, que no tengan sentido y que sean extraordinarias.

En el artículo Memory Palace Science: prueba de que esta técnica de memoria funciona, el autor explica que la “forma correcta” es:

Que sea lo más loco, ridículo, ofensivo, inusual, extraordinario, animado, y sin sentido posible. Después de todo, estas son las cosas que más se pueden recordar, ¿no? Haz que la escena sea tan única que nunca podría suceder en la vida real.”.

Para aplicar esto en la práctica, lo mejor es empezar de manera simple. Después de todo, si bien podemos utilizar esta técnica para memorizar mucha información, es mejor comenzar de a poco.

Digamos que estás memorizando una lista de compras. Basándonos en este argumento, puedes usar tu palacio de la memoria para transformar tu casa en una “casa de pan de jengibre”.

¿Necesitas comprar algunas manzanas? Visualiza tu puerta de entrada como una manzana gigantesca.

¿Qué tal tocino o carne molida? Visualiza el olor cuando entras en tu casa e imagínalo saliendo de las paredes.

Todas estas cosas son físicamente imposibles (excepto el olor) y pueden servir como señales mentales. Te hacen detenerte y recordar que tienes que comprar estos artículos específicos.

5. Visita tu nuevo palacio

El último paso es pasar un tiempo dentro de tu palacio. Si esta técnica es nueva para ti, realizarla solamente una vez puede que no sea suficiente. Esto no quiere decir que necesites hacerlo muchas veces, pero hacer ensayos rápidos y repetir el viaje varias veces ayuda mucho.

Esta técnica exige una gran capacidad de visualización, y ensayarla puede ser una manera de desarrollar estas habilidades. Cuanto mejor visualices, más relajado estarás y más fácil será memorizar cosas en el futuro.

Publicidad

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse