Mente Asombrosa
Síndrome de Estocolmo
Inicio » Psicología » Síndromes » Síndrome de Estocolmo: cuando la víctima defiende a su verdugo

Síndrome de Estocolmo: cuando la víctima defiende a su verdugo

El síndrome de Estocolmo es un mecanismo que a veces surge en la relación víctima-verdugo. A veces, un secuestrado y un prisionero sienten emociones positivas hacia su abusador, lo perdona e incluso lo defiende.

También se define por las relaciones patológicas en las familias, relaciones llamadas tóxico, en el que el lado abusado (dominado) trata a toda costa de justificar la conducta de la parte dañina (dominante).

Este síndrome es una reacción defensiva, un mecanismo específico de supervivencia. La psicología lo explica de tal manera que el hombre tiene un instinto tan fuerte para salvar su vida, que puede adaptarse incluso a las peores condiciones y aprender a funcionar en ellas.

El síndrome de Estocolmo extremo afecta a los secuestrados y encarcelados, a los rehenes, a los prisioneros de guerra, a las personas abusadas sexualmente, a los miembros de una secta, pero también puede desarrollarse en las relaciones de amor (amor posesivo), e incluso en la relación jefe-subordinado.

Una persona que es una parte más débil en esta relación, gracias a este mecanismo se siente más segura (y la seguridad es una de las necesidades humanas básicas), pero también más convenientemente, porque no tiene que luchar ni enfrentarse a un compañero tóxico.

Por qué se denomina “Síndrome de Estocolmo”

El nombre “síndrome de Estocolmo” viene de los eventos de 1973, cuando en Estocolmo dos hombres allanaron un banco. Cuando llegó la policía, los criminales tomaron rehenes: tres mujeres y un hombre, y los mantuvieron durante seis días.

Después de un tiempo de negociaciones, los rescatistas llegaron al banco y, con dificultad, porque los rehenes dieron la impresión de que no querían salir en libertad, liberaron a la gente. Más tarde, resultó que durante el interrogatorio los rehenes defendieron a los atacantes y culparon a la policía por todo.

Después de algún tiempo, incluso uno de los rehenes se comprometió con su atormentador, y el hombre detenido estableció una fundación para recaudar dinero para abogados defensores. Fue entonces cuando el criminólogo y psicólogo sueco Nils Bejerot en ese momento, utilizó el término por primera vez.

También es interesante el caso de Natascha Kampusch, quien fue secuestrada por Wolfgang Priklopil cuando tenía 10 años y durante los siguientes 8 años fue golpeada y humillada por él. En 2006 finalmente logró escapar, pero luego dijo que estaba tratando de establecer una relación positiva con su verdugo, porque él era el único hombre al que había visto todo este tiempo.

Según algunos psicólogos, el caso de Natascha Kampusch no es un ejemplo del síndrome de Estocolmo, aunque solo sea porque la víctima no puede escapar en este último caso, además Natascha era una niña en el momento del secuestro y los niños simplemente necesitan estar conectados con alguien. ella no tenía a nadie más.

¿Cómo reconocer el síndrome de Estocolmo?

Una persona con sospechosa del síndrome de Estocolmo tiene varios síntomas característicos que se desarrollan bajo condiciones específicas:

  1. No parece darse cuenta de que está herido o que le producen daño: puede suceder, por ejemplo, en las relaciones amorosas (relaciones tóxicas), cuando una persona es traicionada, explotada o humillada de alguna manera. – Incluso si sus parientes le prestan atención, no es posible hacerle ver esa situación.
  2. Minimiza su daño: por ejemplo, un empleado obligado a trabajar continuamente con horas extra está de acuerdo, explica la situación como temporal, no ve que se trata de un mobbing (acoso laboral) clásico,
    y lo trata de explicar, justificando al verdugo.
  3. Comparte los puntos de vista del autor: un buen ejemplo es la secta en la que los miembros tratan a los gurús como a un dios, creen en cada palabra que dice, son manipulados pero sienten admiración por su victimario.
  4. Se pone del lado del perpetrador; por ejemplo, un prisionero dificulta que los policías o rescatistas actúen para liberarlo o en una relación: el oprimido defiende a su compañero cuando la familia trata de reportarlo a la policía.
  5. Tiene sentimientos positivos sobre su verdugo: la esposa ama a su esposo, aunque éste la golpea, el rehén siente atracción por su secuestrador. El empleado siente que merece tal trato por abusivo que sea, ya que para él, su patrón es el que sabe lo que hace, por lo tanto, lo admira y es condescendente con él.
  6. Puede desarrollar sentimientos negativos sobre las personas que intentan salvarlo, mostrarle cuál es su realidad o simplemente que intentan ayudar.
  7. Sentirse triste ante la idea de separarse del captor o abusador. Por este motivo, suelen preferir que escapen o nadie se entere de lo que hacen en verdad. En el caso de abuso familiar, la mujer (comúnmente) prefiere que nadie se entere del abuso del que es víctima.

