Mente Asombrosa
Sensación de nido vacío
Inicio » Psicología » Síndromes » Sensación de nido vacío: Qué hacer cuando nuestros hijos se van de casa

Sensación de nido vacío: Qué hacer cuando nuestros hijos se van de casa

Este es un cambio innegablemente grande y una fase difícil para todo padre que es muy cercano a sus hijos porque, por un lado, está la alegría y el orgullo de que los niños abran las alas. Pero, por otro lado, llega la sensación de nido vacío y los padres se enfrentan a una nueva realidad cotidiana. Habrá menos responsabilidades hacia los hijos, más revisión interna y personal y cambio de roles. 

Publicidad

Es importante que nuestros hijos crezcan y sigan sus propios pasos

No es constructivo ni funcional que los hijos adultos se queden con sus padres a medida que crecen. La edad adulta y la independencia gradual es el pilar principal para que los niños desarrollen su propia personalidad. Cada padre siente a su hijo como parte de él, carne de su carne, alma de su alma. 

Sin embargo, esto a menudo da la falsa impresión a los padres de que sus hijos les pertenecen y que, de manera lógica, deben seguir todas las instrucciones que les den «por imagen y semejanza».

Siempre debemos recordar que cada persona, menor o mayor, tiene su propia personalidad. Con ella será llamado a vivir, a caminar a lo largo de su vida. Por lo tanto, es mucho más importante que las decisiones que tomen tus hijos sean de ellos y no tuyas. 

Incluso si toman una decisión incorrecta, eso será una buena lección para ellos sobre sus elecciones futuras, pero también una buena oportunidad para conocerse mejor a sí mismos y lo que prefieren / aman. La vida no está pintada de rosa.

Publicidad

Lee el artículo completo sobre el síndrome del nido vacío y sus síntomas.

Cómo dejar ir a tus hijos y superar la sensación de nido vacío

Lo mejor es dejar que tus hijos moldeen su propia vida como lo deseen y como se adapte a su generación. Y que tú puedas estar allí para ellos cuando necesiten tu consejo y ayuda. Para eso toma distancia y guía a tus hijos hacia sus primeros pasos independientes. Estarás a su disposición si requieren algo de ti, así como tú de ellos.

Recuerda tu propia adolescencia y piensa en lo que es ser tan joven y dar tus primeros pasos y hacer tus primeras elecciones. Incluso si se arrepienten de algo, será por lo que eligieron y no por ti. Escucha y comprende sus necesidades y deseos

El resto son tus propias necesidades y ansiedades (a favor) de protección hacia tus hijos y no el punto de partida que quieren marcar como el comienzo de su nueva vida. Aquí la comunicación no se trata de si tus hijos te están escuchando sino si tú les estás escuchando. Dales espacio y tiempo para expresarse. Confía en ellos.

Publicidad