Mente Asombrosa
Conociendo la terapia narrativa en el enfoque de una psicoterapia
Inicio » Psicología » Terapias » Qué es el enfoque narrativo en psicoterapia

Qué es el enfoque narrativo en psicoterapia

En la terapia narrativa, la “historia del problema” que cuentan los clientes se enriquece con las preguntas del terapeuta y se expande con más detalle, dejando más espacio para la historia.

Detrás de esto está la idea de que la historia del problema omite aspectos importantes, pero son útiles: resistencia al problema, razones biográficas de la mala conducta, antecedentes sociales de un momento difícil, valores morales que explican por qué uno es como es. Por lo tanto, es posible encontrar una nueva actitud hacia uno mismo y hacia el problema que es más integral que la narración original.

¿Qué es la terapia narrativa?

La terapia narrativa se basa en la hipótesis de que la forma de hablar con la que las personas atribuyen significado a su existencia es tanto histórica como narrativa. La narrativa es esa forma que representa la vida como un despliegue temporal.

En lugar de mirar a las personas como algo, como un hombre o una persona deprimida o anoréxica, la terapia narrativa considera a las personas como historias únicas; las personas, de hecho, atribuyen significado a los eventos que viven y a las acciones que emprenden a través de las historias que construyen sobre sus vidas.

La cultura en la que vive una persona produce un repertorio específico de historias de vida. Tales historias son a menudo internalizadas y utilizadas por las personas para dar valor a sus vidas particulares; Sin embargo, estas historias proporcionadas por la cultura a menudo son restrictivas y culpables.

Por lo tanto, el trabajo de la terapia narrativa es ayudar a los pacientes a transformar estos cuentos culturales internalizados en historias que les permitan reconocer su poder personal y responsabilidad.

Cómo funciona la terapia narrativa

El enfoque principal de la terapia narrativa está en las interpretaciones o significados que las personas atribuyen a los eventos de sus vidas. La comprensión interpretativa que las personas tienen de estos eventos puede limitar o aumentar su posibilidad de acción.

Por lo tanto, los terapeutas narrativos ayudan a los pacientes a producir interpretaciones de sí mismos y de las situaciones, más abiertas y más completas a variabilidad contextual. Los aspectos del yo oculto por las interpretaciones reduccionistas pueden salir a la luz si se consideran de acuerdo con una comprensión narrativa más abierta.

La terapia narrativa ha desafiado definitivamente la idea de que los pacientes en terapia son objetos que deben ser observados y clasificados por un terapeuta-observador impasible y neutral. Con la introducción del uso de un equipo de reflexión como parte del proceso terapéutico, el concepto del terapeuta como compañero en un diálogo colaborativo se ha convertido en un tema central de la terapia narrativa.

El mayor uso de los equipos de reflexión permite superar la sensación de los clientes de ser objetos que deben ser observados y analizados, una impresión rectificada por el espejo unidireccional detrás del cual se reúnen observadores invisibles y desconocidos.

El espejo unidireccional es una demostración de esa creencia de que los pacientes son objetos sujetos a la visión de terapeutas experimentados, no relacionados con sus problemas.

Una terapia con un grupo de terapeutas

Por otro lado, en el enfoque con un equipo de reflexión, la terapia es realizada por un grupo de terapeutas y no por un solo terapeuta. Algunos miembros del grupo sirven como observadores del trabajo terapéutico, mientras que solo uno actúa como terapeuta principal.

Los observadores salen del espejo unidireccional para entrar en la habitación donde se lleva a cabo la terapia. En varios intervalos, los observadores involucran a los pacientes en conversaciones sobre la experiencia terapéutica y el propio terapeuta.

El grupo de terapeutas y pacientes reflexionan juntos y se preguntan si el proceso terapéutico es útil o no y qué pueden hacer los clientes y el terapeuta para lograr los resultados deseados.

El mensaje implícito contenido en el proceso de reflexión es que el control y la responsabilidad del trabajo terapéutico se comparten entre los miembros del grupo de terapeutas y el paciente.

La idea base que hace considerar al paciente y al terapeuta como compañeros de proceso es que la terapia es una actividad discursiva e interpersonal específica, no la actividad de un conocedor que habla para entender a un cliente, como si fuera un objeto a colocar a distancia.

Una técnica importante que ha inspirado la terapia narrativa con muchas otras formas de terapia y asesoramiento es la externalización: el cliente no es el problema; el problema es el problema.

Cómo es el proceso de una terapia narrativa

Cuando una persona solicita terapia, el terapeuta orientado a la narrativa trabaja con ella para deconstruir la historia que domina. El primer paso para superar una historia personal internalizada impuesta culturalmente es dar a conocer esta historia.

Al articular la historia dominante, los pacientes se dan cuenta de cómo esto funcionó para detectar algunas interpretaciones distorsionadas y limitadas de los eventos de su vida. Una vez que se ha identificado la historia dominante, se puede analizar y deconstruir.

En la fase de deconstrucción, se cuestiona lo que se dio por sentado, hasta el punto de que la historia de vida dominante comienza a aparecer simplemente como una de las posibles visiones de la persona, no necesariamente la correcta.

Así, la historia cultural comienza a perder su dominio o control sobre la vida del cliente. El movimiento deconstructivo hace posible reemplazar una historia de vida del paciente socialmente armada con una historia que incorpora los eventos de la vida más complejos y posiciona al paciente como agente y protagonista responsable de su propia historia.

En el campo de la terapia narrativa, se han creado varias técnicas para facilitar el proceso de deconstrucción. Las más relevantes son la llamada técnica de eventos excepcionales y la técnica de outsourcing de problemas definidos. En la técnica de eventos excepcionales, se pide a los clientes que recuerden los eventos que se han subestimado y se han dejado fuera de la trama dominante.

El proceso de deconstrucción

Al externalizar el problema, se les pide a los clientes que consideren el problema como algo ajeno a ellos, no como parte de lo que son. Por ejemplo, a los clientes que sufren trastornos anoréxicos se les pide que consideren la anorexia como algo diferente de sí mismos, algo que está tratando de derrotarlos y apoderarse de sus vidas.

Se les pide que recuerden los tiempos en que lucharon con éxito contra la anorexia: recordar estos momentos les hará considerar sus esfuerzos y sus victorias en los problemas que ocurrieron en el pasado como partes integrales de las nuevas historias que están elaborando en sus vidas.

El trabajo de deconstruir la trama dominante y reconstruir una nueva trama se lleva a cabo a través de un diálogo colaborativo entre el paciente y el terapeuta. La nueva trama surge de la deconstrucción de la historia dominante, pero el cliente no la establece de antemano ni se planifica intencionalmente.

No se origina en la simple adhesión a una trama alternativa, ya disponible, socialmente definida. Es necesario integrar los contenidos de la vieja historia con los contenidos puestos a disposición por el trabajo terapéutico.

Los nuevos contenidos requieren una trama que también reconozca la participación de la persona (a través de la externalización del problema) y que permita una revisión más profunda de los significados previamente atribuidos a los eventos de la vida pasada.

Por lo tanto, la revisión de la historia de vida de una persona, modifica el significado atribuido a eventos y sucesos pasados y sirve para rediseñar el futuro. El epílogo de la nueva trama implica un conjunto diferente de acciones futuras. El significado cambiado del yo, generado por la nueva historia, pone en crisis los comportamientos y planes para el futuro que se habían producido dentro de la vieja historia dominante.

Martin Garello

Martin Garello

Martín Garello es el fundador de Vida Lúcida. Es escritor y Editor del portal Mente Asombrosa. Un apasionado por la Psicología y la salud mental, con la clara idea de informar sobre temas relacionados al crecimiento y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse