Mente Asombrosa - Literatura, reflexiones y cultura
Las caricias pueden mejorar la salud del bebé

Así es como las caricias pueden mejorar la salud de un bebé

Los estudios científicos han demostrado que los abrazos juegan un papel importante en la formación de un sistema inmunológico fuerte en los bebés.

Publicidad

Las caricias y el afecto que sanan

No hay bebé que no anhele y disfrute constantemente un abrazo de mamá o papá… ¿Quién no disfruta de un abrazo de todos modos?

Sin embargo, el bebé, como por instinto, tiene un deseo constante de caricias y toques que, además del placer que le dan, ¡contribuyen decisivamente a su buena salud!

Las caricias pueden mejorar la salud del bebé

Los científicos han descubierto que tocar y abrazar (especialmente durante los primeros años de vida del niño) aumenta los niveles de la sustancia interleucina-10, que cambia la respuesta inmunitaria del cerebro y fortalece el cuerpo del bebé.

Contacto con la piel

Los beneficios del contacto «piel con piel» entre un bebé y sus padres, también llamado «método canguro», ya que se asemeja a la forma en que los canguros crían a sus hijos, son innumerables.

Publicidad

Las investigaciones han demostrado que el contacto piel con piel de los bebés prematuros con su madre y su padre en las unidades neonatales contribuye a un mejor desarrollo cerebral.

Amamantamiento

La lactancia (además de todo lo demás…) también es un abrazo para el bebé, y un contacto muy significativo. ¡Cada vez! Es una oportunidad más en el día para que mamá y bebé se encuentren en una forma de abrazo tan especial.

Un abrazo lleno de estímulos, mensajes, miradas, caricias, sentimientos. Es un cálido abrazo que nutre cuerpo y alma.

Un abrazo nunca viene mal. Todo lo contrario, como se ha demostrado científicamente. Además del bienestar mental que brinda, «protege» el sistema inmunológico de tu hijo y lo hace más saludable.

Una serie de impactantes investigaciones (Mahler, Bowlby) a mediados del siglo XX y durante la primera y segunda guerra mundial, cuando muchos infantes se quedaron sin familia y terminaron en internados, muestra claramente el siguiente hecho: todos los niños en los orfanatos tenían las mismas cantidades de comida y los mismos cuidados. Pero los niños que las enfermeras de los internados no abrazaban, ya sea porque les gustaban más los demás, o porque no tenían tiempo, simplemente morían…

El psicoanálisis dice algo muy simple, pero muy importante: «un infante necesita grandes cantidades de amor para sobrevivir».

Bibliografía:
  1. Yoshida S, Kawahara Y, Sasatani T, Kiyono K, Kobayashi Y, Funato H. Infants Show Physiological Responses Specific to Parental Hugs. iScience. 2020 Apr 24;23(4):100996. doi: 10.1016/j.isci.2020.100996. Epub 2020 Apr 6. PMID: 32259479; PMCID: PMC7360522.
  2. Rusby JS, Tasker F. Childhood temporary separation: long-term effects of the British evacuation of children during World War 2 on older adults’ attachment styles. Attach Hum Dev. 2008 Jun;10(2):207-21. doi: 10.1080/14616730802113737. PMID: 18773319.

Publicidad