Mente Asombrosa
Niño rebelde y desobediente, como tratar la rebeldía
Inicio » Educación » Rebelión, desafío y desobediencia: ¿por qué mi hijo es así y qué puedo hacer?

Rebelión, desafío y desobediencia: ¿por qué mi hijo es así y qué puedo hacer?

Una de las inquietudes comunes de las madres primerizas es la desobediencia de su hijo, esa muestra de rebeldía temprana en el niño preocupa, sin  embargo, esto no tiene porqué significar un problema y es, dentro de los panoramas del desarrollo, algo bastante normal.

Publicidad

¿Por qué los niños de jardín de infantes no le hacen caso a sus padres?

Tu hijo no quiere despedirse de su compañero de juegos e irse a casa contigo, tu pequeño te ignora cuando le dices que ordene los juguetes y prefiere tirar el camión de bomberos por las escaleras, a pesar de que le has prohibido hacerlo mil veces. ¿Por qué tu hijo es tan desafiante y desobediente?

Cuando tu hijo empieza a ir al jardín de niños ahora es mucho más seguro (y menos dependiente de ti) que cuando era un niño más pequeño. Ya tiene una fuerte voluntad propia. Quizás está intentando rebelarse y hacer cumplir su voluntad con todas sus fuerzas. Pero tiene que aprender a controlar sus impulsos, y eso requiere práctica y tiempo.

¿Qué hacer si mi hijo reacciona de manera rebelde?

Es normal sentir desesperación y la sensación de que estás perdiendo el control cuando tu hijo comienza a exhibir comportamientos rebeldes. A continuación encontrarás algunas formas efectivas de combatir la rebeldía en los niños, comprendiendo cuál es su origen.

Sé comprensivo

Si llamas a tu hijo para comer y te dice: “¡Ahora no!”, tráelo a la mesa. ¿Está empezando a hacer caras y quejidos? Ponte en su lugar por un momento. En lugar de regañarlo, abraza a tu pequeño y dile: “Es realmente difícil dejar de jugar. Pero la comida está sobre la mesa y se va a enfriar muy rápido”.

Publicidad

De esta manera, le muestras a tu hijo que tú estás de su lado y no que eres su “oponente”. Intenta no reaccionar con enojo. Se amigable pero determinado si llevas al pequeño rebelde a comer en contra de su voluntad.

Establece límites

Los niños en jardín de infantes necesitan, e incluso quieren, límites. Así que pónselos y asegúrate de que tu hijo también los conozca. Deja muy claro: “no golpeamos a nadie, ni siquiera cuando estamos molestos. Pero puedes decirle a Lisa que quieres que te devuelva el juguete”. O: ” recuerda: siempre toma mi mano cuando crucemos la calle”.

Puedes leer más información sobre los beneficios de poner límites a los niños, de una manera proactiva y desde la educación.

Refuerza el comportamiento correcto de tu hijo

No prestes tanta atención a las cosas que tu hijo hace mal, sino que reacciona especialmente cuando esté haciendo lo correcto. Un simple “¡Gracias por colgar tu abrigo!” Y un “¡Me ayudaste mucho porque cuidaste muy bien a tu hermana!”. Alienta a tu hijo a que vuelva a hacerlo en otra ocasión.

Incluso si tu hijo se comporta de manera inapropiada y grita o hace berrinches: ¡no lo tomes como algo personal, muerde tu lengua y no le devuelvas el golpe verbalmente! Mantén la calma: tú debes ser un ejemplo de comportamiento apropiado para tu hijo.

También recuerda esto: criar a tu hijo no significa controlarlo, sino enseñarle a controlarse. El castigo puede resultar en un mejor comportamiento, pero solo porque tu hijo tendrá miedo al castigo. Las consecuencias lógicas son mucho más apropiadas que los castigos. En este caso tu hijo tendrá la opción de aceptar sus límites o aceptar una consecuencia que se advirtió previamente. Así que piensa detenidamente sobre las consecuencias de las que les estás advirtiendo, ¡es posible que tengas que implementarlas!

Dale a tu hijo espacio para tomar sus propias decisiones

Poder tomar sus propias decisiones: esta es una buena área de práctica para que tu hijo pruebe la independencia y la responsabilidad personal recién descubiertas en un entorno controlado. Por ejemplo, puedes dejar que tu hijo elija entre dos jeans de la tienda de ropa. Deja que decida cuánto de lo que está en la mesa quiere comer. Deja que decida qué libro ilustrado le leerás antes de acostarse.

Piensa cuidadosamente cuándo vale la pena discutir

Si tu hijo de jardín de niños realmente quiere ponerse su sudadera verde con pantalones a rayas naranjas, ¿a quién le hace daño? Si tu hijo salta a un charco camino a casa o mete su muñeca debajo de la cama en lugar de ponerla en el tocador, ¿es realmente un problema?

Se realista en tus expectativas con respecto a la edad y el desarrollo de tu hijo

Si deseas que tu hijo tienda su cama o barra la terraza, debes enseñarle eso de antemano. A veces, la reacción de desafío en realidad solo muestra la frustración de tu hijo por no poder controlar algo.

Y finalmente: recuerda que tu hijo percibe el tiempo de una manera muy diferente a la tuya. No esperes que tu pequeño inmediatamente deje a sus amigos cuando lo recojas para irse a casa. Dale unos minutos para adaptarse a las nuevas circunstancias: “Daniel, nos iremos a casa en cinco minutos. Así que ya es la última ronda que vas a jugar”.

No hay garantía de que tu hijo se despida de su juego sin quejarse en voz alta; probablemente incluso se quejará hasta llegar a casa. Pero si te mantienes paciente y firme, tu hijo aprenderá en algún momento que la resistencia es inútil y que no cambiarás de opinión.

Publicidad

Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Subscribirse
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios