Mente Asombrosa
Niño que padece trastorno de integración sensorial
Inicio » Psicología » Terapias » Ayuda para el trastorno de integración sensorial en niños

Ayuda para el trastorno de integración sensorial en niños

Cada vez es mayor el número de niños diagnosticados con trastorno de integración sensorial (SID), un concepto desarrollado en la década de 1970 por el fallecido A. Jean Ayres, psicólogo y terapeuta ocupacional que aborda el tema sensorial.

En qué consiste el trastorno de integración sensorial en niños

El procesamiento investigó problemas de planificación motora en niños con discapacidad intelectual. El trabajo de Ayres ha llevado al desarrollo de una teoría especializada conocida como integración sensorial que incluye tratamiento de terapia física y ocupacional con niños.

Estos niños a menudo son diagnósticos como autismo, Síndrome de Asperger, trastorno del desarrollo, discapacidades de aprendizaje, trastorno de déficit de atención e hiperactividad y otros, dice Christine Achenbach, investigadora de campo e instructora en el departamento de terapia vocacional en el Elizabethtown College en Elizabethtown, Penn.

Sin embargo, los niños también pueden tener problemas de integración sensorial sin otros diagnósticos, dice Achenbach.

Síntomas y señales de este trastorno

Algunos de los signos del trastorno de integración sensorial incluyen:

  • Sensibilidad extrema (o reacción secundaria) al tacto, movimiento, imágenes o sonidos.
  • Distracción
  • Problemas sociales y / o emocionales.
  • Nivel de actividad inusualmente alto o inusualmente bajo
  • Torpeza física o aparente descuido
  • Impulsividad o falta de autocontrol
  • Dificultad para hacer transiciones de una situación a otra.
  • Incapacidad para relajarse o calmarse
  • Retrasos en el habla, lenguaje o habilidades motoras.
  • Retrasos en el rendimiento académico.

¿Cómo detectar el trastorno de integración sensorial?

Si tu hijo tiene alguno de estos síntomas, Achenbach recomienda que consultes a un pediatra y / o al maestro del niño que puede realizar una evaluación con un profesional o fisioterapeuta capacitado en el trastorno de integración sensorial.

Pruebas estandarizadas y observaciones de reacciones a la estimulación sensorial, postura , equilibrio, coordinación y movimientos oculares.

Para la mayoría de nosotros, la integración sensorial se produce automáticamente. El cerebro registra la información sensorial y luego responde a esa información con la respuesta apropiada de los cinco sentidos, así como de nuestro sentido del equilibrio y las fuerzas gravitacionales, explica Achenbach (‘Tengo sed, así que voy a tomar un vaso de agua’, por ejemplo ).

Los niños con trastornos de integración sensorial no tienen la capacidad de hacer estas conexiones, dice Achenbach, y también pueden ser excepcionalmente sensibles a los estímulos externos (o viceversa, si ‘cierran’ demasiada estimulación).

Todos tenemos algunas sensibilidades, pero por lo general no descartan nuestra participación en la aceptación diaria. Sin embargo, los niños con SID, que tienen una mayor sensibilidad, vivirán con miedo, por ejemplo, de que mamá encienda inesperadamente la aspiradora o que suene el timbre.

Algunos niños con SID se encuentran en el otro extremo del espectro, y no describe ninguna información sensorial. No pueden reaccionar cuando se menciona su nombre, tal vez no se dan cuenta de que un automóvil se estrella contra ellos, no pueden responder a estímulos dolorosos.

El tratamiento estándar es la terapia ocupacional

El tratamiento del SID generalmente consiste en terapia ocupacional, que tiene como objetivo ayudar al niño con diferentes experiencias sensoriales y ayudarlo a acostumbrarse a estas experiencias, dice el terapeuta ocupacional Leann Mendelsohn von Silberfeder. Por ejemplo, para los niños que tienen problemas de equilibrio, las sesiones de terapia pueden comenzar rodando en el piso, luego a una pelota de terapia y, finalmente, incluso a los columpios.

Al brindar estas experiencias sensoriales a un niño con SID, aprende lo que siente y se adapta a ellas. Se trata de crear un equilibrio entre la entrada sensorial y la entrada de integración.

El tratamiento de SID a menudo se parece a la terapia de juego, dice Marie Mancini, consejera clínica de terapia ocupacional en el Children’s Center en Oakville. En sesiones de terapia que generalmente duran de tres a seis meses, la terapeuta ocupacional trabaja con un niño en un esfuerzo por obtener respuestas adaptativas, por ejemplo, para hacer contacto visual o para encontrar objetos en un cajón de arena.

La terapia ocupacional para SID funciona mejor cuando se fortalece en la escuela y en el hogar. Los niños con trastornos de integración sensorial siempre tienen un cierto nivel de dificultad, pero con la terapia aprenden formas de compensarla.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse