Mente Asombrosa
Persona que padece adicción al trabajo
Inicio » Psicología Laboral » Las causas de la adicción al trabajo y cómo se trata

Las causas de la adicción al trabajo y cómo se trata

Los adictos al trabajo o Workaholics son conocidos por su gran apego al trabajo y exhiben comportamientos similares a las hormigas obreras, quienes, además de trabajar incansablemente, sólo dedican pocas horas del día al descanso.

Y al igual que las hormigas obreras, quienes tienen una esperanza de vida reducida con respecto a la reina, quien dedica más horas al descanso, el adicto al trabajo puede poner en riesgo su salud así como su calidad de vida debido al abuso que comete contra su propio organismo.

¿En qué consiste la adicción al trabajo?

Este término fue introducido por primera vez por Wayne Oates en el año 1.971 para definir su propia relación con el trabajo, que él entendía similar a la que tienen los alcohólicos con la bebida. Para Oates, workaholism es la necesidad continua e incontrolable de trabajar, que termina afectando a la salud, al bienestar y a las relaciones del workaholic con su entorno. (1)

Para las personas que padecen esta adicción el trabajo se convierte en el centro de sus vidas, con base en lo que gira todo lo demás. Es para ellos la prioridad número 1 que se ubica por encima de cualquiera de sus familiares, amigos o incluso de sí mismo.

La adicción al trabajo que afectaba principalmente a los hombres, en los últimos años se ha extendido entre las mujeres y se calcula que más del 20% de la población trabajadora mundial presenta esta adicción. (2)

Síntomas de la adicción al trabajo:

La adicción al trabajo se presenta en adultos trabajadores de cualquier género, caracterizados por la necesidad desenfrenada por trabajar cada vez más, tomar mayor cantidad de proyectos y tareas sin tomar en consideración a otros aspectos de su vida que se pueden ver afectados a causa de esta forma de vida.

1. Se oponen a tomar un tiempo para el descanso

Por el contrario, suelen trasladar su oficina hasta su hogar en vista de que es común que se lleven el trabajo o tareas pendientes a la casa.

No suelen interesarse por tomar días para el esparcimiento o incluso para darle tiempo al organismo para recuperarse tras una enfermedad. Por lo general llegan al punto de desdeñar las vacaciones con la excusa de que no tendrán nada que hacer durante ese tiempo.

2. Trastornos del sueño

La constante tensión nerviosa es bastante común que les ocasione trastornos del sueño como el insomnio en vista de que no paran un segundo de trabajar o de pensar cuál o cuáles tareas deben completar mañana.

El recargarse de trabajo y la incapacidad para delegar en otros ciertas labores debido al marcado perfeccionismo les ubica a niveles peligrosos de estrés sostenido, ansiedad u otras enfermedades mentales.

3. Carecen de Conciencia de la Enfermedad

El adicto al trabajo muestra gran dificultad para reconocer que tiene un problema que no puede controlar por sí mismo porque este ya ha escapado de sus manos.

De forma semejante a los adictos, es incapaz de reconocer que realmente está enfermo.

4. Aislamiento Social

Es un individuo que se sumerge en su mundo laboral de manera tal que llega ser el gran ausente en su hogar y suele alejarse de amigos y a evitar el contacto social. De mantener sus relaciones intactas, usualmente sus temas de conversación giraran en torno a su trabajo.

Causas de la adicción al trabajo:

Son múltiples los motivos que ocasionan la adicción al trabajo; con base a su naturaleza, dichos motivos se dividen en físicos, económicos y emocionales.

1. Motivos físicos:

La persona puede incurrir en esta práctica en vista de que la presión constante a la que se ve sometida en su entorno laboral estimula la producción de adrenalina.

Quizás en algunos adictos al trabajo la razón sea una búsqueda perpetua por la sensación de bienestar que produce la producción de adrenalina de manera constante.

2. Motivos Económicos

Las dificultades económicas pueden conducir a un individuo a contraer una adicción al trabajo. Los motivos se corresponderán con la magnitud del compromiso que recae sobre sus hombros.

Una persona cuyo trabajo sea la única fuente de ingresos para la manutención de su grupo familiar puede terminar dedicándose con tal pasión a ser el mejor con la finalidad de conservar su empleo que termina por verse envuelto en una adicción.

Cubrir las expectativas culturales y sociales es un peso en ocasiones que conlleva al individuo a presentar una adicción al trabajo. Quizás por ser el hombre, natural proveedor históricamente hablando, o por ser la única persona que tiene el rol de mantener a la familia.

Lo cierto es que uno de los síntomas que suelen presentar los workaholics es la constante angustia por el trabajo, que puede relacionarse con el miedo a no poder conservarlo si no es productivo y por ello trabaja más que la mayoría.

3. Problemas Emocionales y la adicción al trabajo

Los problemas de naturaleza emocional que llevan a la adicción al trabajo pueden partir de los siguientes aspectos:

  1. Problemas Familiares: Por su extrema entrega y dedicación al trabajo que le llevan a ser un padre o familiar ausente, comienza a tener problemas en el hogar, lo cual ocasionará que se alejen más e incrementen sus horas de trabajo, utilizando la evasión con la finalidad de no enfrentar los conflictos.Por otra parte, la presencia de conflictos en su entorno a los que el individuo no se atreve a enfrentar, le lleva a aferrarse al trabajo como el único recurso para evitar las situaciones desagradables.
    Por consiguiente, la adicción al trabajo puede ocasionar problemas familiares o se puede producir a consecuencia de ellos.
  2. Problemas de Autoestima: Una baja autoestima trae como consecuencia que la persona no se conceda ningún tipo de valor a sí misma. Una persona que se descalifique continuamente al obtener un empleo, el cual pensará que no merece, será capaz de hacer cualquier cosa para conservarlo.

Sí le exigen que trabaje mayor cantidad de horas, lo hará sin quejarse. Sí le recargan de más y más trabajo, lo tomará y se esforzará el doble sin importar más nada, porque además de su miedo al rechazo o a la pérdida del empleo, carecerá de la capacidad de comunicarse de manera asertiva en pro del respeto hacia sus derechos como trabajador.

La persona con baja autoestima no suele preocuparse por sí misma o trabajar por su bienestar, no cuida de su cuerpo y es capaz de someterse a extensas sesiones de trabajo que al final le acarrearán problemas en su salud.

En ciertos casos, la gravedad de los problemas emocionales puede llevar al individuo a refugiarse en una gran carga de trabajo con tal de no hacer contacto con lo que siente.

Bibliografía:
  1. Aguilera, A. Workaholism: La adicción al trabajo. MasScience. (Internet).2.017 (Consultado 1 de agosto 2.019). Disponible en: [masscience]
  2. Alfredo, H. Las Adicciones no relacionadas a sustancias (DSM-5, APA, 2.013): un primer paso hacia la inclusión de las Adicciones Conductuales en las clasificaciones categoriales vigentes. (Internet). (Consultado 1 de agosto 2.019).
  3. ¿Sabías que las hormigas nunca duermen? (Internet). Diario La Nación, 14 de noviembre de 2017 (Consultado 1 de agosto 2.019). Disponible en: [lanacionweb]
Avatar

Dayerlin Sosa López

Dayerlin Sosa López es Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse