Mente Asombrosa
Conociendo que es el síndrome del nido vacío y sus síntomas
Inicio » Psicología » Síndromes » El síndrome del nido vacío y sus síntomas

El síndrome del nido vacío y sus síntomas

Por un lado, hacemos todo lo posible para ayudar a nuestros hijos a crecer y ser autosuficientes. Por otro lado, nos da un fuerte golpe y sacudida cuando despegan y se van. Luego los psicólogos hablan del síndrome del nido vacío. Y explicamos por qué tantas madres la padecen.

La habitación está de repente siempre vacía. Cuando se trata de poner la mesa, habitualmente sacamos un plato de más sin darnos cuenta. Ya no se ven tanto abrigos colgados en los percheros. Y de alguna manera todo está tan tranquilo en casa, el silencio parece ensordecer…

Cuando un hijo se va de casa, a menudo es difícil para los padres. Muchos sufren una crisis de sentido y eso es tan normal y natural que la psicología tiene un término para ello: se llama síndrome de nido vacío.

¿Qué es el síndrome del nido vacío?

El síndrome del nido vacío se usa principalmente para resumir los sentimientos que las madres y los padres suelen experimentar durante o poco después de que el hijo abandona el que fue su hogar: pena, soledad, abandono, vacío, ambivalencia, dolor son algunos de los síntomas de este síndrome. El síndrome del nido vacío no es un dilema racional, sino emocional.

Cualquier persona podría esperar que este nuevo comienzo para su hijo y la alegría por la libertad recuperada genera alegría en lugar de tristeza, pero lamentablemente este síndrome se aplica a más personas de las que uno podría asumir.

¿Por qué tantos padres sufren el síndrome del nido vacío?

Cuando una hija o un hijo comienza su propio camino de independencia y se muda del hogar de sus padres, se juntan varias cosas que pueden sumir a los padres en una crisis (sentirse abandonados, vacíos y solos), las madres a menudo más que los padres.

Fin de un período de la vida

El final de cada etapa nos dificulta darnos cuenta de lo fugaces y efímeras que son nuestras vidas. Pero luego, en la mayoría de los casos, llega una nueva etapa, que rápidamente nos brinda experiencias felices y nos distrae de este conocimiento. Mientras nuestros hijos se mudan, algo nuevo está llegando para ellos, pero nos estamos quedando en el ambiente familiar, pero ahora nos falta algo importante, y la ausencia de ellos se vive como un vacío.

Cambio

Abandonar los viejos hábitos y encontrar nuevos, despedirse de los rituales dulces y sustituirlos por otros con un corazón pesado, esto siempre es más agotador que no cambiar nada. Cuando un miembro de la familia se va, y más aún el “niño” de la casa, de repente todo es diferente en nuestro hogar.

Aunque es natural y siempre supimos que nuestros hijos algún día seguirían su propio camino, simplemente se siente como estar abandonados porque se van y nos quedamos atrás.

Preocupación

Por supuesto que estamos pensando en cómo nuestro hijo se podrá desenvolver en el mundo. Incluso si es un hombre de 20 años que nos resuelve los problemas de la PC, repara gabinetes y saca el auto del garaje. Hasta ahora, hemos sido capaces de proteger e influir en nuestro hijo, pero ahora tiene que asumir la responsabilidad de su propia vida, mientras esperamos estar lo suficientemente preparados para ello, el o ella seguramente acudirán a consultarnos cosas que nos harán pensar que no están preparados para estar solos, aumentando así nuestra preocupación.

Es cierto que nuestros hijos se están volviendo cada vez más independientes, incluso mientras viven con nosotros. Se van de vacaciones solos, pueden estar ganando su propio dinero y probablemente ya no nos tomen muy en cuenta. Pero mientras estén en casa, simplemente están presentes en nuestras vidas, tienen un lugar firme en ella y, por lo tanto, también ocupan espacio en nuestras vidas. Luego, repentinamente se vuelve libre con su partida, y eso se siente como vacío.

Lo que sucede a menudo con las madres: en muchos casos, el éxodo de sus hijos concuerda con la menopausia. Si este es el caso, la madre tiene el doble de la carga (o una carga más pesada), porque en el tratamiento de la menopausia generalmente también hay otros factores que solo un cambio hormonal.

¿Cómo puedo superar el síndrome del nido vacío?

Primero no debes preocuparte, ya que esto es algo normal, deshacerse de estos síndromes siempre es fácil: debes permitirte sentir todas las emociones, sin tratar de forzar nada, si es necesario habla de ello y respeta tu propio ritmo de superación.

Lo más importante es no sentirnos mal por nuestros sentimientos. Algunas personas se adaptan fácilmente y encuentran que este “vacío” es una oportunidad ara volver a explorar pasiones y pasatiempos que se dejaron pendientes con la crianza de los niños, sin embargo, hay personas que pasan meses sin poder ver su hogar más que con tristeza. Esto depende de la persona, no se trata de ser mala o buena madre o padre.

Para la mayoría de los padres, con el tiempo se hace más fácil y se acostumbran a la situación. Crean un nuevo contenido para sus vidas y desarrollan otras rutinas. Especialmente las madres e hijas a menudo se acercan y encuentran una unión amistosa (pero por supuesto muy especial). Los rituales como llamar o chatear a diario con nuestros hijos ayudarán a este proceso y te harán sentir bien.

Y por último, pero no menos importante, un pensamiento que debería consolarnos un poco en nuestro estado: un nido vacío significa que hay alguien que quiere volar ahora. Eso requiere coraje, y ese alguien tiene este coraje que aprendió de nosotros.

Si sientes que no puedes lidiar solo con tu dolor, debes buscar información si hay un grupo de apoyo adecuado en el área. En casos extremos, el síndrome del nido vacío puede desarrollar depresión, y luego es apropiada la ayuda profesional en forma de una sola terapia.

El síndrome del nido vacío y sus síntomas
5 (100%) 2 votos
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp
Avatar

Martin Garello

Fundador de Vida Lúcida. Escritor y Editor con la publicación de 2 libros hasta la actualidad. Apasionado por la Psicología y el desarrollo personal.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse