Mente Asombrosa
Niño en la escuela con trastorno del aprendizaje
Inicio » Psicología » Trastornos » ¿Qué son los trastornos del aprendizaje y cómo se clasifican?

¿Qué son los trastornos del aprendizaje y cómo se clasifican?

El trastorno de aprendizaje es un término completo y, a veces, difuso, para diversas formas de deterioro, especialmente la dificultad para el aprendizaje escolar, que se presenta tanto en forma de trastornos definidos (trastorno de lectura-ortografía, discalculia) como también dificultades de aprendizaje no específicas (capacidad reducida para concentrarse, falta de motivación o rendimiento reducido, trastornos de rendimiento parcial).

En términos de inteligencia, los niños generalmente no tienen diferencias con sus compañeros, pero tienen defectos, porque pueden escribir, leer o calcular con más dificultad que sus compañeros. (Stangl, 2019).

¿Qué es el trastornos del aprendizaje?

El Trastorno del Aprendizaje puede definirse como la dificultad que se presenta para adquirir conocimientos, pese a existir una instrucción convencional y un nivel de inteligencia y oportunidades cónsonas con las exigencias adecuadas a la edad.

Este tipo de trastorno está inserto dentro de los llamados trastornos del neuro desarrollo, e incide en los procesos de aprendizaje y la adquisición de habilidades sociales. Frecuentemente se asocian a  problemas de conducta, animosidad y ansiedad.

Cuando este tipo de trastorno no es detectado a tiempo o su diagnostico o tratamiento carecen de efectividad, puede llegar reducir el interés por el aprendizaje y la presentación de problemas de autoestima que condicionan el bienestar emocional del niño.

Es entonces cuando el niño muestra señales de tristeza, ira o frustración. También pueden presentarse problemas de mal comportamiento o asociarse a un TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con hiperactividad).

Aunque no hay nada definido entre el TDAH y las dificultades de aprendizaje, hay una coincidencia en que las dificultades específicas de cada uno de esos trastornos favorecen el desarrollo del otro.

Principales trastornos del aprendizaje

Si existe una identificación temprana del trastorno y se lleva a cabo una intervención adecuada, una gran parte de los niños y adolescentes que lo padecen pueden llegar a superarlo o aprender a amoldarse a las exigencias escolares que se presenten.

1. Dislexia:

Es la dificultad inesperada que presentan algunos niños para aprender a leer, a pesar de contar con la inteligencia, la motivación y la escolarización acorde a su edad.

Este tipo de dificultad para la lectura y las consecuencias que de ellas se derivan van sufriendo cambios en el transcurso de la vida, pero siempre están allí. En la persona adulta, se manifiesta en una baja velocidad de lectura y poco dominio de las reglas de la ortografía.

En el tratamiento de la dislexia está involucrado un proceso de reeducación con técnicas particularizadas, que tienen la finalidad de fomentar la capacidad para interpretar, de una forma casi automática, los diferentes símbolos que se usan en la lectura y la escritura.

Este tratamiento debe ser implementado de la manera más rápida posible, para evitar que el trastorno evolucione a problemas de mayor gravedad y se propicie el éxito en etapas de enseñanzas más complejas.

2. Discalculia:

La discalculia es el nombre que se da a la dificultad que tiene una persona para aprender o entender los conceptos de tipo numéricos, principios básicos de conteo o aritmética.

En la actualidad se calcula que entre un 3 o un 6 % de los niños en edad escolar, presentan algún tipo de dificultad permanente para el manejo de esos conceptos matemáticos.

Casi la mitad de los niños que presentan discalculia, adicionalmente manifiestan cierto retraso o dificultad en el aprendizaje lector y algunos también TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad). Aunque aún se desconoce la causa, ciertos estudios científicos sugieren la presencia de algún componente genético.

3. Disgrafía:

Atiende a la dificultad para escribir como consecuencia de la dislexia, o de alguna dificultad en la coordinación motora o de problemas de interpretación del concepto del espacio. Su manifestación dependerá de la causa que la originó.

Un escrito de un adolescente con disgrafía derivada de una dislexia, presentará algunas  palabras ilegibles o mal escritas. Por otro lado, la falta de habilidad motora o alguna deficiencia visual o espacial sólo afectará la forma de letra, más no la ortografía.

4. Dificultades de memoria y de los procesos auditivos:

En estas se incluyen la dificultad para entender y recordar las palabras o los sonidos. Un adolescente puede escuchar con normalidad y posteriormente, no recordar las partes trascendentales porque la memoria no le permite  almacenar o descifrar la información.

Puede también que escuche alguna frase pero luego es incapaz de procesarla, especialmente si en ella van insertas palabras complejas, es demasiado larga o se dice rápidamente. Entre quienes padecen trastornos de procesamiento auditivo central (TPAC), el ruido de un ventilador u otros sonidos normales en un salón de clases pueden condicionar el aprendizaje.

5. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad  o TDAH:

Existen pautas elaboradas por un grupo de especialistas en medicina, en la salud mental y en  el área educacional, que están enfocadas a los médicos que llevan la atención primaria, a los padres y a los maestros para reconocer y tratar a los niños con el TDAH.

Cómo se diagnostica el trastorno de aprendizaje

Se llevan a cabo dos criterios analíticos para abordar el trastorno desde premisas y criterios diferentes:

  • Investigaciones cognitivas, conductuales, médicas y psicológicas.
  • Criterios clínicos.

Los niños con discapacidades de aprendizaje a menudo notan cuando hay una diferencia entre su rendimiento escolar y sus oportunidades existentes.