Esto no significa que en todo ser humano que se encuentre en una posición dominada, por alguna situación o persona, se desarrollará el síndrome de Estocolmo. Algunos prefieren morir antes que hacer algo contra ellos mismos. Es un tema complejo y depende de muchos factores, incluyendo la predisposición psicológica y emocional de una persona, de si, por ejemplo, fue maltratado de niño, golpeado, humillado, etc.

Los síntomas del síndrome de Estocolmo se desarrollan bajo condiciones específicas, a saber:

  • Debe haber una situación en la que la persona note que su supervivencia depende de otra persona.
  • Está esclavizada, humillada, no tiene control sobre su propia vida, no ve salida a esta situación, por ejemplo, salir de una relación tóxica o en un caso extremo (secuestro, prisión).

Causas de este síndrome

Una creencia común entre los psicólogos es que los cautivos desarrollan un vínculo con su captor como resultado de sentirse agradecidos por mantenerse vivos.

Anna Freud, en su explicación sobre la identificación con un agresor, sugirió que se trataba de un fenómeno intrapsíquico inusual de afrontamiento en el que la víctima se transforma en la perpetradora de la violencia o cautiverio. Ella consideraba que era un mecanismo de defensa que le da a la víctima un sentido de seguridad y poder para mantenerse en cautiverio. A menudo, esto se acompaña de un sentimiento de negación en el que la víctima se niega a reconocer el hecho de que está bajo tortura.

El famoso criminólogo y psiquiatra Nils Bejerot validó el Síndrome de Estocolmo por los mismos motivos y lo llamó un tipo de Formación Reactiva, que es un mecanismo de defensa para adoptar superficialmente las circunstancias negativas desarrollando ideas que son completamente opuestas a la real.

¿Se puede rescatar a una persona afectada por el síndrome de Estocolmo?

Aparte de las situaciones extremas, como la toma de rehenes o el secuestro, en los cuales es necesaria la intervención de la policía, en los otros casos descritos anteriormente, para que la víctima pueda liberarse de la influencia tóxica de alguien, la ayuda de familiares cercanos es insustituible.

Los amigos y familiares que apoyan pacientemente a la víctima, sin sentirse desanimados por el hecho de que a menudo son rechazados y negados por ella, pueden ayudarla a mirar la situación con otros ojos en algún momento. Deben tratar de señalar constantemente la mala influencia en su relación tóxica y tratar de anularla de todas las formas posibles.

Pero es muy difícil, porque a veces puede tener el efecto opuesto al deseado. La víctima, después de todo, defiende al torturador y puede comenzar a evitar el contacto con sus familiares. También se debe tener en cuenta el hecho de que la persona dominante puede utilizar varios trucos inteligentes, como el chantaje: “Puede intentar alentar a la víctima a consultar con un psicólogo registrado debido a un problema completamente diferente (porque con este en particular no irá voluntariamente)”.

Una persona con el síndrome de Estocolmo, que finalmente se dé cuenta de que necesita ayuda, definitivamente necesitará apoyo no solo de sus familiares, sino también de un psicólogo y psiquiatra.

Bibliografía:
  1. Gardner LC. The Case That Never Dies: The Lindbergh Kidnapping. New Brunswick, NJ: Rutgers University Press; 2004.
  2. Navia CE, Ossa M. Family functioning, coping and psychological adjustment in victims and their families following kidnapping. J Trauma Stress. 2003;16:107–12. [Link]
Síndrome de Estocolmo: cuando la víctima defiende a su verdugo
5 (100%) 2 voto[s]
Avatar

Cristian Agustín Alderete

Cristian Alderete es especialista en modificación de Conducta en Niños y Adolescentes, Orientación Vocacional y Psicoterapia Individual.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  

Comentarios más votados

Avatar
55

5 rasgos en común que…

El ser manipulador es una de las características de una ...
  • 26 April, 2019 by Sylvia

Avatar
29

¿Cómo reconocer a un vampiro…

Excelente articulo, sería muy interesante que un futuros posts publiques ...
  • 1 April, 2019 by Ivan García

Avatar
26

Escuchar a personas que siempre…

A mi entender ,no son personas tóxicas nos estamos deshumanizando ...
  • 21 March, 2019 by Claudia

Avatar
23

10 síntomas físicos que son…

Isabel. Todo trastorno de este tipo y la mayoría de ...
  • 18 March, 2019 by Daniel

Avatar
14

Las heridas emocionales de la…

Hola Daniel, gracias por comentar, en cuanto a lo que ...
  • 31 March, 2019 by Martin Garello