Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura

¿Por qué mi hijo nunca llora?

¿Está reprimiendo sus sentimientos o está pasando algo más? ¿Cuáles pueden ser las razones por las cuales mi hijo no expresa llanto ni lágrimas?

Publicidad

Los niños desde bebés todavía lloran por muchas razones diferentes: lloran porque tienen hambre, porque algo les molesta, porque tienen sueño, porque se quejan, porque tienen miedo, porque están tristes.

Pero, ¿cómo debe reaccionar el padre cuando se da cuenta de que su hijo no llora?

¿Por qué el niño no llora?

Niño callado que no llora

La razón más común es porque está reprimiendo las lágrimas o porque realmente hay algún problema que le dificulta expresarse a través del llanto.

El dolor que no se expresa con ninguna emoción, especialmente en la infancia, permanece en su interior.

¿Cómo animar a los niños a expresarse?

Cuando los niños son pequeños, los dejamos llorar, pero una vez que tienen siete u ocho años, generalmente los detenemos diciéndoles «eres un niño grande, ¿por qué lloras?». Peor aún, debido a los prejuicios de la sociedad, les decimos a los niños que no deben llorar ( «¿los hombres lloran?» ) sin considerar que en realidad no los estamos ayudando en nada cuando necesitan llorar (aunque sea un simple gemido).

Publicidad

En cuanto a los niños mayores, no quieren mostrar debilidad y tratan de contener las lágrimas, poniendo mucho esfuerzo.

El dolor que no se expresa con ninguna emoción, especialmente en la infancia, permanece en su interior. Por eso es tan importante dejar que los niños expresen sus sentimientos. Así como se ríen cuando están felices, cuando están tristes o molestos tienen derecho a llorar.

Además, imagina lo extraño que es que tu hijo no llore nunca. ¿Cómo sabes cuándo necesita tus caricias, tu cariño, tu consuelo?

¿Qué hago como padre si mi hijo no llora nunca?

  • Mejora la comunicación con él y vuélvete más cariñoso. Siempre debes ofrecerle tu amor y apoyo incondicional.
  • Considera si tu hijo está controlando demasiado sus emociones. Esta rigidez conduce a una gran fragilidad y tensión en el niño.
  • Considera si le has dicho que te avergüenza cada vez que llora (especialmente en público). Si es así, tu hijo puede pensar que esta expresión emocional te avergüenza o simplemente no resuena contigo.
  • Déjale en claro lo importante que es para él aprender a expresar sus sentimientos y no reprimirlos.

Por otro lado, existe una rara enfermedad que impide que los niños lloren. Según estudios realizados por investigadores estadounidenses, las células de los niños con deficiencia de NGLY1 no tienen suficientes proteínas de acuaporina y esto no les permite producir lágrimas.

Pero este tipo de padecimiento debe ser diagnosticado por un profesional de salud.

Publicidad