Se necesita un examen de habla y lenguaje, intelecto, cognición, educación y pruebas médicas y psicológicas para determinar las deficiencias y diferencias en las habilidades y los procesos cognitivos. Las observaciones del comportamiento social y emocional también son necesarias para establecer un plan de tratamiento y evaluar el progreso.

Métodos de abordaje

La forma de clasificar y comprender las diferentes dificultades que se presentan en el trastorno de aprendizaje, se evalúan de la siguiente manera:

1. Evaluación cognitiva:

La evaluación de la cognición se basa en pruebas de inteligencia verbales y no verbales y generalmente la realizan psicólogos escolares. Las pruebas neuropsicológicas pueden ser útiles para determinar cómo el niño procesa la información (holística o analítica, visual o auditiva).

2. Evaluación neuropsicológica:

Las pruebas neuropsicológicas son particularmente útiles en niños con lesión cerebral o enfermedad cerebral para identificar áreas del cerebro que responden a estímulos terapéuticos. Las pruebas de lenguaje pueden probar que la comprensión del habla, el uso del lenguaje, la pronunciación y la memoria de palabras están intactas.

3. Evaluación pedagógica:

La evaluación pedagógica y la evaluación del desempeño dentro del aula desde el punto de vista de los profesores pueden ser consejos decisivos. Las pruebas de lectura miden la capacidad de decodificar y reconocer palabras, la fluidez en la lectura y la comprensión del texto.

Las muestras de escritura deben analizarse para evaluar la ortografía, la gramática y el flujo de ideas. Las pruebas computacionales investigan la capacidad de computar, el conocimiento de los métodos computacionales, la comprensión de los conceptos matemáticos y la interpretación de “problemas de palabras”.

4. Examen médico:

El examen médico debe incluir una historia familiar detallada, historial pediátrico, examen físico y examen neurológico y del desarrollo para buscar trastornos causales. Rara vez los hallazgos físicos patológicos o las anomalías neurológicas pueden ser causas tratables médicamente de un trastorno de aprendizaje.

Los problemas de coordinación de las habilidades motoras gruesas pueden ser un signo de un trastorno neurológico o del desarrollo. El estado de desarrollo se determina de acuerdo a métodos estandarizados.

5. Pruebas psicológicas

Las pruebas psicológicas pueden identificar el TDAH, los problemas de comportamiento, la ansiedad, la depresión, la baja autoestima, que a menudo ocurren juntos, y los distinguen de un trastorno de aprendizaje. También evalúa las actitudes hacia la escuela y los compañeros, la motivación y la confianza en sí mismos que presentan los niños.

Cuál es su tratamiento

Un círculo vicioso de problemas de aprendizaje puede surgir cuando los problemas de aprendizaje o los retrasos en el desarrollo de los niños no se notan ni son tratados de manera correcta, o son abordados de forma inadecuada.

Estos tratamientos estandarizados son los recomendados.

  1. Métodos de educación.
  2. Terapia médica, conductual y psicológica.
  3. Terapia con medicamentos ocasionalmente.

El tratamiento se centra en la forma en que son criados los niños, a veces acompañada de terapia con medicamentos y psicológica conductista. Los programas de aprendizaje efectivo tienen un enfoque de apoyo, compensatorio y estratégico; Por ejemplo, se trata de enseñar al niño a aprender.

Sin embargo, si el método de enseñanza y el trastorno de aprendizaje del niño o el tipo de aprendizaje no son compatibles, la discapacidad de aprendizaje puede empeorar.

Algunos niños solo necesitan instrucciones especiales adicionales en un área y, de esta manera, pueden seguir las lecciones regulares. Otros niños necesitan programas especiales de enseñanza intensiva. Es mejor enseñar a los niños afectados en clases donde los compañeros no tienen problemas de aprendizaje.

Los medicamentos hacen poco para ayudar con el rendimiento escolar, la inteligencia y el aprendizaje en general, aunque algunos (por ejemplo, los psicoestimulantes como el metilfenidato y otras anfetaminas) mejoran la atención y la concentración. Ayudando al niño a seguir mejor las lecciones.

Muchos remedios y terapias populares (dietas de eliminación, suplementos nutricionales, antioxidantes, mejora de los niveles de vitaminas, estimulación sensorial y ejercicio pasivo, terapia integradora sensorial a través de ejercicios posturales, entrenamiento del nervio auditivo y entrenamiento en optometría para mejorar la coordinación visual-perceptiva y sensoriomotora) carecen de pruebas efectivas de eficacia.

Bibliografía:
  1. Stangl, W. (2019). Stichwort: ‘Lernstörung’. Online Lexikon für Psychologie und Pädagogik. (2019-06-11) [Link]
  2. Diamond, M. & Hopson, J. (1998). Magic trees of the mind: How to nurture your child’s intelligence, creativity, and healthy emotions. New York: Penguin Books.
  3. Bateman B. An educational view of a diagnostic approach to learning disorders. In: Hellmuth J, editor. Learning Disorders. Vol. 1. Seattle, WA: Special Children Publication; 1965. p. 219-39.
  4. Chaudhary AK, Meghwal J. A study of anxiety and depression among learning disabled children. Psychology 2015;5:484-6.
Jimena Villagra

Jimena Villagra

Jimena Villagra es Psicóloga, con formación en Terapia Familiar sistémica y Constelaciones Familiares.Terapia Individual, pareja y familia. También se ha desarrollado como colaboradora en la organización de jornadas de Prevención y sensibilización en Violencia de Género. Con experiencia en el área Clínica y Sociolaboral.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse